Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/8/2012 12:00:00 AM

Caso Colmenares: la hora de la verdad

La expectativa del comienzo del juicio por el caso de la muerte del estudiante Luis Andrés Colmenares, quedó aplazada. Sin embargo, se destaparon nuevas cartas.

El pasado lunes 3 de septiembre se pensaba que había llegado la hora de la verdad para un escándalo que se destapó hace nueve meses en Bogotá y que, como pocos, se ha convertido en obsesión para muchos colombianos. Decenas de periodistas, camarógrafos, fotógrafos y curiosos atiborraron los corredores del complejo judicial de Paloquemao con la esperanza de poder entrar al juicio en el que se define la suerte del caso por la muerte en el parque El Virrey del joven estudiante Luis Andrés Colmenares.

Ese día tuvo lugar la primera audiencia preparatoria del juicio contra Laura Moreno y Jessy Quintero, señaladas por la Fiscalía de tener responsabilidad en la muerte de Colmenares. La expectativa era gigante pues en esa etapa, y luego de muchas especulaciones, se destapan las cartas contra las acusadas. Y varias cosas, de las que expuso la fiscal Marta Zamora, sorprendieron.

La primera fue el anuncio de que estaba dispuesta a usar tres testigos que considera claves. Se trata de Jesús Alberto Martínez y el vigilante Willmer Ayola, ambos bastante polémicos, porque si bien afirmaron ser testigos presenciales, sus versiones han sido contradictorias y con inconsistencias. De hecho, Ayola ya fue utilizado en el caso de Carlos Cárdenas (otro de los supuestos involucrados en el crimen) y no fue avalado por el juez. Un tercer testigo, que apareció hace algunas semanas después de los anteriores, es Jonathan Martínez, un bailarín de profesión que trabaja en una discoteca de Chapinero.

Este hombre, que a diferencia de los otros dos ha superado las pruebas de confiabilidad efectuadas por la propia Fiscalía, afirmó que estuvo presente en la madrugada del 31 de octubre de 2010 y vio, según él, cómo Laura Moreno y Carlos Cárdenas, junto a otras personas, golpearon a Colmenares. Dijo además a la Fiscalía que como prueba de sus afirmaciones tenía una foto tomada con su celular de una camioneta a la que habrían subido el cuerpo de Colmenares tras la golpiza. Contó que fue amenazado y que está en el programa de protección de testigos. Para la Fiscalía es el testigo más confiable y así lo expuso Zamora ante el juez, quien autorizó que él y los otros dos comparezcan en el juicio.

La otra gran sorpresa de esa audiencia corrió por cuenta de que el juez no aceptó pruebas técnicas que eran consideradas clave para la Fiscalía. Se trata esencialmente de estudios efectuados por un profesor de Física de la Universidad Nacional para tratar de probar que el cuerpo de Colmenares no cayó en el lugar del caño que siempre ha señalado Laura Moreno. También un dictamen de la Empresa de Acueducto con lo que se pretende demostrar que la fuerza de la corriente de agua esa noche en el caño no habría podido arrastrar el cuerpo del estudiante. Y la tercera prueba es el análisis de especialistas del Hospital de la Misericordia, que establecerían que las características de las lesiones que sufrió Luis Andrés no fueron producto de un accidente.

El juez negó a la Fiscalía usar estos tres elementos argumentando que, a diferencia de los testigos que fueron apareciendo a lo largo del caso, la Fiscalía debió presentar estas pruebas desde el inicio mismo de la investigación, cosa que no ocurrió. La propia fiscal Zamora aceptó el error cuando reconoció en el juzgado que en la etapa inicial de la investigación la Fiscalía incurrió en algunos errores y omisiones.

Los abogados defensores de Jessie y Laura no se opusieron a que la Fiscalía usara los testigos y las pruebas, pues están convencidos de que tienen los elementos necesarios para desvirtuar las cartas que tiene la Fiscalía y demostrar la inocencia de sus clientas. La Fiscalía apeló la decisión del juez ante el Tribunal Superior de Cundinamarca quien antes de un mes definirá si le permite a la fiscal Zamora usar las pruebas técnicas con las que cuenta. Es decir, la tan esperada hora de la verdad en el caso que ha conmocionado al país quedó aplazada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.