Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/19/2015 1:05:00 PM

La contraofensiva de Gette contra el director de Medicina Legal

Carlos Valdés declaró que el esposo de la exrectora de la Uniautónoma murió por envenenamiento. Lo acusan de querer influir en el juicio.

Fue el pasado 9 de febrero cuando el director general del Instituto de Medicina Legal, Carlos Valdés, declaró a los medios de comunicación que Mario Ceballos Araújo, exrector de la Universidad Autónoma del Caribe y esposo de la polémica exbailarina exótica argentina Silvia Gette, habría fallecido en el 2003 por causas que no eran naturales.

En esa ocasión afirmó que en los despojos exhumados y de los que se tomaron muestras que se analizaron durante 16 meses “había altos niveles de mercurio, sustancia que le habría sido suministrada de manera premeditada”, lo que planteaba la hipótesis de un envenenamiento.

Las miradas entonces se dirigieron a Silvia, quien desde cuando quedó viuda asumió las riendas de la universidad hasta mediados del 2012, cuando SEMANA destapó las acusaciones que había en su contra. Hoy se encuentra recluida en la cárcel El Buen Pastor de Bogotá, acusada -por lo pronto- de intentar sobornar a un paramilitar y por la pérdida de cerca de un millón de dólares del plantel.

Tras lo declarado por Valdés, la defensa de Gette se movió rápidamente e interpuso una denuncia en su contra ante el despacho del fiscal general, Eduardo Montealegre. En el documento, conocido por Semana.com, le pide al ente acusador que se investigue al funcionario por los delitos de prevaricato por acción, fraude procesal y divulgación y empleo de documentos reservados.

Para la parte acusadora, el director de Medicina Legal hizo público el documento para influir en el juicio, por intento de soborno, al que será sometida su defendida a partir de esta semana.

Según el abogado de Gette, el dictamen inicial decía que la muerte se había producido por insuficiencia renal y síntomas gastrointestinales que podrían estar relacionados con una intoxicación por mercurio.

“Pero también puede estar asociado a otras causas y síndromes como la cirrosis hepática, la diabetes mellitus o el alcoholismo, patologías documentadas en la historia clínica”, añade.

Por esta razón, el perito de ese primer examen sugería: “Es importante investigar la posible exposición aguda crónica a dicho tóxico, información necesaria para interpretar los resultados obtenidos por el laboratorio y precisar la causa y la manera de muerte”.

En las conclusiones se propone “solicitar a un laboratorio forense en el exterior (en Colombia no se dispone la técnica) especificar el tipo de mercurio hallado en las muestras, es decir, si es mercurio orgánico o inorgánico, esto con el fin de orientar la posible fuente de exposición”.

La defensa de Gette le preguntó a Valdés cómo, si él era un especialista en la materia, había entregado una declaración de ese calibre. Según ellos, Valdés les respondió: “Mis declaraciones a los medios obedecieron a que inicialmente del periódico El Heraldo de Barranquilla, por un periodista de cuyo nombre no me acuerdo me preguntó si el instituto ya conocía la causa de la muerte del señor por el que me pregunta. Ante este cuestionamiento, le señalé que desconocía los resultados, pero que iba a averiguar”.

Narró el director de Medicina Legal que “entonces, me comunique con el doctor Pinto, de la Regional Norte, y él me indicó que el análisis había sido efectuado por la regional Bogotá y que la causa de la muerte era intoxicación por mercurio porque se habían hallado altos niveles de mercurio. No recibí ningún tipo de soporte, pues la comunicación se planteó vía telefónica y a través de WhatsApp, pero en ningún caso sin que yo tuviera ningún resultado en físico ni de manera electrónica".

En la denuncia, la defensa advierte que “no podemos aceptar desde ningún punto de vista que se alegue por parte del doctor Valdés Moreno algún tipo de desconocimiento, ni desde el punto de vista médico ni menos administrativo, pues la dignidad de su cargo le exige un mayor grado de responsabilidad en el cumplimiento de sus funciones y más aún a no prestarse para intereses mezquinos y oscuros como en el presente evento”.

Semana.com quiso conocer la opinión de Valdés sobre la denuncia en su contra, pero no respondió a las reiteradas llamadas de este portal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.