Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/27/2013 12:00:00 AM

Caso grafitero: los oficiales que se presentan ante el juez

José Vivas y Nelson Arévalo responden por la supuesta manipulación de la escena del crimen.

Los extraños hechos que rodean la muerte del joven grafitero Diego Felipe Becerra han llevado a la Fiscalía a buscar quiénes estarían detrás del crimen del menor, ocurrido el 19 de agosto del 2011. Hasta el momento la investigación había tocado a algunos miembros de la Policía de bajo rango, sin embargo, las nuevas pesquisas han puesto en apuros a dos oficiales.

Se trata del coronel José Javier Vivas Báez y el teniente coronel Nelson de Jesús Arévalo Rodríguez, quienes fungían como subcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá y comandante de la estación de Suba, respectivamente. Este jueves la juez 64 Penal del Circuito con función de Control de Garantías legalizó sus capturas.

Ambos oficiales se presentaron voluntariamente, pasaron la noche en el búnker de la Fiscalía y luego fueron etenidos y trasladados bajo estrictas medidas de seguridad al complejo judicial de Paloquemao.

Los cargos

Allí, en la tarde del jueves, se les imputaron los delitos de falsedad en documento público, fraude procesal, porte ilegal de armas, favorecimiento de homicidio, y ocultamiento, alteración o destrucción de material probatorio. Se buscará también la medida de aseguramiento y, dado el caso, se definirá si serán llevados a un centro de reclusión.

Los dos uniformados, quienes antes de ser capturados fueron suspendidos de su cargo, están señalados de haber participado en la manipulación de la escena del crimen contra Diego Felipe Becerra, quien al parecer recibió un disparo por la espalda por parte del patrullero de la Policía Wílmer Antonio Alarcón, quien actualmente afronta un proceso penal por estos hechos. Además ya fue destituido e inhabilitado por 10 años por la Procuraduría General.

En la diligencia de este jueves además se le realiza la audiencia de control de garantías a Nubia Mahecha Melo, sindicada también de interferir en los hechos relacionados con la muerte del joven de 16 años.

Mahecha es la compañera sentimental de Jorge Eliécer Narváez –conductor de la buseta capturado y acusado de mentir en el proceso–. Ella está llamada a responder por su presunta participación en los delitos de fraude procesal, favorecimiento de homicidio y falsedad en documento público.

El caso

Las detenciones de Vivas y Arévalo se constituyen en las más importantes desde cuando se abrió la investigación. Por el caso de Becerra hay seis personas privadas de la libertad desde hace varios meses, cuatro de ellos policías y dos civiles, todos acusados formalmente.

La Fiscalía actualmente le mantiene también una investigación al general Francisco Patino, quien para agosto del 2011 fungía como comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá. En diferentes intervenciones el oficial  aseguró que existían pruebas de que el joven de 16 años participó en un atraco a un bus de servicio público y además habría autorizado al conductor del bus contara su versión de los hechos en diferentes medios de comunicación.

Vivas, luego de salir de la Policía de Bogotá y en el momento de ser requerido por las autoridades, se encontraba como agregado en Londres. Arévalo, por su parte, se hallaba en Honduras.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?