Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/6/2015 9:05:00 PM

Víctor Pacheco, entre la espada y la pared

El abogado de Fidupetrol dijo que quiere negociar con la Fiscalía, pero a la vez señaló que no hay pruebas en su contra. ¿Tiene un doble discurso?

El abogado Víctor Pacheco, el apoderado legal de Fidupetrol y protagonista del caso que involucra al magistrado de la Corte Constitucional Jorge Pretelt en un supuesto caso de soborno, anda en una situación ambivalente, por decir lo menos: anunció que busca una negociación con la Fiscalía, pero allí no saben qué puede él ofrecer.

Pacheco llegó este lunes al búnker de la Fiscalía a una tercera audiencia con los fiscales que investigan el caso. Él ya ha dicho que Pretelt le solicitó 500 millones de pesos para arreglar que un amparo constitucional fuera decidido a favor de Fidupetrol, único fallo que podría detener otra providencia de la Corte Suprema, que obligaba a esa firma a pagar 24.000 millones de pesos al departamento de Casanare y que significaba su inminente liquidación.

Pero eso no fue lo que llamó la atención este lunes. Antes de ingresar a la audiencia, Leonardo Cruz, apoderado legal de Pacheco, hizo un anuncio que se regó como pólvora: el posible acercamiento formal de su cliente con el ente acusador para una colaboración.

Acto seguido, y en un comentario que pasó inadvertido para quienes lo oyeron, dijo que esperaba que la Fiscalía archivara el proceso en contra de su defendido, pues no había elementos probatorios que lo incriminaran. A Pacheco se le investiga por posible cohecho y tráfico de influencias de particulares.

La pregunta entonces es: ¿Qué negociará Pacheco si supuestamente no hay elementos probatorios en su contra? Por lo menos en la Fiscalía, nadie sabe qué es lo que el jurista tiene para ofrecer. Las dudas surgen porque Pacheco, durante las primeras diligencias ante los fiscales, aseguró no tener pruebas de lo que él le dijo al magistrado Luis Ernesto Vargas durante una conversación grabada que fue la que desató el escándalo.

En la primera diligencia, según fuentes de la Fiscalía, Pacheco dijo que él no había querido decir lo que dijo en esa charla donde contó que Pretelt le había pedido el dinero.

En otra declaración ante la Comisión de Acusaciones, revelada por Semana.com, Pacheco narró que durante sus encuentros con los magistrados de la Corte Constitucional –a quienes les contó lo ocurrido con Pretelt– siempre les aclaró que no tenía pruebas sobre la presunta solicitud del dinero por parte del magistrado.

Durante la audiencia de este lunes, Pacheco tuvo un corto encuentro con el vicefiscal, Jorge Perdomo. El procesado preguntó cómo sería una eventual negociación, a lo que el alto mando respondió que todo dependía de lo que él le entregara a la Justicia y le aclaró que, en cualquier caso, la Fiscalía era la que imponía las condiciones.

“El que negocia es el Estado”, le recalcó Perdomo, para indicar que Pacheco no manejaría a su antojo un posible acuerdo con el ente acusador.

En el búnker también creen que Pacheco anda con un doble discurso, pues a unos les dice no tener cómo comprobar lo que ocurrió con Pretelt, mientras que a otros fiscales les habla de una negociación como si tuviera pruebas concretas sobre el caso del que es protagonista.

Habrá que esperar. Por ahora la Fiscalía cuenta con la grabación de la conversación entre Pacheco y el magistrado Vargas donde está consignada toda la historia de donde se deprendió este escándalo.

“De no tener esa grabación, las cosas serían más complicadas porque si bien hay algunos indicios, aún no hay pruebas concretas del presunto soborno”, le dijo a Semana.com un alto funcionario de la Fiscalía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.