Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/6/2016 2:20:00 PM

Un escándalo que inquieta al Congreso y al Partido de La U

El caso que comenzó con un vehículo oficial podría alcanzar mayores proporciones. La senadora Claudia López denuncia una red de testaferrato de bandas criminales que salpica al partido de gobierno.

La captura de Luis Javier Rojas Morera, el joven politólogo de 23 años, funcionario del Congreso, que conducía un vehículo oficial en el que trasportaba aproximadamente 613 millones de pesos en efectivo, podría desatar un escándalo de mayores proporciones en el Congreso colombiano.

Rojas Morera no solo es hijo de la jefe del área financiera y de presupuesto del Senado, Magdalena Morera, sino que desde el 2014 trabaja en la Unidad de Trabajo Legislativo –UTL- del representante a la Cámara Alexander García, uno de los congresistas que integra la bancada de La U, el partido de gobierno.

García es uno de esos congresistas con muy poco brillo en el Capitolio, esos a los que no se les conocen proyectos de ley de verdadera trascendencia, o a los que apenas se les conoce la voz. Incluso muchos ni lo identificaban por su rostro, y alguna vez se habrán cruzado con él en los pasillos del Congreso sin reparar que se trataba de un representante a la Cámara.

El martes, cuando estalló este confuso episodio, apareció en la tarde en el Salón Elíptico, asediado por los medios de comunicación, dijo que iba a redactar un comunicado y que lo leería frente a las cámaras. Entró al recinto pero nunca salió por la puerta principal, donde lo esperaban los periodistas. Horas después envió un comunicado ya conocido por la opinión pública.

Pero quien sí tiene información sobre el representante Alexander García es la senadora Claudia López, quien como investigadora de la fundación Nuevo Arcoiris, denunció ante la Policía y el propio gobierno los presuntos nexos de este político del Guaviare con bandas criminales de ese departamento.

En el año 2011, dice López, teníamos indicios de que Alexander García era un  testaferro de alias ‘cuchillo‘, jefe paramilitar del Guaviare. Pese a ello, recuerda, el Partido de La U lo avaló como candidato a la gobernación del departamento. “Fue candidato a pesar de que entregamos esta información y la inteligencia de la Policía corroboró que era cierto”.

Pese a estos indicios, La U avaló de nuevo a García para las elecciones de 2014, donde ganó la curul que actualmente ocupa. “Este señor viene conectado con bandas criminales de alias ‘Cuchillo‘ y el ‘Loco Barrera‘ desde hace cinco años. ‘La U’ lo sabe y aun así lo eligen”.

Para Claudia López hay algunas piezas de un rompecabezas que podría ser escandaloso. Luis Javier Rojas Morera es hijo de un reconocido dirigente en el Huila, Luis Rojas, que fue uno de los fundadores del Partido de La U y ha sido presidente del directorio del movimiento en el Huila.

El representante Alexander García hizo fórmula con Jorge Eduardo Géchem, reconocido político del Huila, que se quemó en las elecciones.    

A este grupo político le correspondió una cuota en el Senado, la jefatura financiera y de presupuesto, cargo que ocupa Magdalena Morera. Funcionaria que hoy está enredada por el remate de vehículos en el 2014, entre los que se encontraba el vehículo que conducía su hijo al momento de ser detenido.

Las piezas las une la senadora López de la siguiente manera: “El hijo de la directora financiera del Senado, la que tiene que rematar los carros, se auto-compra un vehículo, nunca lo traspasa para que el carro siga apareciendo oficial, para que no lo paren en los retenes y tengan menos controles, y lo usan para transportarle plata, seguramente de lavado de activos, a una bacrim”.

Y agrega: “Tenemos al hijo del director del partido de La U en el Huila, hijo a su vez de la directora financiera puesta como cuota del señor Géchem, del Huila y formula de Alexander García, representante que tiene vínculos con una bacrim desde el 2011 y que están usando una UTL, un carro del Senado, para lavarle plata a una bacrim. Es la cosa más grave y más absurda en el corazón del Congreso y del partido de gobierno”.

Mientras la senadora anunció que trasladará sus evidencias a la Corte Suprema de Justicia, Roy Barreras, copresidente de La U respondió por su partido. “Los individuos que tengan conductas reprochables que paguen ante la justicia, pero las instituciones no pueden ser destruidas”.

Dijo que Alexander García no ha comparecido a rendir sus descargos, aclaró que no tiene ninguna investigación penal, por lo que jurídicamente no procede ninguna acción contra él. “Hay unos hechos, reales e inexplicables que tiene que aclarar”.

Mientras tanto, el presidente Luis Fernando Velasco continúa en la búsqueda de presuntas irregularidades alrededor de los vehículos que pertenecieron al Congreso. La directora financiera podría ser declarada insubsistente.

Con el paso de las horas, un escándalo que comenzó con un vehículo oficial, podría alcanzar mayores  proporciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.