Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2007/11/24 00:00

¿Casos aislados?

Conmoción en Medellín por el asesinato de 18 mujeres en menos de un mes.

¿Casos aislados?

El pasado 4 de noviembre, Catalina Martínez, de 15 años, fue baleada en la Comuna 13 de Medellín, y el asesino aún está suelto en las calles. Y otra mujer, de 40 años, fue encontrada descuartizada en el barrio la Nueva Independencia de la misma Comuna el 11 de este mes. Los anteriores son sólo dos de 18 asesinatos de mujeres ocurridos en la ciudad y su área metropolitana, que han suscitado un fuerte debate que tiene ocupadas a las autoridades y las ONG en los últimos días. Incluso, se ha comenzado a decir que muchas de estas muertes hacen parte de una vendetta o retaliación entre mafiosos locales.

Aunque la Secretaría de Gobierno y la Policía Metropolitana han tratado de restarle importancia a la cifra, sigue preocupando que tan sólo en noviembre haya un incremento en los homicidios de mujeres del 98 por ciento, en relación con los otros meses del año. Descartan, además, que se trate de un asesino en serie, de una organización criminal que tenga como blanco predilecto las mujeres o que todas las muertas sean trabajadoras sexuales. Y para sustentar sus opiniones, dan un listado de cifras y detalles que, más que tranquilizar a la opinión pública, han producido el efecto contrario.

Incluso el mismo despacho de la primera mujer de Medellín se ha opuesto en parte a estas declaraciones: "Independientemente de la causa de la muerte, le dijo a SEMANA Patricia Builes, asesora del despacho, "lo primero que hay que saber es que ellas también fueron ultrajadas". Considera indignante, además, que el comandante de la Policía Metropolitana o el secretario de Gobierno, por el sólo hecho de que algunas de las mujeres asesinadas hayan tenido implantes en los senos, las hayan relacionado con la prostitución.

También están inconformes en la Personería y las ONG feministas. "Aquí se está manejando el tema como si la muerte a las mujeres estuviera justificada en algunas profesiones", dijo Jorge Ceballos, personero de Medellín. Todos ellos sí están convencidos de utilizar la palabra "femicidio" para explicar el fenómeno y dan como ejemplo el hecho de que cinco de las 18 mujeres asesinadas ya habían presentado denuncias ante las autoridades por maltrato y violencia.

Algunas de ellas vivían en barrios de la Comuna 13 como Las Independencias II, en donde por estos días las mujeres han decidido no salir de sus casas después de las 6 de la tarde. Los vecinos han advertido el peligro ante la avalancha de noticias de este mes y prefieren no arriesgarse.

Algunos miembros de la Fiscalía de Medellín le dijeron a SEMANA que lo que importa realmente de todas estas muertes no es la cifra, sino las causas de los homicidios y de eso hasta ahora se sabe poco. Aunque hasta la semana pasada iban nueve casos esclarecidos y cinco en proceso, estos les dan las bases suficientes para descartar que sea una vendetta entre mafiosos. Consideran peligroso, además, utilizar la palabra "femicidio" porque, dicen ellos, mujeres mueren en todas partes y el hecho de que se haya presentado esta coyuntura en noviembre no significa que haya un ataque frontal contra ellas.

Pero, independientemente del lenguaje, el hecho es que noviembre no ha sido un buen mes para las mujeres de Medellín. Una ciudad que se ha caracterizado por hacer gala de la belleza femenina pero que, en ocasiones, también muestra una realidad desesperanzadora para ellas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.