Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/15/2012 12:00:00 AM

"Casos como el de Luis Andrés Colmenares puede haber muchos"

Así lo asegura el exdirector de Medicina Legal Máximo Duque, quien se encargó de la exhumación del joven que murió la noche de Halloween y otros tantos que demuestran que no siempre el primer dictamen sobre una muerte, corresponde a la realidad.

Diez meses después de ocurrida la muerte de Luis Andrés Colmenares (octubre del 2010) y cuando la hipótesis más fuerte era que en un ataque inesperado se había suicidado, el caso llegó a manos de Máximo Duque, exdirector de Medicina Legal (2004-2007) y una de las más fuertes autoridades forenses del país.
 
Desde entonces, la idea de que el joven estudiante de Los Andes se había lanzado a un caño fue perdiendo fuerza. Duque confirmó que la necropsia inicial tenía serias irregularidades.

Uno solo de los siete golpes que tenía Luis Andrés en el cráneo había sido suficiente para dejarlo inconsciente. Estaba en toda la frente y, por su forma, todo indica que se trató de un botellazo. Tenía también fracturas en las vértebras 2 y 4, lo que señalaría que o se las quebró después de muerto, o fue víctima de asfixia mecánica.
 
Tenía además heridas pre mórtem, moribundo y post mórtem. Lo cual puede significar, de acuerdo con los peritos, que Luis no murió con los primeros golpes y que agonizó por lo menos diez horas, a lo largo de las cuales también recibió fuertes golpes.

Máximo Duque nunca se imaginó que su descubrimiento fuera la base de una noticia como ha sido la del caso Colmenares. Mediática, cuestionada y misteriosa. Para él, era una más de las muchas exhumaciones que dan cuenta de irregularidades de primeros dictámenes.
 
"Casos como el de Luis Andrés Colmenares puede haber muchos", dice el médico y antropólogo forense. Sin embargo, advierte que este caso para el que fue buscado por el fiscal que lleva la investigación puede ser un ejemplo del uso de la libertad probatoria.
 
Es decir, que cualquier persona está en su derecho de buscar otras voces que den certezas frente a cómo ocurrió una muerte, cuando esta se enmarca dentro de la categoría de violenta (homicidio, accidente, suicidio).

El caso de Colmenares es uno de tantos en los que el doctor Duque ha intervenido "con la verdad. No me interesa nunca ninguna de las partes del proceso. A mí me contactan para investigar un cuerpo y eso hago", dice. 
 
Recuerda un reciente trabajo en Cúcuta (Norte de Santander). Se trata del caso de María Claudia Castaño, una mujer de 21 años, quien según el primer dictamen forense se habría suicidado con un arma de fuego después de una pelea con su esposo, el reelecto concejal de Cúcuta, Julio César Vélez González.
 
Sin embargo, ante la falta de testigos, las autoridades y la familia pidieron una nueva prueba.
 
Según Duque, se pudo establecer que el arma no había sido disparaba por ella. No se trataba entonces de un suicidio sino de un asesinato.

Y aunque el número de casos en los que un primer dictamen falla es alto, el nivel en ciencias forenses en Colombia, según Duque es bueno. "Colombia, comparado con países vecinos tiene un buen nivel, la misma dinámica del conflicto del país ha hecho que así sea".
 
Sin embargo, advierte que en cuanto a equipos y preparación en las regiones de personas para realizar este tipo de labores es limitado.

El médico reconoce que aunque procesos como el de Colmenares o como el de los sacerdotes que pagaron por su muerte, en el que Duque fue el investigador que estableció que uno de los dos tenía sida y sifílis, parecen ser los más complejos, no lo son tanto como los N.N.
 
"Ahí partimos una investigación de cero, sin contexto, sin identidad", cuenta, y señala que la mayoría de errores consiste en la omisión de lesiones, que luego resultan determinantes para resolver un caso. 

¿Puede haber una demanda ante un dictamen erróneo? "Sí. Si una familia así lo decide podría demandar al Estado". En el caso de Colmenares no existe aún esta demanda, sin embargo, la médica forense que se encargó del primer dictamen médico está siendo investigada por la Fiscalía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.