Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/20/2015 5:40:00 PM

Niña de siete años, nueva víctima de mina antipersonal

El terrible hecho se presentó en la vereda Aguaclara, del municipio de Buenos Aires.

Jorge Alfonso Guejia se imaginó lo peor cuando escuchó un estallido y vio que varios niños corrían desorientados y gritando a través del camino entrochado.

Su instinto de padre lo hizo correr también a él y como 'alma que lleva al diablo' llegó al sitio exacto donde se oyó el estruendo. Una escena de horror se apoderó de su rostro: en el piso estaba el cuerpo sangriento de su pequeña Íngrid. El reloj marcaba la 1:30 p. m. de este miércoles, momento en el que ocurrió la tragedia.

La pequeña Íngrid, de apenas siete años de edad, era la menor de tres hermanos. Ella cursaba segundo de primaria en la escuela de la vereda Aguaclara, del municipio de Buenos Aires, Cauca.

Como era costumbre, Íngrid salía de estudiar y junto a otros compañeritos caminaban durante media hora para llegar a casa. Repitió esa rutina al pie de la letra este miércoles y cuando le faltaban unos cuantos metros para su destino, la muerte se le atravesó en el camino.

Aún no está claro si ella manipuló el artefacto explosivo o lo pisó. La dolorosa realidad es que la mina estalló junto a su pobre humanidad y de nada valieron los esfuerzos por llevarla a un hospital, porque Íngrid no aguantó y murió.

Tres niños que iban junto a ella se salvaron de milagro. Ellos corrieron despavoridos cuando oyeron la explosión y de acuerdo con un primer chequeo médico, no sufrieron lesiones, “están a salvo”, anunció Franklim Ramírez, personero de Buenos Aires, quien se desplazó hasta el caserío de la tragedia, distante a dos horas en carro del municipio.

Aunque en un comienzo se dijo que la mina había sido sembrada junto a la escuela, el propio personero Ramírez confirmó que el artefacto estalló a media hora de camino a pie de la sede escolar.

“Pero esta no es la primera vez que ocurre una tragedia por cuenta de las minas en esta zona. El año anterior un joven murió al pisar uno de esos artefactos y sumado a ello la comunidad está atemorizada por los continuos enfrentamientos entre la fuerza pública y los grupos armados ilegales”, explicó el funcionario.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo reprochó esos actos indiscriminados contra la población civil, “particularmente contra los niños, niñas y adolescentes, cuyos derechos son prevalentes pero abiertamente vulnerados en una clara infracción a las normas nacionales e internacionales de los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario”.

Mientras tanto, la secretaria de Gobierno de Buenos Aires, Vianey Palacio, lamentó la tragedia y dijo que aún están a la espera de un reporte oficial y detallado de lo que sucedió, “como es una zona muy apartada, debemos esperar a que los funcionarios regresen de la zona con los pormenores de lo que ocurrió”

El municipio de Buenos Aires es el mismo donde hace un mes sucedió la emboscada de las FARC en la que masacraron a diez militares e hirieron a otros 20.

Y ahora las minas que tienen sembradas en la zona le arrebataron la vida a Íngrid Guejia, una pequeña de tan solo siete años de edad, cuyo único pecado fue transitar por el sendero que a diario usaba para ir a estudiar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.