12 junio 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Cepeda da el primer paso para reconciliar a la izquierda

POLÍTICALes pide al Polo, Progresistas y Marcha Patriótica “deponer diferencias” y unirse con miras al 2014.

Cepeda da el primer paso para reconciliar a la izquierda. Cepeda le hizo un llamando a Jorge Robledo, Clara López, Piedad Córdoba, Antonio Navarro y Carlos Lozano.

Cepeda le hizo un llamando a Jorge Robledo, Clara López, Piedad Córdoba, Antonio Navarro y Carlos Lozano.

Foto: León Darío Peláez / Archivo SEMANA

En lo que se puede entender como el primer gesto de reconciliación para los sectores de izquierda, que hasta hace un par de años estuvieron congregados en el Polo Democrático, el representante Iván Cepeda les mandó una carta abierta a todas las cabezas visibles de las diferentes tendencias de la izquierda para “deponer las diferencias” y volver a agruparse.

La carta tuvo como destinatarios los dirigentes del Polo Democrático Clara López y Jorge Enrique Robledo; el coordinador de Progresistas, Antonio Navarro Wolff; la exsenadora Piedad Córdoba, como vocera de Marcha Patriótica, y el periodista Carlos Lozano, como vocero del Partido Comunista.

Cepeda, en su comunicación, les dice a estos dirigentes que “la unidad de la izquierda no es sólo un asunto de táctica electoral”, sino que es un “imperativo histórico”.

El congresista asegura que la transición política, después de un acuerdo para poner fin al conflicto, “puede conducir a la reproducción de un régimen de reformismo conservador autoritario o a la apertura democrática con cambios estructurales”. Y hacia dónde se orientará el país dependerá de las decisiones de los tres principales campos del mundo político colombiano: la extrema derecha, la llamada Unidad Nacional y la izquierda social y política”, afirma Cepeda.

Lo que en pocas palabras le pide el congresista es que las distintas vertientes de la izquierda se reconcilien y vuelvan a estar congregadas de cara al próximo proceso electoral. De otra forma, Cepeda considera que la izquierda fracasaría: “Es el momento de una poderosa convergencia de izquierda. Las y los insto a que demos ese paso definitivo”.

El Polo Democrático definió que Clara López sería su candidata presidencial y no ha cerrado las puertas a una coalición o una consulta con otros movimientos de izquierda para definir un candidato único. Progresistas, movimiento de Gustavo Petro, se marginó del Polo tras el escándalo del carrusel de contratación que comprometió a Samuel Moreno e Iván Moreno, exdirigentes de esa colectividad. El Partido Comunista fue expulsado del Polo por apoyar a Marcha Patriótica.

Este es el texto completo de la carta


Bogotá D. C., 12 de junio de 2013.


Respetadas y respetados:

CLARA LÓPEZ OBREGÓN
Polo Democrático Alternativo

JORGE ENRIQUE ROBLEDO
Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario

PIEDAD CÓRDOBA RUIZ
Marcha Patriótica

CARLOS LOZANO GUILLÉN
Partido Comunista Colombiano

ANTONIO NAVARRO WOLFF
Movimiento Progresistas

  
Apreciados amigos:

La perspectiva de la construcción de una paz estable y duradera en Colombia pone a todas las fuerzas políticas –incluidas a las de la izquierda- ante una situación de carácter inédito. Se trata del comienzo de una coyuntura en la que puedan resolverse contradicciones y atrasos estructurales, y fundar una nueva forma de tramitar los conflictos. 

Es la oportunidad de una transición en la que se pueda no solo pasar de la guerra a la paz, sino al mismo tiempo, pasar de la democracia formal y débil a la democracia real. Democracia en la que se elimine el crimen político, en la que las mayorías excluidas tengan actuación y poder, en la que desaparezca el abismo entre el mundo rural y el urbano, en la que se genere una estrategia socioeconómica que elimine la desigualdad, la pobreza y la miseria, rasgos vergonzosos de nuestra estructura social. Democracia en la que se universalicen las libertades políticas y los derechos civiles.  

Sabemos bien que la construcción de esa doble transición no estará dada con la sola firma de un pacto de paz, como resultado de las conversaciones en La Habana. Ese momento será apenas el comienzo de un intenso y dinámico periodo en el que tendrán que ocurrir cambios sustanciales en la política nacional, en especial, en los territorios en donde se ha desarrollado el conflicto armado, y en aquellos en donde no impera el Estado de derecho, sino estructuras criminales institucionalizadas. De llegar a esa coyuntura, las fuerzas de la ultraderecha intentarán volver a sembrar la discordia, y los círculos de poder tradicionales buscarán aplicar la divisa: “que todo cambie para que todo siga igual”.

Solo una poderosa confluencia de los sectores políticos de la izquierda, de los movimientos sociales y de las fuerzas democráticas podrá garantizar que se echen los cimientos de la paz y que la transición concluya en un nuevo estado de cosas que haga del fin de la guerra un hecho irreversible. Esto significa que la transición puede conducir a la reproducción de un régimen de reformismo conservador autoritario o a la apertura democrática con cambios estructurales. Hacia dónde se orientará el país dependerá de las decisiones de los tres principales campos del mundo político colombiano: la extrema derecha, la llamada Unidad Nacional y la izquierda social y política.

Desde este planteamiento fundamental, las y los invito a la reflexión: la unidad de la izquierda no es solo un asunto de táctica electoral hoy, por encima de todo es un imperativo histórico. Es una de las condiciones fundamentales para que Colombia haga una transición política de doble carácter hacia la Paz y hacia la Democracia. Si se llega a un acuerdo para la terminación de la guerra, la fase inicial de esa transición ocurrirá en el periodo 2014 – 2018.  

Nuestra responsabilidad ante el futuro de la Nación consiste en forjar una coalición pluralista que exprese a todas las fuerzas proclives a la Paz y a la Democracia, y que evite que de nuevo se desperdicie la oportunidad de un cambio esencial.

Mi llamado a ustedes es a que, sin renunciar a sus respectivas identidades políticas y a su legado personal y colectivo, se deponga cualquier clase de diferencias que siempre serán menores al imperativo histórico que implica generar las condiciones fundantes de una transformación que supere las causas del conflicto armado.

Sé que ustedes, y las colectividades que representan, en diversos contextos han afirmado su disposición para trabajar en la conformación de la alianza de la izquierda y los sectores democráticos que requiere Colombia.  Es el momento de una poderosa convergencia de izquierda. Las y los insto a que demos ese paso definitivo.

Atentamente,

Iván Cepeda Castro
Representante a la Cámara
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad