Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/13/2014 12:00:00 AM

El dolor que invade a César Gaviria

El expresidente liberal, clave en las dos elecciones de Juan Manuel Santos, anda molesto con el mandatario. ¿Por qué?

Junio del 2010. A pocos días de las elecciones presidenciales en las que Antanas Mockus amenazaba con derrotar a Juan Manuel Santos -en ese entonces el candidato heredero de Álvaro Uribe-, una carta abierta pateó el tablero de aquel debate electoral.

César Gaviria, quien durante ocho años se había echado a cuestas la oposición a Uribe, tomó al Partido Liberal y prácticamente se lo puso a Santos. En aquella misiva no escatimó palabras para destacar las cualidades del candidato de La U a pesar de que fue el ministro de Defensa al que le estalló la papa caliente de los falsos positivos, un escándalo destapado -entre otros- por el liberalismo.

Gaviria anunció públicamente el respaldo en las elecciones. Santos, a la postre, rompería varios pronósticos y se alzaría con la Presidencia con algo más de nueve millones de votos.

26 de mayo del 2014. Santos, presidente-candidato, aspiraba a la reelección. Oscar Iván Zuluaga, el candidato de Álvaro Uribe, lo había derrotado, con reducido margen, en la primera vuelta de las elecciones.

Tras la derrota, Santos apareció en público con César Gaviria a quien nombró su jefe de debate. El expresidente liberal no sólo contrarrestó en la plaza pública a su homólogo y coordinó la estrategia definitiva. Tres semanas después, el 15 de junio, Santos le sacó 500.000 votos a Zuluaga y obtuvo su reelección.

Son dos episodios que aún están vivos en la memoria de César Gaviria y de los dirigentes del partido que lo consideran como su jefe natural, pero quienes hoy creen que el presidente Juan Manuel Santos, al que le han reconocido un gobierno de talante liberal, “trató de menoscabar el poder de Gaviria” en el partido del trapo rojo, según lo afirmó a Semana.com uno de los parlamentarios que se reunieron este miércoles en el capitolio con el expresidente Gaviria.

Lo que más sorprende a varios parlamentarios es que sienten algo similar a lo que ocuyrrió con Uribe, que  trabajó arduamente para que Santos fuese presidente y Santos le dio la espalda, además desconociendo a su fórmula vicepresidencial Angelino Garzón a quien ni siquiera nombró en su discurso del 7 de agosto ni para agradecerle por haberlo acompañado durante cuatro años. Hoy, dicen algunos, le estaría pasando lo mismo a César Gaviria. 

“Fue una reunión muy agitada, propia de cualquier colectividad”, confesó Horacio Serpa, el más veterano de los congresistas liberales. Gaviria, en la reunión, dicen testigos, incluso amenazó con retirarse de la política. “Que se quede con el Partido Liberal y con el Gobierno”, dicen testigos refiriéndose a una de las menciones a Santos.

Ante ese episodio los parlamentarios lo ovacionaron hasta ocho veces y el expresidente estuvo al borde de las lágrimas. Un video de la reunión conocido por Semana.com da cuenta de ello. Tras ese respaldo, los parlamentarios no sólo respaldaron a Gaviria, sino que le dieron facultades extraordinarias para que se convirtiera en el máximo jefe de bancada y el que representará al partido en todas las instancias, incluso en la mesa de Unidad Nacional.


Pero ¿por qué Gaviria anda dolido con Santos? Versiones señalan que el presidente Santos ha intentado mover fichas al interior de la colectividad para que esta lo acoja como el jefe natural.

El otro episodio que ha generado malestar es, como lo contó Semana.com, la puja por la elección de contralor. La casa Gaviria respalda al candidato Gilberto Rondón, exrepresentante liberal, para llegar a ese cargo. Algún acuerdo ya había para ello, y el presidente Santos se había comprometido a no intervenir en la elección.

Sin embargo, el pasado lunes, La Silla Vacía reveló que el presidente le había hecho un guiño a otro candidato, el exprocurador Edgardo Maya Villazón. Ese guiño, luego, fue admitido por el presidente del Congreso, José David Name. En la reunión de los congresistas rojos, también se decidió “desconocer” el guiño de Santos a Maya.

El malestar de Gaviria llegó rápidamente a conocimiento del presidente Juan Manuel Santos. Mientras se desarrollaba la reunión, el mandatario llamó Gaviria y le pidió que hablaran en Casa de Nariño. Concertaron la cita y al expresidente se le oyó decir “si no me he ganado su confianza, quédese con su gobierno”, y que si apoyaba a Edgardo Maya, “entonces no cuente conmigo”.

La cita está para las 5:00 p. m. Gaviria y Santos hablarán en la Casa de Nariño.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.