Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/15/2014 12:00:00 AM

Así se fraguó la entrada de Gaviria a la campaña de Santos

Semana.com conoció los detalles de la forma como el expresidente liberal aterrizó en la campaña reeleccionista.

A pocos días de las elecciones y en un momento en que el santismo ve cómo peligrosamente se le acerca en las encuestas la campaña de Óscar Iván Zuluaga, personas cercanas a Santos comenzaron a analizar las opciones de un líder que ayudará a inclinar la balanza en favor del candidato-presidente.

Fue así como en la baraja de personajes apareció la carta del expresidente liberal César Gaviria. Su nombre empezó a sonar con fuerza en reuniones de liberales en Barranquilla, entre ellas la casa Benedetti. Allí establecieron que la guardia pretoriana de la Unidad Nacional, encabezada por Armando Benedetti, Juan Manuel Galán y Juan Fernando Cristo, además de Juan Fernando Velasco, entre otros, no tenía la suficiente fuerza para hacer frente no sólo a las encuestas, sino a los sucesivos golpes que viene recibiendo la campaña Santos por parte del expresidente Álvaro Uribe.

Esas personas conversaron del asunto con el presidente Santos y le comentaron el plan que tenían con el nombre de César Gaviria. Explicaron que necesitaban una persona con carisma, liderazgo y fortaleza en la plaza pública. Es decir, “un expresidente que pudiera darle lidia a otro expresidente”, dijo una persona enterada del asunto.

Luego de exponerle las razones a Santos, esos políticos se encargaron de conversar con Gaviria del plan, a pesar de que este había dicho que no participaría más en política. Gaviria no lo dudó y decidió meterse de lleno en la campaña.

Este viernes, Gaviria tendrá su primera aparición en la plaza pública en Valledupar y con ello arranca una nueva era en la campaña santista en donde tradicionalmente los liberales gozan de gran aceptación.

Hace unos días otro grupo de liberales protagonizó un hecho impensable en la política, como era la adhesión del llamado petrismo a la campaña Santos.

Horas después de anunciado el nuevo cargo que ocupará el expresidente César Gaviria, no desaprovechó la primera oportunidad para irse lanza en ristre contra Uribe, a quien calificó de “mentiroso”.  

Un momento crucial

El ingreso de Gaviria a la campaña se da en momentos en que Santos muestra un estancamiento e incluso caída en las encuestas, mientras que Zuluaga mantiene una tendencia alcista.

Un despacho del periodista Jaime Ortega Carrascal, de la agencia EFE, enviado a sus abonados en la tarde de este jueves, dice que el resultado de las elecciones presidenciales colombianas del 25 de mayo se presenta impredecible cuando faltan sólo diez días para la cita en la urnas, a juzgar por las encuestas de intención de voto que vaticinan que habrá una reñida segunda vuelta.

Lo que durante cinco meses fue una campaña tediosa por la falta de propuestas para el país y de carisma de los cinco candidatos en disputa, se ha calentado en las últimas semanas por los escándalos destapados en las dos principales campañas y por los resultados de las encuestas.

En noviembre pasado, cuando el presidente Santos confirmó su decisión de buscar en las urnas un segundo mandato, las encuestas le daban una superioridad sobre sus rivales, pero sin la holgura suficiente para ganar en primera vuelta, al tiempo que le pronosticaban un triunfo cómodo ante cualquier oponente en la segunda, prevista para el 15 de junio.

Desde entonces, y a pesar del despliegue de propaganda de la campaña y de un gobierno que tiene buenos resultados para mostrar tanto en lo económico como en lo social, la opción de Santos ya no aparece tan clara, aunque sigue siendo el favorito, no tanto porque haya perdido apoyos sino por el crecimiento de sus rivales.

Días de incógnitas

Según una encuesta de la firma Cifras & Conceptos divulgada este jueves por Caracol Radio y Red + Noticias, la segunda vuelta es inevitable y el resultado es una completa incógnita.

El presidente-candidato, abanderado de la coalición Unidad Nacional formada por el Partido de la U, el Liberal y Cambio Radical, tiene el 27,7 % de las intenciones de voto, tres décimas de punto más que en abril, mientras que Óscar Iván Zuluaga, del movimiento uribista Centro Democrático, subió 4,5 puntos en el mismo periodo, hasta el 23,9 %.

En tercer lugar, estable con el 10 % se sitúa la izquierdista Clara López, del Polo Democrático Alternativo; mientras que Enrique Peñalosa, que en abril se perfiló como una opción a las visiones antagónicas de Santos y Zuluaga, especialmente frente al proceso de paz con las FARC, cayó medio punto, hasta el 9,7 %.

Con un discreto repunte de cuatro décimas cierra la lista de opciones de voto la conservadora Marta Lucía Ramírez, con el 8,7 %.

Lo más complicado pinta para la segunda vuelta, en la que Santos aparece en situación de empate técnico con cualquiera de sus cuatro rivales, una situación inédita hasta ahora.

La encuesta de Cifras & Conceptos, que tiene un margen de error del 2,9 %, además de confirmar la tendencia de crecimiento de Zuluaga que ya mostraron otros sondeos en las últimas semanas, muestra que Santos conseguiría en una hipotética segunda vuelta su victoria más holgada ante Peñalosa (31,4 % contra 29,9 %), es decir, una ventaja de sólo un punto y medio.

Con Zuluaga, el margen sería igualmente estrecho, de 0,6 puntos, pero a favor del candidato opositor, que lo superaría con el 34,2 % contra el 33,6 % del presidente-candidato.

"Estamos ante la incertidumbre total; hace mucho rato, quizá desde la elección de 1970, entre Gustavo Rojas Pinilla y Misael Pastrana, no teníamos una elección de estas características", dijo el analista político Fernando Giraldo, profesor de la Universidad Javeriana de Bogotá.

En aquella elección, Pastrana, que representaba al Frente Nacional, una coalición de los Partidos Liberal y Conservador, que históricamente se habían repartido el poder, ganó al disidente general retirado y exdictador Rojas Pinilla con una ventaja de sólo 1,6 puntos, un cuestionado resultado que fue el germen del grupo guerrillero M-19.

En una segunda vuelta suele haber factores nuevos que pueden inclinar la balanza hacia uno u otro candidato, como las alianzas, cambios de estrategia y hasta los escándalos políticos, pero Giraldo considera que Santos debe ampliar su ventaja en las urnas el 25 de mayo a por lo menos 5 puntos para ir más cómodo a la ronda decisiva del 15 de junio.

“El tema del proceso de paz va a ser decisivo”, según el analista, quien considera que si el tercer punto de la negociación con las FARC en Cuba, sobre drogas ilícitas, “concluye antes del 25 de mayo o antes de la segunda vuelta, va a favorecer a Santos”.

Como ha ocurrido otras veces, la llave de la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo, puede estar en manos de los indecisos, que en esta ocasión representan un porcentaje grande del electorado colombiano.

Para la primera vuelta, el voto en blanco (11,5 %) y los que no saben o no responden (8,5 %) representan una quinta parte de los votantes, según la encuesta, pero para la segunda el porcentaje de indecisos supera el 32 % en cualquiera de los escenarios, llegando a un máximo del 39,5 % en caso de que los rivales sean Santos y la izquierdista López.

“Ante la ausencia del debate político que se necesitaría para poder tomar una decisión, parece haber un número creciente de colombianos en una indecisión enorme, sin saber por quién votar”, señala Giraldo, quien considera esta situación “una calamidad política” para el país.

Y es en este escenario en el que Santos ficha a un peso pesado de la política colombiana. El expresidente Gaviria, quien deja aún lado sus reflexiones intelectuales para volver a la plaza pública.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.