Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1996/04/15 00:00

CHEQUERA SALUDABLE

Agudo debate sobre el traslado de 300 millones de dólares a un programa presidencial para el manejo hospitalario del país.

CHEQUERA SALUDABLE


POR ESTOS DIAS ES DIFIcil que una noticia que no tenga nada que ver con el proceso 8.000 sea tenida en cuenta para abrir un periodico. Sin embargo el martes de la semana pasada el diario El Tiempo le dio primera página a una decisión del gobierno en el sector salud. Se trata de la expedición del decreto 294 del pasado 12 de febrero, que creó el Programa Presidencial para el Desarrollo Hospitalario.
A primera vista la noticia no parecería polémica, pues da la impresión de que la creación de este programa surgió con la intención de darle mayor importancia al tema hospitalario, tal y como lo previó un documento Conpes del 23 de febrero de 1993, en el cual se hablaba de la necesidad de crear un plan para fortalecer este campo en el país. Pero el decreto le endosó todos los recursos y toda la formulación de la política hospitalaria del país al programa presidencial. Es de cir, creó una especie de supraministerio de Salud que está encargado exclusivamente del manejo hospitalario. Este supraministerio tendrá la dirección de casi 1.800 hospitales y centros asistenciales públicos y dispondrá de un presupuesto superior a los 300 millones de dólares para lo que queda del período del gobierno. Aquí es donde se arma el debate.
Aunque el decreto dice que el programa coordinará sus acciones con el Ministerio de Salud, la Red de Solidaridad Social y otras entidades, quien tomará las decisiones finales será el director de dicho programa, el ex ministro de Salud y médico personal del presidente Ernesto Samper, Alonso Gómez Duque. Esto significa que quien manda en el sector hospitalario es Gómez y no la actual ministra María Teresa Forero de Saade. "Esa es una interpretación del decreto por algunas gentes=dice la titular de la cartera de Salud=. De todas maneras quien preside el consejo asesor es el Ministro y el que preside, orienta, dirige y expone razones por las cuales se debe dar prioridad a X o Y actividades". El problema, sin embargo, es que así la Ministra sea la principal asesora, ella no es quien decide y el director del programa presidencial puede o no hacerle caso a sus asesores.
Así las cosas, lo que el gobierno está haciendo con la creación del programa hospitalario es desinstitucionalizar el Ministerio. Al respecto, el ex ministro de Salud Antonio Galán es claro: "Yo no voy a discutir sobre las buenas intenciones del decreto. Pero lo que no entiendo es que si se está en una etapa de mostrar que las entidades del Estado pueden ser eficientes, cómo se va a lograr desorganizando los institutos. No se puede separar el manejo del sector hospitalario de las otras políticas de salud". Tiene razón. La planeación y la práctica de políticas del sector salud debe funcionar como un engranaje sin ruedas sueltas. Y hay quienes consideran que si se deja el asunto hospitalario fuera del Ministerio la política de salud terminará siendo una colcha de retazos.
Para muchos lo más grave no es que se desinstitucionalice el Ministerio, sino que el presupuesto del Programa Presidencial para el Desarrollo Hospitalario será manejado por una persona que no tiene ningún tipo de responsabilidad política. Ninguna decisión tomada por Alonso Gómez, así fuera criticada, conduciría a que él fuera objeto de una citación a plenaria por el Congreso de la República.
En otras palabras, a la única persona a quien Gómez tiene que rendirle cuentas es al presidente Samper. "Eso es lo que se ve mal =dice el senador conservador Jaime Arias=. El gobierno no tiene ningún plan para el añejo hospitalario. Simplemente la lata del inmenso presupuesto que tiene irá para donde el Presidente viaje y ofrezca cuatro camas. Con este programa se va a extender la vasta experiencia de la Red de Solidaridad Social, cuyos fondos están siendo utilizados para financiar la campana polca en la que se ensuentra el presidente Samper".
No todo el mundo piensa asi. Para Forero de Saade este debate está sobre el tapete por la situación politica actual. "Para mi lo importante o es cómo se hagan las cosas, sino que se hagan, y el país necesita que se actúe seriamente en el tema hospitalario. Estoy segura que en unos meses nos terminarán dando la razón". Es probable que la Ministra esté acertada en sus planteamientos y que el gobierno termine por demostrar que la reación de este programa presidencial es beneficioso para el sector de la salud. Sin embargo el problema es más de presentación, pues cuando el residente está concentrando la gran mayoría de sus esfuerzos en defenderse es poco presentable que tenga a su disposición una tentadora chequera para ser usada en su defensa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.