Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/7/2013 12:00:00 AM

El misterio ronda la muerte de joven soldador

Christian Delgado Wilches murió el día de las protestas en Engativá tras recibir un disparo. Salió a pasear su perro.

Transcurrida una semana de las protestas que se presentaron en Bogotá aún es un completo misterio la muerte de Christian Jhoan Delgado Wilches  (24 años), quien recibió un disparo que acabó con su vida. La familia asegura que el joven no hacía parte de la manifestación del  29 de agosto en la localidad de Engativá y responsabiliza a la policía por la muerte.

Christian quien trabajaba en una empresa como soldador, paseaba a su perro, Adix, un pitbull de cinco meses de edad, cuando se encontró en medio de la manifestación. Su madre Nohelia Emilse Wilches dice que lo llamó al celular a las 9 y 29 de la noche, pero no contestó. A esa hora el joven ya estaba muerto.
Según el informe entregado y firmado por una enfermera jefe del Hospital Engativá Pueblo (Centro Médico), Christian falleció a las 9:30 p. m. de ese jueves tras la revuelta que hubo cerca a un paradero de buses.

“Primero le avisaron a mi hijo mayor, Luis Guillermo. Le dijeron que se fuera urgente para el hospital porque Christian estaba mal herido. Él no me dijo nada a mí, se fue con su otro hermano, aseguró Luis Guillermo Delgado padre del joven quien adelanta acciones judiciales para que se esclarezca la muerte de su hijo.  
En medio de su tristeza el señor Delgado aseguró que “la policía fue la que le disparó a mi hijo, la que lo mató (...) mi hijo no hacía parte de las revueltas, sólo salió a pasear a su perro”.

Christian se graduó de bachiller y se convirtió en soldador, profesión que ejercía de manera empírica. Recientemente, se había inscrito en el SENA en busca de un título que lo acreditara.

Su madre lo describe como un joven con muchos sueños, ganas de salir adelante. Deja un menor de tres  años de edad. “Al niño le hemos dicho que el papá se fue, que no lo volverá a ver porque él está con Dios”.

“Él era una persona feliz, sonriente, alegre y respetuosa. Los compañeros de la empresa y jefes inmediatos lo querían mucho por su forma de ser”, dice su mamá, orgullosa del segundo de ocho hijos.

El pasado viernes 30 de agosto, Luis Guillermo Delgado asistió a la URI de Engativá para que la fiscal le diera la autorización que le permitiera recibir el cuerpo de su hijo y mientras hablaba con un familiar acerca de lo ocurrido con Christian, un policía apareció diciendo: “uh, nosotros llegamos de la Plaza de Bolívar a Engativá, gaseamos y disparamos, pra, pra, pra”. Y él le dijo: “¿a usted le parece bonito eso?”, a lo que el uniformado respondió, “tengo miles de demandas y aquí estoy”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.