Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/6/2017 3:36:00 PM

"El Estado no ha llenado los vacíos de control que dejó la guerrilla": Christian Visnes

El director del Consejo Noruego para Refugiados en Colombia habló con SEMANA sobre el plan educativo al que se acogerán 4.500 excombatientes de las Farc y el reto que enfrenta el país de empezar a transformar los territorios donde aún no ha dado tregua la violencia.

SEMANA: ¿Cómo va la reincorporación de los excombatientes de las Farc?

Christian Visnes: Este viernes se dio un paso muy importante en la implementación de le acuerdo de paz. Esto ayudará a generar confianza y esperanza. Lo digo porque en muchas zonas como el Pacífico, uno se encuentra con que las personas no creen. ¿La razón? La realidad que viven es la misma de antes. Claro, algunas cosas han mejorado, pero otras han empeorado y por eso les cuesta creer que su situación va a cambiar.

SEMANA: ¿Qué marcará la diferencia?

C. V.: Llegar con profesores y empezar a construir escuelas puede llevar a ayudar a cambiar muchas cosas. Esperamos que este sea el primer paso para que la gente empiece a creer, se motive y se interese más por la educación. Por ejemplo, nosotros desde hace tiempo veníamos adelantando este tipo de proyectos en los territorios y la experiencia de trabajar en zonas de conflicto, servirá ahora que se están implementado los acuerdos.

SEMANA: ¿Qué está haciendo el Consejo Noruego para Refugiados?

C. V.: Estamos apoyando este proceso que es muy parecido a lo que venimos haciendo con en situación de desplazamiento y afectada por el conflicto. Se está llevando la educación a los territorios donde es muy difícil dar clase, a lugares en donde las personas nunca han podido recibir educación. 

SEMANA: Por ejemplo... 

C. V.: En la Costa Pacífica desde hace ocho años implementamos este tipo de proyectos. Nosotros vamos a las comunidades más alejadas buscando niños, jóvenes y adultos que no han podido terminar su bachillerato. En principio, hacemos un programa puente. Es decir, motivarlos para que ellos entiendan que la educación es importante y los traemos de nuevo a la escuela a través de estos modelos flexibles.

Le puede interesar: 7 de cada 10 exguerrilleros están listos para volver a clase

SEMANA: ¿De qué se trata?

C. V.: Cuando se habla de modelos flexibles se refiere a que no es necesariamente la educación que uno recibe en la escuela día tras día. Se trata de una educación adaptada a las necesidades que las personas tienen. En este caso, se refiere a lo que van a hacer. Por ejemplo, lo que hemos visto en el caso de los excombatientes de las Farc es que hay mucha motivación. En su gran mayoría, son mayores de 18 años que no han terminado su bachillerato. Por eso, se habla de un modelo educativo en el que se adapta su educación.

SEMANA: Además de los 4.500 excombatientes que regresarán a clase, se espera que poco más de 4.000 personas que tienen sus hogares cerca de las zonas veredales se beneficien del proceso, ¿ya hicieron el acercamiento?

C. V.: En algunas de esas regiones ya se venía haciendo un trabajo. Ese es el caso de Tibú y Tumaco. El proceso que se está llevando a cabo con la UNAD, se da en las zonas veredales que precisamente están ubicadas en territorios donde hizo fuerte presencia el conflicto. Allí, el Consejo Noruego ha llevado sus programas.

En Colombia hay un problema estructural que se reproduce año tras año: los niños y niñas siguen perdiendo educación por el conflicto. Por eso es que ahora,  paralelo al trabajo que se hace con los miembros de las Farc, se va a hacer un censo. Iremos casa por casa a preguntar cuál es su situación de muchos de esos hogares que hay en el país rural y que están recibiendo educación. Una vez se agote este proceso, empezamos la intervención.

SEMANA: ¿Con qué se han encontrado?

C. V.: Este modelo flexible es una herramienta colombiana que hemos ayudado a construir. Se trata de una manera de llevar la educación a donde hay problemas de infraestructura, las personas viven muy lejos y donde no hay muchos profesores. 

SEMANA: ¿Qué le preocupa?

C. V.: Las expectativas las podemos generar, el problema es que si nada cambia la gente se frustra. Hay un tema que nos preocupa especialmente. En algunas zonas del país la situación sigue muy precaria en lo que tiene que ver con el conflicto armado.

SEMANA: Explíquese...

C. V.: En este momento estamos atendiendo varias familias del municipio de Mosquera, cerca de Tumaco, que se están desplazando por confrontación armada entre dos grupos. En ese caso, por ejemplo, muchas personas salen de la escuela y llegan al municipio a enfrentar una situación peor que la que vivían antes. ¿Qué pasa? no se sabe quiénes y cuáles son los objetivos de estos grupos armados que se han quedado en el territorio donde el Estado no ha llegado y no ha generado protección. 

SEMANA: Muchos excombatientes están interesados en sacar adelante sus proyectos productivos, sin embargo, aún tienen mucho que aprender antes de entrar al mercado laboral. ¿Cómo manejar el tema de las expectativas para evitar frustraciones?

C. V.: Ese es un dilema. Por una parte las personas deben tener expectativas, aunque sabemos que algunas de ellas son difíciles de cumplir. Hay un lado que es el deber ser y al otro lado está la realidad. Hay una ventaja y es que estos procesos por ejemplo también se cruzan con los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, que tienen la intención de llevar la inversión. Entonces, hay planes identificados y herramientas para hacer muchos procesos posibles.

Puede ver: ¿Cómo se va a implementar la reforma rural en el posconflicto?

SEMANA: ¿Cuáles son esos focos del país donde la violencia no ha dado tregua?

C. V.: En los últimos meses se han presentado varios desplazamientos en Nariño como Mosquera e Iscuandé. En el Cauca está el caso de Timbiquí. Allí, cuatro mujeres fueron asesinadas hace unos días. Tampoco se nos puede pasar Chocó, en el Río San Juan mantienen fuerte presencia el ELN y las Autodefensas Gaitanistas que provocan desplazamientos permanentes.

SEMANA: ¿Cómo ve la respuesta del Estado para atender estos casos?

C. V.: Nos preocupa porque pareciera que la capacidad de Colombia para responder emergencias no se está fortaleciendo, sino que por el contrario se está debilitando en este momento de transición.

SEMANA: Ahora que desapareció la imagen de las Farc como grupo armado, se puede decir que los casos de desplazamiento han, ¿aumentado o disminuido?

C. V.: Si hablamos de volumen, en los últimos años se ha disminuido. Este año la tendencia en cuanto a desplazamiento masivo es similar al 2016. El tema nos preocupa porque si las Farc dejaron las armas y no tuvieron operaciones militares, los desplazamientos que se han presentado significan que en algunos territorios la situación no ha cambiado. La Fuerza Pública y el Estado no han llegado a proteger y llenar los vacíos de control que dejó la guerrilla.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.