Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/26/2013 12:00:00 AM

La tragedia de los comedores comunitarios en la capital

A pesar de que la medida inició para dar soluciones alimenticias a poblaciones vulnerables, el programa se ha quedado corto.

Durante varios meses han rondado denuncias por parte de concejales y organismos de control como la Personería, en relación con el accionar de los comedores comunitarios que tienen presencia en las 20 localidades de Bogotá.

Varios comedores comunitarios ya se han cerrado a pesar de los reclamos. En el 2012, la Personería dijo abiertamente que había logrado establecer que el principal motivo por el cual se cerraban los comedores era la finalización de contrato. Incluso, atribuyeron la situación a la falta de planificación por parte de la administración local.

La semana pasada, el comedor comunitario Bosques de Maryland, de la localidad de Bosa, dejó de funcionar. A pesar de haber enviado un derecho de petición a la subdirección Local de Integración Social para impedir el cierre del sitio, los habitantes de la localidad dejaron de recibir el servicio.

La noticia fue suficiente para que se retomara el tema y que el concejal del Partido Verde Hosman Martínez, denunciara el cierre de varios comedores y la afectación que traerá para las diferentes comunidades.

El secretario de Integración Social del Distrito, Jorge Rojas, afirmó recién ocupó su actual cargo, que implementaría un plan de choque para cumplir las metas de la Bogotá Humana. “Los comedores comunitarios no se cierran. El modelo se mantiene”, aseguró.

La promesa se ha incumplido porque se han cerrado varios por un lapso mientras se renueva el contrato, el cual se debería cambiar antes de la fecha de corte, para evitar que la comunidad se vea afectada.

Los cierres de dichos comedores ponen en riesgo a niños, niñas, adultos mayores, personas en condición de discapacidad y madres cabeza de familia de las localidades de Santa Fe, Ciudad Bolívar, Rafael Uribe, Bosa y Engativá.

Hoy se encuentran cerrados nueve comedores comunitarios que se convierten en una alerta para evitar la desaparición de más comedores en el Distrito. En menos de dos meses más del 70 % de los que están funcionando y prestan servicio finalizarán contrato, es decir, presentarán la misma situación de los que hoy no garantizan la seguridad alimentaria de 3.000 personas, si el Distrito no mejora su planeación.

Los comedores de Integración Social que no prestan servicio son los de Veracruz y San Bernardo, en Santafé; Juan Pablo II, Paraíso y Huertas, en Ciudad Bolívar; Potreritos, Comuneros y El Palmar, en Bosa, y San Ignacio, en Engativá.

“Bogotá no puede continuar dándose el lujo de cerrar comedores comunitarios o simplemente no prever la renovación de los contratos. Si el dinero existe ¿Por qué no lo ejecutan?”, es la denuncia que hace públicamente el concejal Martínez.

Semana.com trató de comunicarse con Jorge Rojas, secretario de Integración Social, para que explicara a qué se debe el cierre de los comedores, pero dijo que no se pronunciaría al respecto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.