Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/7/1993 12:00:00 AM

CINCO ACLAMADO

A pesar de la fUGa de Escobar, el Gobiesno de Clinton cree que Colombia se portó bien el año pasado en la lucha antinarcóticos. SEMANA revela un documento secreto de Washington.

OJOS DE MUCHOS,1992 FUE UN AÑO DESALENTADOR en la lucha contra las drogas, no tanto porque los logros en ese campo hayan sido poco considerables, sino porque se vio marcado por la fuga de Pablo Escobar de la cárcel de la Catedral. Muchos vieron en la fuga del capo el fracaso no sólo de los sistemas y las fuerzas de seguridad, sino también el de la política de sometimiento a la justicia. Ambos elementos constituían el eje de la lucha contra el narcotráfico, y por ello se dio por descontado que la ayuda que los Estados Unidos proporciona anualmente al Gobierno colombiano para combatir el flagelo iba a verse significativamente reducido.
Sin embargo en el informe que el Gobierno estadounidense presenta cada año a la Comisión de Asuntos Internacionales del Congreso, Colombia salió bien librada. De sus conclusiones y de su calificación dependen no sólo las ayudas sino también, en buena medida, los créditos que las diferentes instituciones de los Estados Unidos otorgan al país. Y cuando todo el mundo esperaba que contara más la espectacularidad de un fracaso que la constancia de la lucha diaria, lo que se sometió a consideración del Congreso norteamericano resultó ser un reconocimiento al compromiso de los colombianos involucrados en la lucha contra el narcotráfico. SEMANA reproduce a continuación apartes del informe.
I. RESUMEN
Colombia mantuvo su política agresiva contra la producción y el tráfico de droga, a pesar de los nuevos retos provenientes de las violentas organizaciones del narcotráfico y sus crecientes esfuerzos para establecer una industria de la heroína. Colombia continuó cooperando de cerca con el Gobierno norteamericano en una extensa gama de asuntos relacionados con el control de narcóticos. Para el Gobierno colombiano, la fuga de Escobar de la prisión en el mes de julio fue una gran verguenza con elevados costos políticos tanto a nivel nacional como internacional. Sin embargo el presidente Cesar Gaviria respondió rápidamente, al condenar, despedir y acusar a los funcionarios presuntamente implicados. El Gobierno colombiano también desplegó una búsqueda sin precedentes para capturar a Escobar. A pesar de que éste seguía libre a finales del año, varios de sus más cercanos colaboradores han muerto, han sido arrestados o han regresado voluntariamente a la cárcel.
El Gobierno colombiano tomó una difícil decisión política con el fin de erradicar la amapola por medio de fumigación aérea de herbicidas, aunque se observaron estrictos estándares de protección del medio ambiente. Esta decisión, acompañada por los agresivos esfuerzos de fumigación manual, comenzaron a estabilizar la extensión del cultivo de amapola. Sin embargo el Gobierno colombiano necesita recursos adicionales para combatir la propagación de la amapola y para desestimular la replantación de ésta en aquellos lugares de donde ha sido erradicada. Para estos efectos, el Gobierno norte americano proporcionó 15 millones de dólares adicionales durante el año.
El Gobierno colombiano abrió su nueva oficina del Fiscal General el primero de julio, lo cual ha representado un paso importante en la reforma de la justicia penal, y un progreso en los casos de tráfico de droga. Colombia firmó la Convención de las Naciones Unidas en 1988; su ratificación es una gran prioridad para la administración Gaviria, pero suscitó una fuerte oposición en el Congreso. El gobierno de Gaviria lo volvió a presentar en la actual legislatura y continúa en sus esfuerzos por lograr su ratificación en junio de 1993. El Estado colombiano está cumpliendo, en términos generales, con sus metas y objetivos.
Las fuerzas del orden y las fuerzas militares colombianas participaron de lleno en los controles aéreos bilaterales y multilaterales, en las operaciones contra el lavado de dólares, y en las operaciones de decomiso y allanamiento, muchas de ellas dirigidas contra el cartel de Cali. La Policía Nacional colombiana y las autoridades venezolanas llevaron a cabo un continuo operativo de control de circulación en las fronteras. Colombia está llevando a cabo su primer estudio a nivel nacional sobre abuso de narcóticos. Una fuerte voluntad política por combatir la droga se hace evidente en los más altos niveles del Gobierno. Sin embargo, el alcance y las complejidades de una bien enraizada y violenta organización de narcotráfico, la cual en algunas ocasiones trabaja en conjunto con elementos insurgentes, hacen de la eliminación del problema de las drogas un proyecto a largo plazo.
II. ESTATUS DEL PAIS
Colombia es el mayor proveedor mundial de cocaína HCI. Los traficantes dependen de manera importante de masivos suministros de base de cocaína del Perú y de Bolivia, pero también emplean limitadas cantidades de base provenientes de 37.100 hectáreas de coca sembradas en el país. Los traficantes colombianos, que se especializan en la etapa final del procesamiento, deben importar la mayoría de los productos químicos más esenciales y básicos. Ejercen un implacable control sobre los sistemas internacionales de venta al por mayor y de mercadeo. La mayoría de las ganancias de la droga permanecen por fuera de Colombia, a pesar de que parece haberse producido un aumento del flujo de estos dineros a fines de 1991 y principios de 1992.

III. OPERATIVOS EN 1992
El cultivo de amapola progresó significativamente en 1991, pero puede haberse estabilizado en cerca de 20.000 hectáreas con la introducción de la fumigacón aérea de las cosechas. Existe poca evidencia hasta el momento de que la producción de heroína colombiana haya alcanzado proporciones mayores, pero ese peligro existe si la actual situación no se maneja rápida y eficazmente.
El abuso de drogas es un problema entre la juventud colombiana. Un estudio a nivel nacional ha suministrado los primeros datos confiables sobre las dimensiones del problema. El basuco, una forma fumable, altamente adictiva y tóxica de la base de cocaína es popular entre la juventud colombiana.
Iniciativas: El estatuto básico en lo referente a los narcóticos, la Ley 30 de 1988, proporciona sanciones adecuadas contra el tráfico y otras actividades relacionadas con las drogas. La Fiscalía está desarrollando agresivamente el intercambio de pruebas, confiscación de bienes, la rebaja de penas y otras técnicas destinadas a contribuir a la resolución de los casos relacionados con la droga. Ha reactivado el 70 por ciento de los casos que se encontraban estancados.
En diciembre, Pablo Escobar no rindió indagatoria y puede ahora ser procesado in absentia. El Fiscal General acusó formalmente a Escobar del sesinato, en 1989, del candidato a la presidencia Luis Carlos Galán y dos personas más que murieron en el ataque. Se trata de la cuarta acusación de homicidio contra Escobar desde que la Fiscalía General comenzó sus funciones en julio. Fue la intención del Gobierno colombiano de reubicar a Escobar en una prisión más segura la que precipitó su fuga.
Logros: El Gobierno colombiano autorizó la fumigación aérea de los campos de amapola y erradicó cerca de 9.400 hectáreas durante el año 1992. Participó plenamente en operativos militares bilaterales y multilaterales y en aquellos realizados contra el lavado de dólares. Muchas de estas operaciones se dirigian al cartel de Cali. El Gobierno llevó a juicio a un narcotraficante colombiano con base en evidencias norteamericanas. Las sentencias a los narcotraficantes, sin embargo, siguen siendo frustrantes. La Policía Nacional de Colombia entrenó a 25 oficiales extranjeros provenientes de ocho países en un curso táctico de 60 días.
Esfuerzos de control y represión: Todas las fuerzas de seguridad colombianas se ven envueltas en operaciones de control de narcóticos en alguna medida. Los servicios de seguridad arrestaron a más de 1.700 sospechosos, decomisaron o destruyeron casi 39 toneladas de cocaína HCI y base, cerca de 200 laboratorios, más de 6.000 tambores de éter, acetona y MEK, 110 pistas clandestinas de aterrizaje y más de 30 aviones.
En diciembre, uno de los principales hombres del cartel de Cali, Iván Urdinola, se acogió al programa de reducción de penas y obtuvo una condena de 55 meses. Como Urdinola pudo haber recibido una sentencia de 17 años, el resultado fue frustrante. No obstante, el Gobierno diligencia una acusación de homicidio contra él.
Corrupción: Las políticas del Gobierno colombiano no facilitan, estimulan ni condenan la producción de droga, el narcotráfico o el lavado de dinero. No existe evidencia de que altos funcionarios realicen o faciliten estas actividades. A pesar de ello, la corrupción existe y afecta las operaciones de control de narcóticos. El actual Ministro de Defensa parece decidido a erradicar la corrupción. Los oficiales de rango medio son frecuentemente expulsados o procesados en corte marcial por cargos de corrupción (incluyendo el caso de la fuga de Escobar), pero los cargos por corrupción contra oficiales de alto rango son poco frecuentes.
Cultivo y producción: La coca es el producto ilícito más cultivado en el territorio colombiano; totaliza 37.000 hectáreas según un estudio aéreo realizado en 1992, y muestra una reducción del estimativo de 1990 que llegaba a las 40.100 hectáreas, y las 37.500 de 1991. Se producen 800 kilos de hoja seca por hectarea, y se requieren cerca de 500 kilos de hoja para obtener un kilo de cocaína.
El cultivo de coca se localiza principalmente en Caquetá, Putumayo y Vaupés. Puede producir cerca de 30.000 toneladas de hoja seca, o 60 toneladas de base, equivalente a un potencial de producción de 54 toneladas de cocaína HCI. Las fuerzas del Ministro de Defensa destruyeron 959 hectáreas en 1992, pero la erradicación manual resulta peligrosa, pues gran parte de las zonas de cultivos son también zonas de guerrilla.
El cultivo de cannabis sigue siendo mínimo, y se estima que cubre unas 2.000 hectáreas. Sin embargo las incautaciones de semilla de cannabis y marihuana empacada en Cauca, Valle de Cauca y Huila sugieren una nueva actividad en esas zonas.
El cultivo ilícito de amapola ganó espacio en 1991. La información derivada de los vuelos de inspección es insuficiente para hacer un estimativo confiable del área cultivada, y la información sobre el ciclo de cosecha es incompleta. Los datos sobre la producción potencial no están completos aún. La producción de látex de opio fue inicialmente baja, pero puede aumentar a medida que los cultivadores adquieran más experiencia. (El Gobierno de los Estados Unidos asume que cada hectárea cultivada es capaz de arrojar una producción de ocho kilos de latex, lo cual puede dar un kilo de heroína).
El cultivo de amapola se concentra en los departamentos de Huila, Tolima y Valle del Cauca, con un número menor de hectáreas en Nariño y Boyacá. La erradicación agresiva emplea un herbicida seguro y ampliamente usado en Colombia, y es vigilada por un equipo profesional de ecologistas.
IV. INICIATIVAS DE LOS EE.UU.
USAID ha comprometido recursos significativos en los esfuerzos de Colombia para la reforma de su sistema judicial. Se concentra sobre todo en la justicia penal, ayuda especialmente a las cinco Cortes que conocen de los procesos relacionados con narcóticos y terrorismo, y al despacho del Fiscal General. La protección del personal de la rama judicial es un elemento importante del programa, que también entrena instructores, investigadores, fiscales y jueces para la aplicación de nuevos equipos y técnicas investigativas con la asistencia de varias agencias gubernamentales estadounidenses.
La cooperación bilateral y multilateral es excelente, incluyendo la operación fronteriza entre Colombia y Venezuela, el entrenamiento multilateral de combate, lavado de dinero e intercambio de material de inteligencia.
El camino por recorrer: La voluntad política del Gobierno colombiano para combatir la amenaza de la droga es evidente. Pero el alcance de la profundamente enraizada, sofisticada, corruptora y violenta estructura del narcotráfico, la cual en ocasiones actúa en concierto con bien armadas fuerzas insurgentes, convierte el éxito del proceso en un reto a largo plazo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.