05 noviembre 2011

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Cinco en memoria

LIBROSEl Grupo de Memoria Histórica publica cinco libros que cuentan cómo, bajo las tinieblas de la guerra, ha florecido el heroísmo de los ciudadanos.

Cinco en memoria. Una sucesión de masacres en Segovia, un éxodo bíblico en San Carlos,  Antioquia, y la resistencia de las mujeres son los temas de los  libros que publica este mes el Grupo de Memoria.

Una sucesión de masacres en Segovia, un éxodo bíblico en San Carlos, Antioquia, y la resistencia de las mujeres son los temas de los libros que publica este mes el Grupo de Memoria.

'Los muertos fuimos cinco'. Ese era el increíble titular que Juan José Hoyos le puso a una crónica sobre una masacre ocurrida en Remedios en 1983 en la que murieron más de 20 personas. Y con los años esa frase ingenua, y aparentemente errónea, se convirtió en la metáfora de un pueblo donde los muert
os fueron muchísimos más.

Cinco años después, el 11 de noviembre de 1988, ocurriría, a unos kilómetros de allí, otra matanza más aterradora, que se conoce como 'la masacre de Segovia', cuando los pistoleros entraron como Pedro por su casa a este pueblo minero del noreste antioqueño, y asesinaron indiscriminadamente a la gente que encontraron en las calles. En total, entre 1982 y 1997, ocurrieron 14 masacres, en las que murieron 147 personas. Por lo menos cuatro de estas matanzas tenían el objetivo claro de exterminar a los disidentes políticos y los militares de izquierda. Fueron cometidos directamente por militares y paramilitares y buscaban cercenar la democracia. Así está expresado en el Silenciar la democracia, que reconstruye el rastro de la violencia en Segovia y Remedios en ese periodo. Uno de los cinco libros que presentará en los próximos días el Grupo de Memoria Histórica, como parte de su colección editada por Taurus, con apoyo de la Fundación Semana y de la revista SEMANA.

Esta vez todos los libros tienen un rasgo confortante: relatan el valor y la resistencia de la sociedad civil frente a la barbarie de la guerra.

Es el caso del informe San Carlos, memorias del éxodo en la guerra, que reconstruye la historia de un pueblo próspero, adyacente a una gran represa, que sufrió durante 30 años el imperio de por lo menos seis grupos armados diferentes, que les dejaron como legado 20 masacres, más de 156 desaparecidos, cuyas fosas anónimas rodean el pueblo y 72 mutilados por minas antipersona.

De 1985 a 2010, el desplazamiento forzado en San Carlos tuvo dimensiones bíblicas: el 70 por ciento de los habitantes tuvieron que marcharse. Treinta de las 70 veredas quedaron desocupadas literalmente y 20 a medio poblar.

Pero así mismo, tanto los que se quedaron apabullados por el yugo de los grupos armados, como los que se fueron con la inmensa nostalgia de regresar algún día, lo han ido logrando poco a poco, en medio de las más impresionantes dificultades. Hoy el retorno de San Carlos es un caso ejemplar, que todavía no se ha consolidado pero que marca una ruta, especialmente para las alcaldías como las de este municipio y la de Medellín, que se han aliado para hacer viable el proceso. A lo que se suma un impresionante liderazgo de la propia comunidad.

Ejemplar es también la experiencia que se relata en el informe El orden desarmado, la resistencia de la asociación de trabajadores campesinos del Carare, quienes fueron quizá los primeros resistentes al proyecto paramilitar. Este informe no será publicado como libro en la colección, pero el Grupo de Memoria Histórica lo presentará en los meses por venir como un volumen aparte.

Desplazamiento forzado en la comuna 13, las huellas invisibles de la guerra es el caso excepcional de la guerra urbana que se dio en Medellín entre 2001 y 2003, que involucró a guerrillas, milicias, fuerza pública y paramilitares. Esta confrontación causó un enorme desplazamiento urbano, que en ese corto lapso obligó a huir a 1.711 personas, casi la tercera parte de todas las que tuvieron que desplazarse en todo Medellín.

Esta vez la serie se completa con dos textos cruciales: Mujeres y guerra y Mujeres que hacen historia. Uno sobre la violencia de género, en el que se pone sobre la mesa una realidad que suele esconderse bajo ella: la dimensión del abuso sexual y de la crueldad de los grupos armados contra las mujeres. De nuevo, la resistencia y la capacidad de lucha son el corolario, al que se le suman perfiles de mujeres cuyo liderazgo las hace indispensables para la sociedad.

Con estos libros, el Grupo de Memoria Histórica está a punto de culminar su labor de reconstruir los casos paradigmáticos, y se prepara para entregar el gran informe que explique cómo y por qué la sociedad colombiana llegó a vivir y resistir tal nivel de violencia en nombre de la revolución, del Estado o del statu quo.
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad