Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/19/2014 12:00:00 AM

Una nueva víctima por presunta mala práctica médica

La familia de Leonor Caballero asegura que el cirujano no tuvo los cuidados pertinentes después de practicarle una abdominoplastia.

El sueño de Leonor Caballero, una vendedora ambulante de la localidad de Puente Aranda (Bogotá), era el de lucir como una reina de belleza. Por eso, con la venta de tintos y aromáticas frente a los batallones de la carrera 50, logró recoger cuatro millones de pesos en cinco años para costear una cirugía que le redujera el abdomen como ella quería.

El 22 de febrero de este año, la mujer arribó a la Clínica Santa Catalina, ubicada en Teusaquillo, para someterse al procedimiento quirúrgico. Aunque confiaba en que le iban a practicar una liposucción, extrañamente su médico de confianza desde hacía cinco años, terminó por hacerle una abdominoplastia.

La cirugía duró seis horas, según contó a Semana.com Mayerli Caballero, la mayor de tres huérfanos que hoy lloran la partida de su madre.

Tras salir del quirófano, todo aparentaba estar bien. La mujer de 43 años solo se quejaba del dolor que había dejado el paso del bisturí por su abdomen. Sin embargo, una vez en casa, había algo que les preocupaba a sus tres hijos. Su madre respiraba con dificultad.

De inmediato se comunicaron con el doctor Amaya quien, dice Mayerli, de manera ruda les manifestó que la llevaran hasta el centro asistencial para valorarla. Finalmente, ocho días pasado el procedimiento, el médico la atendió en su consultorio.

Una vez valorada, el médico atribuyó los síntomas respiratorios de Leonor a que no había usado medias antitrombóticas y al consumo en exceso de alimentos grasosos.

“Increíblemente, el doctor Leonardo Amaya le dijo a mi mami que se pusiera las medias de inmediato y que cerrara el 'pico'”, añadió Mayerli.

Pero estas medidas no fueron suficientes. El 2 de marzo, ante un desmayo de su madre, Mayerli y sus otros dos hermanos decidieron llamar la Línea 123 para pedir una ambulancia. Al arribar, los paramédicos se dirigieron con Leonor a la Clínica Méderi, donde le practicaron una serie de exámenes.

Más tarde, los exámenes revelaron que dichas complicaciones respiratorias obedecían a un coágulo que, desde una pierna, llegó al pulmón izquierdo, pues la vendedora informal padecía de problemas circulatorios que el médico, aparentemente, no evaluó a la hora de realizar el procedimiento quirúrgico.

“No le hizo postoperatorio a mi mami. Nunca le dio anticoagulantes ni drenación mediante masajes”, relató la hija de Caballero.

Según la Sociedad Americana de Cirugía Plástica (SACP), el mayor riesgode presentar un tromboembolismo se da dentro de los ocho días posteriores alprocedimiento y se presenta, aproximadamente, en 1 de cada 5.000 casos. Existen dos tipos, los coágulos de sangre y los de grasa; ambos pueden viajar desde los vasos de las piernas hacia el pulmón.

Los protocolos de manejo para evitar este tipo de complicación, según la SACP, incluyen el uso de medias antiembólicasdurante los cinco días posteriores a la cirugía y medicamentos anticoagulantes por una semana.

El domingo 9 de marzo, Leonor luchaba contra la muerte en la unidad de cuidados intensivos de la antiguamente llamada Clínica San Pedro Claver.

La mujer, proveniente de Bosa, presentó al menos seis paros cardiorrespiratorios antes de fallecer. El séptimo fue fulminante. A las 10:45 p. m., los médicos de turno confirmaron su deceso.

Hoy, cuando las cenizas de Leonor Caballero reposan en la sala de una humilde vivienda de la localidad séptima, sus tres hijos exigen a las autoridades investigar al médico quien, desde la última vez que la mujer visitó su consultorio, no volvió a responder sus llamadas.

Este portal se comunicó con la Clínica Santa Catalina donde confirmaron que la mujer fue operada por el doctor Raúl Moreno de la Fundación Santa Fe. Moreno es cirujano plástico de la Universidad del Rosario y pertenece a la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica.

Leonardo Amaya, por su parte, es un médico general que "remitió a la señora Leonor donde el cirujano, quien hizo contacto con la clínica para la cirugía", informa la Clínica. Semana.com contactó al cirujano Moreno quien reconoció haber atendido a Leonor Caballero, pero se abstuvo de dar declaraciones sobre el caso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.