Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2016/05/19 13:33

A punto de hundirse proyecto para regular las cirugías plásticas

El Congreso lleva seis años intentando legislar en la materia, pero ningún proyecto ha prosperado. El último intento está a punto de naufragar: le faltan tres debates y sólo queda un mes de legislatura.

Hoy en el país no hay una ley que regule los procedimientos quirúrgicos. Foto: Archivo SEMANA

Según cifras oficiales, se estima que en Colombia muere cada mes una persona como consecuencia de una cirugía plástica o un procedimiento estético. Pero la radiografía es aún peor. La Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica señala que las complicaciones derivadas por este tipo de procedimientos afectan a 34 de cada 100 personas.

El diagnóstico parece detectado hace mucho tiempo. Muchas de las cirugías plásticas o estéticas son adelantadas por médicos poco idóneos o por centros de salud de garaje. Por eso, desde hace seis años, el Congreso ha intentado poner en cintura esta práctica, han propuesto hasta cuatro proyectos de ley, pero nunca se han podido convertir en ley.

La consecuencia: hoy en el país no hay una ley que regule los procedimientos quirúrgicos y a diario se siguen conociendo casos de personas que han tenido graves afectaciones a su integridad física o, en el peor de los casos, han encontrado la muerte en una camilla de cirugías.

Recientemente se conoció el testimonio de la periodista Lorena Beltrán, que se sometió a una cirugía de reducción de senos. El procedimiento fue realizado por el médico Francisco Sales Puccini, cirujano plástico de la Universidad Vega de Almeida (Brasil), que, supuestamente, había homologado de forma irregular su título para practicar dichas intervenciones en Colombia. El caso está en investigación.

Las víctimas de estos procedimientos llevan años reclamando medidas del Estado que pongan en cintura a estos cirujanos plásticos. Cada vez que un hecho lamentable estremece a la opinión pública, se oyen voces en el Congreso que advierten que llegó la hora de agarrar el toro por los cuernos. Pero esas palabras, hasta el momento, se las ha llevado el viento.

El más reciente intento es un proyecto de ley de los senadores Mauricio Lizcano (La U) y Jorge Iván Ospina (Alianza Verde). Este último, médico y exalcalde de Cali, una de las ciudades con mayor número de víctimas por mamoplastias, le dijo a Semana.com que el proyecto que lidera está a punto de hundirse.

La razón, sólo ha superado un debate, el de la Comisión Séptima de Senado. Le faltan tres: plenaria de Senado, Comisión Séptima de Cámara y plenaria de esa corporación. Como el reglamento habla de que el tránsito entre un debate y otro es de ocho días, las cuentas están en contra del proyecto. Quedan tres semanas para que finalice el período de sesiones, que por Constitución va hasta el 16 de junio.

El proyecto que regula las cirugías plásticas lleva meses en puntos secundarios del orden del día del Senado, cuya plenaria nada que ha podido darle trámite.

La pregunta es ¿por qué este proyecto que reclaman muchas víctimas de malos procedimientos estéticos, y potenciales pacientes, no es prioridad para el Congreso?

Jorge Iván Ospina parece tener la respuesta. “Por el lobby que adelantan ciertos sujetos que no están interesados que se regulen las cirugías plásticas y estéticas para que puedan seguir siendo practicadas por profesionales no idóneos. De verdad que se trata de un lobby muy importante que realizan aquellos médicos que no tienen la calificación para hacer cirugías estéticas y plásticas los que no quieren permitir que el proyecto se saque adelante”.

El senador de Alianza Verde explica que el proyecto de ley está orientado a que sólo personal altamente calificado adelante procedimientos estéticos y plásticos invasivos, deberán ser cirujanos plásticos o cirujanos con competencias en cirugía plástica y estética.

El proyecto también contempla adelantar un registro nacional único de profesionales con estas características, sancionar ejemplarmente a hospitales y clínicas que posibiliten que médicos no calificados hagan las cirugías, y se obliga a una póliza para todos aquellos pacientes que se realicen este tipo de cirugía.

En el capítulo de sanciones, el proyecto establece que si una clínica posibilita que alguien no calificado adelante una cirugía, tendrá una sanción hasta de 5.000 salarios mínimos, además perderá la licencia para prestar el servicio y sus representantes legales serán llevados ante la justicia penal.

“Con la vida y la dignidad de las personas no se juega. En lo que llevamos del año, 12 personas han muerto por complicaciones en cirugías plásticas mal realizadas, pero alrededor de 140 personas tienen daños incapacitantes en su rostro o en su humanidad por la misma causa, por eso solicitamos al Congreso que asuma la discusión del proyecto de ley que regula las cirugías plásticas, que imposibilita que personas irresponsables sigan adelantando estos procedimientos y que los mismos no se desarrollen en espacios con garantías de calidad”, es el pedido de Ospina.

Colombia es el quinto país en el mundo donde más se realizan procedimientos quirúrgicos con fines estéticos, y el segundo en América latina, después de Brasil. El senador Ospina asegura que hay en el país más de 5.000 profesionales que realizan éstos procedimientos, algunos son médicos especializados en este tipo de cirugías, sin embargo, dice, “debemos sacar de circulación a aquellos irresponsables que hacen procedimientos invasivos y no tienen la formación para ello”.

Sin embargo, todo apunta a que este proyecto está a punto de hundirse, precisamente, por no ser debatido. “Insistiremos en el Senado, insistiremos en la Cámara. Si no se aprueba este proyecto, el mismo 20 de julio del 2016 lo presentaremos de nuevo. Las cirugías en Colombia deben ser seguras”, explicó Ospina.

La columna vertebral del proyecto

-Únicamente, los profesionales con título de especialista en cirugía plástica o estética o especialidades con competencias en estas áreas pueden realizar estos procedimientos.

- Crea el Registro Nacional de Especialistas, que obliga a registrarse ante el Ministerio de Salud a todos los médicos que cumplan los requisitos.

- Crea el Consejo Técnico de Cirugía Plástica y Estética, encargado de regular estas prácticas.

- Exige certificados de habilitación a clínicas y centros para poder llevar a cabo estos procedimientos. No se pueden ceder a terceros sin idoneidad.

- Todos los dispositivos y materiales usados deberán tener registros sanitarios del Invima.

- Se exige como ineludible el consentimiento informado de los pacientes para la práctica de todos los procedimientos.

- Exige pólizas de seguros para amparar y cubrir posibles complicaciones.

- Sanciona la práctica ilegal y define responsabilidades específicas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.