Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/8/2016 12:00:00 AM

Ciudadanos no uribistas

Aunque la historia reciente ha demostrado que las bases políticas del uribismo son consistentes y amplias, no todos los electores que prefirieron el No siguen a Uribe.

Según la última medición de Ipsos Napoleón Franco para SEMANA, RCN Radio y RCN Televisión, en septiembre, con el paso del tiempo, el rechazo a los acuerdos avanzó entre los jóvenes menores de 25, quienes en menos de un mes aumentaron su apoyo al No del 31 al 46 por ciento. En cuanto a la percepción de distintos sectores socioeconómicos, sorprendió la caída que en la etapa final de la campaña tuvo el Sí entre los colombianos de mayores recursos. Así, en los estratos 4, 5 y 6 se desplomó la intención de voto a favor del plebiscito de 72 por ciento a 53 pr ciento en septiembre, y, en el mismo lapso, en los estratos bajos el No pasó de 26 a 32 puntos. A la fuerza que fue tomando la campaña del No, se suma el hecho de que ocho de cada diez colombianos dicen que preferirían ver a los guerrilleros tras las rejas que haciendo política (88 por ciento), y que durante todo el proceso el presidente Santos no logró mejorar su imagen. Algunos analistas han insistido en que, como ocurre en la mayoría de los plebiscitos, estos terminan siendo sobre la gestión presidencial. “Los taxistas le cobraron a Santos no tomar medidas contra Uber, los cristianos votaron No por una decisión del Ministerio de Educación, los camioneros por su descontento de siempre, y así el No terminó sumando catarsis contra el gobierno”, señaló a SEMANA el académico Francisco Gutiérrez.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.