Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/10/17 00:57

“Pondremos la casa en orden”: Clara López

La candidata del Polo cerró campaña en la plaza pública con la esperanza de mantener a la izquierda en el poder.

Clara López cerró su campaña en la Plaza de Bolívar. Foto: Campaña

Las cartas están sobre la mesa para los candidatos a la Alcaldía de Bogotá, quienes cerrarán las campañas este fin de semana. La primera en hacerlo este viernes fue la aspirante por el Polo Democrático y la Unión Patriótica, Clara López Obregón, quien espera mantener las riendas de la capital bajo la política de un gobierno de izquierda.   

Antes de la votación del 25 de octubre, sobre todo en los debates televisivos que se avecinan, la candidata de Polo tendrá que pisar el acelerador a fondo para demostrar que otra administración de izquierda en la capital, sí es posible.

En una reciente entrevista con la Revista SEMANA dijo que a pesar de los errores como la corrupción o la falta de firmeza para contrarrestar la inseguridad, en los últimos años en la capital las condiciones de vida de los pobres han mejorado. “No es cierto que la izquierda haya sido un fracaso en Bogotá”, aseguró la candidata.

En el cierre de campaña de este viernes, López retomó el tema para descalificar a los opositores que señalan a los tres gobiernos anteriores de administrar sin gerencia. Frente a más de 10.000 simpatizantes que se reunieron en la histórica Plaza de Bolívar, la aspirante aseguró que Bogotá no puede entregarse a un gobierno enemigo de lo social.

“Por eso los candidatos neoliberales hablan de recuperar a Bogotá. Recuperarla para los grandes negocios, para la especulación inmobiliaria y financiera”, dijo ante sus simpatizantes.  

A pesar de las críticas al gobierno de Gustavo Petro, para la izquierda que representa la candidata es clave profundizar el modelo social que se ha implementado en la capital en la última década y detener la venta de las empresas públicas.

“Vienen por todo: vienen a privatizar las empresas de servicios públicos de la ciudad, los colegios y los hospitales. Vienen hasta por las aceras y las basuras”, señaló.

Los dirigentes de izquierda saben lo que pierden. Por eso, quedaron atrás las profundas diferencias entre Clara López y Gustavo Petro, quienes se enfrentaron cuando el mandatario decidió tomar como 'caballo de batalla' el carrusel de contratación que enlodó a Samuel Moreno y el Polo. 

Una foto reconfirmó la unidad que estuvo acompañada de una trascendental decisión: enviar a la calle a varios funcionarios del Distrito a hacer campaña, entre ellos, al hoy exsecretario de Integración Social Jorge Rojas quien fue el responsable de varios programas sociales en el gobierno Petro.

Esa decisión fue una muestra fehaciente de que la izquierda no está dispuesta a dejar el Palacio Liévano sin dar la pelea.

Otro tema que une a los militantes de esa tendencia ideológica es la paz. A lo largo de la historia han buscado el diálogo entre el Gobierno y la guerrilla. Ahora, cuando el acuerdo está en la puerta del horno, la izquieda no quiere desaprovechar la oportunidad de participar y ser protagonista.

El Gobierno y las FARC podrían firmar un acuerdo definitivo a finales de marzo y van a necesitar refrendar lo acordado. Aquí la capital tiene un papel decisivo. En el Polo lo saben y por eso López dijo que durante su alcaldía consolidará a Bogotá como “la capital de la paz”. En su discurso de clausura lo recalcó varias veces.

No en vano en las elecciones presidenciales y a pesar de las críticas, la hoy candidata y presidenta del Polo, se tomó la foto con Juan Manuel Santos para respaldar su aspiración y mantener los diálogos. Incluso, salió a hacer campaña en algunas zonas del país.   

En el cierre de la campaña, la candidata estuvo acompañada no solo de dirigentes de su partido también de las disidencias de otras colectividades, todos ligados en algún momento a la izquierda que no quiere ser huérfana del poder.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.