Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2015/08/08 16:00

El discurso de Clara López a los “liberales legítimos”

La candidata a la Alcaldía de Bogotá por el Polo Democrático selló así su alianza con los liberales que se apartaron de Rafael Pardo.

Clara López durante su discurso en el Salón Rojo del Hotel Tequendama. Foto: Archivo particular

La carrera por el segundo cargo popular más importante del país, la Alcaldía de Bogotá, sigue dando sorpresas. Después de que se reveló cómo quedó el tarjetón con el que los bogotanos elegirán al nuevo líder de la ciudad, las campañas y las coaliciones se revolucionaron.

Muestra de ello fue la particular alianza que se gestó en el mítico Salón Rojo del Hotel Tequendama. Varios líderes liberales como Juan Manuel López Caballero, Miguel Samper Strouss, Alfredo Beltrán, Eduardo Sarmiento, Daniel Mantilla y Nelson Pereira, entre otros, firmaron un acuerdo programático con la candidata del Polo, Clara López, y le dieron su apoyo para la contienda electoral que se definirá el 25 de octubre de este año.

El evento resulta curioso porque el candidato que apoyó el Partido Liberal es Rafael Pardo Rueda, junto al Partido de La U. Como disidencia, un nutrido grupo de liberales oyeron y aplaudieron a Clara López.

La candidata, en su saludo el pasado 5 de agosto, los llamó “los liberales auténticos, la izquierda liberal, la izquierda que no traga entero”.

López hizo un resumen de su programa de gobierno resaltando punto a punto la coherencia con los valores liberales. Al hablar de sus contrincantes dijo que “aquí hay pasos de animal grande que quieren echar para atrás las conquistas sociales”.

Como en todos los actos políticos, hubo promesas. Pero la que más fuerza tuvo fue la de eliminar la pobreza extrema en Bogotá “en los próximos cuatro años”.

Clara López habló de la importancia de la inversión social, la educación gratuita, le dio sablazos a las EPS y prometió una política de reindustrialización para fomentar el empleo.

Sobre el espinoso tema de seguridad, padecimiento diario de los bogotanos, la candidata dijo que “la política de seguridad ciudadana tiene que tratar con mano dura al delincuente pero con mano tendida, con mano inteligente a esa conflictividad social, para que esos jóvenes se reintegren a la vida con la posibilidad de cumplir sus sueños”.

También tuvo espacio para hablar del respeto por los animales, métodos de transporte amables con el medio ambiente y la defensa del agua, capítulo que le mereció aplausos.

Al cierre, López se extendió en palabras de apoyo y aliento para los diálogos de paz que adelantan el Gobierno y la guerrilla de las FARC en Cuba. “Y cuando llegue la paz a Colombia, aquí, en la capital de la República, que es donde sucede todo lo que se irradia a todo el país, tiene que existir un gobierno comprometido con la definición real de paz, que no es otro que un gobierno de convergencia democrática de izquierda comprometido con lo social”.

Pero fue más allá. Clara López dijo que la convergencia con los liberales no es pasajera y que servirá de plataforma para que “en el 2018 elijamos presidente de la República”.

El evento sin duda divide las bases liberales. Lo real es que serán determinantes para lo que resta de campaña y para la investidura del nuevo inquilino del Palacio Liévano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.