Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/4/2016 11:09:00 PM

La era de Clara López en el gobierno Santos

La expresidenta del Polo asumió el Ministerio de Trabajo con retos específicos: mejorar las condiciones laborales, garantizar la equidad, y generar condiciones sociales para el posconflicto.

No es la primera vez que Clara López llega a la Casa de Nariño como integrante de un gobierno. Aunque los colombianos identifiquen a la nueva ministra de Trabajo, más en la orilla de la oposición, hace 42 años -cuando recién se había graduado en Economía en la Universidad de Harvard- había sido asesora económica del presidente liberal Alfonso López Michelsen, su tío.  

Casi medio de siglo ha pasado entre ese momento en que Clara López, con solo 24 años de edad, trabajaba en el despacho presidencial, al de este miércoles, cuando con 66 años se convirtió en la primera mujer en asumir el Ministerio de Trabajo. El presidente Juan Manuel Santos, en ese Palacio que no es desconocido para esta dirigente, firmó el decreto con el que la posesionó.

Lo hizo además tras una dilatada carrera política que inició en las filas del Nuevo Liberalismo, a la sombra de Luis Carlos Galán. La continuó dentro de la Unión Patriótica, donde promovió su primera candidatura a la Alcaldía de Bogotá, en 1988. Puede considerarse una de las sobrevivientes de ese partido. Tuvo que exiliarse.

Clara López reapareció con renovados bríos en 2003, precisamente en el año en que fundó el Polo Democrático Alternativo. Fue compañera de fórmula de Gustavo Petro a las presidenciales de 2010 y candidata presidencial en 2014. Fue secretaria de Gobierno de Samuel Moreno en Bogotá, y cuando este dejó el Palacio Liévano por el escándalo del ‘carrusel’ de contratos, terminó el periodo en calidad de alcaldesa encargada. En ese cargo público, casualmente, fue posesionada por el presidente Juan Manuel Santos.

Aunque por sus venas corre sangre de alcurnia, como dirigente política prácticamente encarnó los intereses de la clase obrera. Estuvo presente en todas las marchas del Primero de mayo, en las que pronunció un discurso por reivindicación de las luchas populares. En sus propuestas de gobierno, para la Presidencia o la Alcaldía, siempre el capítulo destacado tenía relación con ello. Ahora tendrá que liderar políticas de trabajo, pero faltará ver si estarán más del lado del Gobierno, que de los ciudadanos a los que representó.

El presidente Santos, por ejemplo, le encargó como principales retos consolidar la paz generando empleo y mejorar los salarios para las mujeres.

Para el mandatario, que Clara López esté en su gobierno fortalece la democracia. “Hay diferencias con el Polo Democrático que son respetables, eso es sano para la democracia. Pero tener a Clara López de ministra en este gabinete muy especial, en un momento tan especial, es una contribución importante a nuestra democracia, a que podamos ponernos de acuerdo en ciertas cosas”, dijo.

La era Clara López en el ministerio de Trabajo recibe una cartera que según cifras oficiales ha posibilitado la creación de cerca de 3,2 millones empleos, la mayoría formales; la reducción de la tasa de desempleo 54 meses seguidos, el impulso a la Ley de Primer Empleo, la Ley ProJoven, la apertura del Servicio Público de Empleo, el aumento en la cobertura de los programas del SENA, el incremento salarial de los maestros, los Beneficios Económicos Periódicos y la afiliación obligatoria del servicio doméstico a las cajas de compensación.

“Hemos hecho bastante pero falta muchísimo por hacer. Y ahí hay unos grandes retos en donde el Ministerio de Trabajo va a cumplir un papel muy importante y Clara especialmente puede jugar un papel fundamental”, le dijo Santos.

En cuanto a equidad, el presidente dijo que hay un propósito específico con la nueva Ministra y es el de hacer cumplir la ley que dice que a igual remuneración igual trabajo.

Santos le agradeció a Clara López haber aceptado la designación, en un momento en que ese acto terminó por causar una verdadera polvareda en el Polo Democrático, donde se avizora una división entre quienes consideran que la colectividad debe mantenerse radicalmente en la oposición y los que consideran que la presencia de ese partido en el gobierno de la paz tiene lógica y sentido político.

“Va a ser una gran coequipera y una gran aliada, lo más importante es consolidar la paz para que nuestros hijos puedan vivir en un país normal”, afirmó Santos en el acto de posesión. Después de 42 años, Clara López vuelve a la Casa de Nariño.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.