Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/30/2010 12:00:00 AM

Coalición y PIN dejan sin asiento a oposición y minorías en el CNE

Pescando en río revuelto, el PIN consiguió cuatro votos para alcanzar representación en el máximo organismo electoral. La pregunta que surge es: ¿quiénes fueron los cuatro parlamentarios que le dieron el guiño a este cuestionado partido? La coalición tendría la respuesta.

Al Polo Democrático y al Partido Verde no les alcanzó el acuerdo que a última hora sellaron con el propósito de que la oposición o los partidos independientes tuvieran asiento en el Consejo Nacional Electoral, CNE.
 
Juntos, y con el respaldo de dos partidos indígenas (ASI y Ainco), intentaron dar el golpe político en la elección del lunes en la noche, pero su impulso sólo les alcanzó para obtener 25 votos, uno menos que el cuestionado Partido de Integración Nacional, PIN.
 
En la elección que llevó a cabo el Congreso en pleno, la coalición de gobierno arrasó en la escogencia de magistrados, y gracias a su poder de representación en el Legislativo consiguió hacerse con ocho de las nueve curules.
 
La restante, la novena curul, se fue a las manos del cuestionado PIN, que pese a contar con 22 parlamentarios, consiguió el respaldo de otros cuatro, apenas los suficientes para vencer al Polo y al Partido Verde y así ocupar un lugar en el ente electoral.
 
Como la votación fue secreta, la pregunta que hay en el Congreso es quiénes fueron los que le dieron la bendición al PIN. Para los Verdes y la oposición las cosas parecen más claras. Fue la propia coalición de gobierno la que cedió los cuatro votos. 
 
Miembros de la U, el partido que lidera la ‘Unidad Nacional’, reconocieron que la pesca milagrosa del PIN se produjo en los propios socios de la coalición, pero descartaron que haya sido al interior de su partido. “Sería grave que en la U hayan respaldado al PIN”, dijo el senador Mauricio Lizcano.
 
Conservadores, en tela de juicio
 
Las miradas se tienden hacia el Partido Conservador. El senador del PIN, Édgar Espíndola, admitió que en este y en otros procesos de negociación en el Congreso, los Conservadores han sido “aliados naturales”.
 
Sin embargo, los conservadores rechazan ese señalamiento. Dan como prueba que en la elección de los magistrados del CNE también intentaron pescar en río revuelto y por eso postularon a tres aspirantes y no dos como estaba previsto.

Pero por cuestión matemática, la plancha de candidatos presentada por la coalición sólo les permitió a los conservadores obtener dos magistrados.
 
“Quedó claro que los conservadores, en esta elección, no suscribieron ningún acuerdo con el PIN. Ellos apostaron a tener tres magistrados y no los dos que finalmente consiguieron. Si hubiese mediado un acuerdo, ¿por qué postularon un candidato de más?”, le dijo Espíndola a Semana.com.
 
Sin embargo, algunas voces en el Congreso advierten que la decisión de postular un tercer candidato pudo ser una estrategia política, con el propósito de desvirtuar los rumores que señalaban que ya tenían un acuerdo suscrito con el PIN y desmarcarse de ese partido.
 
Lo cierto es que las cuentas no eran claras. Antes de la elección, los partidos de la coalición excluyeron de su plancha al PIN, y dejaron que la novena curul se la disputaran con las minorías.
 
El PIN, por sí solo, no tenía el poder suficiente para escoger un magistrado pues el mecanismo de cifra repartidora había determinado que se necesitaba un mínimo de 25 votos para obtener un asiento en el CNE.
 
El Polo y el Partido Verde consiguieron, con el favor de los movimientos indígenas, esa cifra. Pero la sorpresa es que en el escrutinio el PIN obtuvo 26 votos.
 
PIN y la coalición
 
Por eso, el senador Jorge Enrique Robledo, del Polo, dijo que es “evidente” que el PIN “tiene el respaldo de otros sectores” del ‘santismo’, de lo contrario no hubiera podido conseguir esa votación. “Eso aclara una cosa que todos sabemos, que el PIN es parte de la manguala de la ‘Unidad Nacional’, que lo tengan a las escondidas, debajo de la cama, ese es otro asunto”.
 
Alfonso Prada, congresista del Partido Verde, dijo que el PIN se presentó como movimiento independiente, pero si así lo fuera, no tendría cómo derrotar la plancha de aspirantes presentada por los verdes y el Polo. “El PIN no es independiente, hace parte de esa alianza de la Unidad Nacional y vota los proyectos de la mano con el gobierno”.
 
El senador Édgar Espíndola, al ser consultado por Semana.com, fue franco al afirmar que “siempre hemos creído que hay que apoyar la propuesta del presidente Santos. El Presidente dijo que iba a gobernar con todos y quienes estamos aquí creemos que estamos en un partido legítimamente constituido”.
 
Sin embargo, Espíndola dijo que el magistrado que obtuvieron en el CNE no fue producto de ningún acuerdo con la coalición. “Vieron que nuestro candidato era muy bueno, tenía las calidades y por eso lo apoyaron. Gracias a ese apoyo y a la consolidación de nuestra bancada tenemos un miembro en el CNE”.
 
Así fue la votación
 
Los partidos de la coalición presentaron una plancha de candidatos en la que obtuvieron 205 de los 256 votos en total.
 
Dicha votación le permitió al partido de la U tener tres magistrados (Óscar Giraldo Ramírez, Luis Bernardo Franco y Pablo Guillermo Gil de la Hoz).

Al partido Conservador, dos (Juan Pablo Cepero y Nora Tapia Montoya).

Al partido Liberal, dos (Joaquín José Vives y Gilberto Rondón).

Y a Cambio Radical, uno (Carlos Ardila Ballesteros).
 
El noveno magistrado, perteneciente al PIN, obtuvo 26 votos, correspondientes a los 22 congresistas de ese cuestionado movimiento, y a cuatro de otras colectividades. Gracias a esos votos, el magistrado José Joaquín Plata resultó elegido.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.