Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2012 12:00:00 AM

Colombia deja de someter su soberanía a los tribunales internacionales: Canciller

La ministra María Ángela Holguín vuelve a cuestionar el fallo de la CIJ al explicar la denuncia del Pacto de Bogotá ante la OEA

Una semana después del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en el que cedió a Nicaragua un área marítima que históricamente le ha pertenecido a Colombia, la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, explicó las razones por las cuales el Gobierno denunció el Pacto de Bogotá, el mismo que le dio competencia al Tribunal Internacional de La Haya para las soluciones pacíficas de conflictos entre las naciones del hemisferio.
 
La denuncia le fue comunicada por el gobierno colombiano al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, en su condición de depositario del Tratado Americano de Soluciones Pacíficas (o Pacto de Bogotá).
 
La ministra Holguín explicó que con la denuncia del Pacto, Colombia no está irrespetando el derecho internacional. La única implicación es que, a partir de la fecha, no someterá "los asuntos propios de su soberanía" a la decisión de los tribunales internacionales.
 
"Estados respetuosos del derecho internacional, pero en desacuerdo con someter asuntos que comprometen su soberanía y sus derechos marítimos a la decisión de tribunales internacionales, no han otorgado competencia a la Corte para decidir sobre sus derechos marítimos ni sobre la definición de sus fronteras. Esos Estados, como Colombia, consideran que los tratados y no los fallos judiciales son el medio idóneo para lograr delimitaciones equitativas entre las naciones", explicó la canciller Holguín.
 
El Gobierno también explicó que esta denuncia no compromete las "obligaciones internacionales que Colombia tiene en materia de solución pacífica de controversias de conformidad con otros acuerdos internacionales", que, según el pronunciamiento de la ministra Holguín, "de ninguna manera se verán afectados por la denuncia que se ha comunicado".
 
La ministra de Relaciones Exteriores también insinuó que la decisión de desconocer la competencia de la CIJ no es exótica, pues recordó que no es la primera vez que una Nación demanda el Pacto de Bogotá. "Al cumplirse más de seis décadas" de la firma del mencionado Pacto, "menos de la mitad de los países del hemisferio son Partes en este Tratado".
 
Al comunicar la primera decisión del gobierno colombiano tras el fallo del pasado 19 de noviembre, la ministra Holguín volvió a cuestionar lo que consideró "vacíos jurídicos" de la sentencia del tribunal de La Haya.
 
"Colombia considera que el fallo contiene vacíos e inconsistencias en la delimitación realizada y que, no obstante mencionar el principio de la equidad, llevó a cabo una delimitación inequitativa. La mencionada sentencia se debió ceñir al derecho internacional y respetar la intangibilidad de los tratados en cuanto acuerdo de voluntades válidos y vinculantes".
 
Además, dijo Holguín, "Colombia considera, además, que la Corte hizo caso omiso de los derechos de los colombianos que habitan en el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina; desconoció la importancia vital del acceso a los recursos naturales; dio la espalda a los imperativos del manejo ambiental equilibrado en esta sensible área del Caribe occidental.
Estas líneas trazadas por la Corte, que para ella son sólo un grupo de coordenadas, representan para los colombianos, y muy especialmente para habitantes del archipiélago, la grave afectación de la historia, la geografía, la vida misma y el sustento".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.