Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/07/02 00:00

La paz se construye desde el territorio

Alcaldes y gobernadores tendrán que asumir una gran responsabilidad una vez se firme la paz. Un grupo de organizaciones viene preparándolos para este reto de la mano de Colombia Líder.

La paz se construye desde el territorio Foto: A.P.

Muy pronto comenzará para Colombia un proceso complejo que tardará muchos años: construir la paz en cada departamento, cada municipio y cada vereda del país. Como lo explica Alan Jara, ganador del Premio Colombia Líder al mejor gobernador en materia de reconciliación y nuevo director de la Unidad para las Víctimas, “en las regiones, y en especial en las más apartadas del país, se sufrieron más directamente los rigores del conflicto, y también allí tendrán que cimentarse las bases del posconflicto”.

En este escenario que se avecina, los alcaldes y gobernadores que asumieron hace algunos meses tendrán grandes responsabilidades. Entre otras cosas, deberán atender y reparar a las víctimas en su territorio, reintegrar a la sociedad a antiguos combatientes de grupos armados ilegales, generar proyectos productivos y oportunidades de trabajo para unos y otros, proteger a la primera infancia e incluir sectores marginados de la población como los adultos mayores y las personas con discapacidad.

Los mandatarios de los 1.101 municipios y 32 departamentos del país, cada uno con realidades distintas, tendrán que tener la creatividad, la determinación y la capacidad para gestionar recursos y generar alianzas. Solo así podrán adelantar esta tarea con más de 8 millones de víctimas registradas en el país, más de 12.000 futuros desmovilizados, recursos escasos y una institucionalidad por consolidar. Para ello, necesitan prepararse y conocer las herramientas con las que cuentan.

Colombia Líder, con apoyo de la Fundación Saldarriaga Concha, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Fundación Éxito, ha realizado más de 54 talleres en todas las regiones del país para formar a los funcionarios locales en estos temas.

Los talleres se llevaron a cabo en tres fases. Primero, con candidatos a alcaldías y gobernaciones, antes de las elecciones del 25 de octubre del año pasado; luego, con mandatarios electos; y finalmente, con los funcionarios ya posesionados.

En ellos han participado unas 3.700 personas, incluidos 1.200 candidatos a gobernaciones, alcaldías, asambleas departamentales, concejos municipales y juntas de acción comunal; 11 gobernadores y 440 alcaldes electos.

Los conferencistas de estos talleres son precisamente los alcaldes y gobernadores salientes que se destacaron por su labor y recibieron el premio a los mejores gobernantes que entrega Colombia Líder. Entre ellos están el propio exgobernador del Meta, Alan Jara; el exgobernador del Cauca Temístocles Ortega; los exalcaldes de Cartagena del Chairá (Caquetá) Luis Francisco Ruiz; de Amalfi (Antioquia), Óscar Mario García; de Tota (Boyacá), Yury Neil Díaz; de Belén (Boyacá), Wilmer Leal; de Plato (Magdalena), Jaime Alonso Peña; de San Bernardo del Viento (Córdoba), Luis Francisco López, y de Anapoima (Cundinamarca), Alexander Bermúdez.

Ellos, con su propia experiencia, muestran a sus colegas que sí es posible gobernar con éxito en lo local con la mirada puesta en el posconflicto. “Los alcaldes deben entender este momento histórico y descender a la comunidad y sus organizaciones, empoderarlas y alentar su liderazgo. Así se logra la confianza necesaria para creer y trabajar por la paz y el posconflicto”, explica el exgobernador del Cauca Temístocles Ortega.

“Es posible gobernar cuando se tiene la autonomía y esta se logra cuando se tiene claro lo que se quiere a partir del conocimiento de la realidad del territorio y de sus habitantes. Un territorio inclusivo es aquel donde la administración pública genera procesos de inversión desde el concepto del desarrollo multidimensional e integral para niños, niñas, adolescentes, madres gestantes, mujerer, jóvenes, adultos, personas mayores, personas con discapacidad, afrodescendientes e indígenas, es decir, para toda la población con un enfoque diferencial y de derechos”, afirma, por su parte, Alexander Bermúdez exalcalde de Anapoima.

Los talleres dejan lecciones fundamentales a alcaldes y gobernadores sobre los retos que enfrentan. Entre ellas, que administrar recursos escasos para atender a grandes poblaciones vulnerables no es fácil, pero es posible. Que articular a nivel nacional, departamental y municipal el trabajo frente al posconflicto, puede generar resultados significativos. Que aplicar principios gerenciales y hacer una buena priorización, genera una mejor gestión. Que no se deben crear falsas expectativas, pero tampoco destruir las esperanzas de la población. Y que tener responsables por las acciones planteadas hace que los planes funcionen.

Además, como sostiene Karem Labrador Araújo, directora ejecutiva de Colombia Líder, “el ser humano debe ser el centro de la acción. El objetivo final del trabajo de alcaldes y gobernadores será lograr unas sociedades más inclusivas, participativas e innovadoras en sus territorios; unas sociedades que vean en la paz territorial un momento de oportunidad, que debe ser aprovechada y con la cual debemos ser corresponsables”.

Estos talleres y diálogos son un espacio para que en el territorio se hable de víctimas, paz y reconciliación y que estos temas se incluyan en las agendas locales y en los nuevos planes de desarrollo.

El trabajo continúa con la asistencia técnica a alcaldes y equipos de gobierno, con herramientas para aterrizar sus planes y programas e iniciar desde ya la construcción de paz desde las regiones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.