Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/12/2001 12:00:00 AM

Colombia es un país de extremos

El prestigioso académico Alberto Alesina, de visita en Bogotá para el foro de Anif y Fedesarrollo, habló con SEMANA sobre sus recetas reformistas para el país.

La semana pasada no fueron pocos los que estuvieron tratando de arreglar el país. La atención se concentró en el ex presidente César Gaviria, quien dejó perplejos a los colombianos cuando se declaró sorprendido por el deterioro de la Colombia posrevolcón. También estuvieron en el ojo del huracán Horacio Serpa y Alvaro Uribe Vélez, quienes midieron fuerzas en el seminario de Anif y Fedesarrollo.

Menos atención recibieron otros protagonistas, también presentes en dicho seminario. Uno de ellos fue Alberto Alesina, quien dirigió una comisión interdisciplinaria nacional e internacional, que se encargó de estudiar los problemas del país y presentar sus conclusiones sobre todos esos temas. Entre éstos se destacan la violencia, el déficit fiscal, la crisis de los partidos y el papel de las cortes. El prestigioso académico italiano, profesor de economía y ciencia política de Harvard, habló con SEMANA.

SEMANA: Ustedes hacen varias recomendaciones para Colombia. En el momento de ponerlas en marcha, ¿cuáles son las áreas prioritarias?

Alberto Alesina: Es difícil decir cuál es la más importante. Por ejemplo, la descentralización tiene que ver con el déficit fiscal, teniendo en cuenta que el déficit fiscal es urgente se deduce que el área de la descentralización es prioritaria, al igual que lo es la prevención del crimen y la violencia.

SEMANA: A diferencia de otros países en los que ha hecho investigaciones, ¿qué es lo más sorprendente que ha encontrado en Colombia?

A.A.: Dejando de lado el grave problema de la guerrilla y la guerra, no creo que haya algo particularmente excepcional en Colombia. Me inquieta de alguna manera la fragmentación de los partidos políticos. Es extraño del sistema de partidos todas las listas que se conforman pero que aparecen de alguna forma como independientes y que no respetan la estructura interna de cada partido. Lo otro inusual es la cantidad de leyes que existen, con las que se podrían resolver los problemas de pobreza, corrupción y violencia. Veo una falta de realismo en el discurso político colombiano de lo que se puede y no lograr con la legislación.

SEMANA: La misión ha sido criticada por varios analistas, que sostienen que el sistema institucional colombiano es muy complicado y que no es tan fácil formular recomendaciones como las que ustedes hicieron. ¿Qué opina?

A.A.: Cada vez que nosotros vamos a un país recibimos este tipo de críticas. Siempre nos dicen que ese país es excepcional y más profundo, que la misión desconoce los detalles y la historia del país. No digo que nuestras propuestas sean la panacea pero me parece simplista pensar que no entendemos la complejidad del tema en Colombia. Si no se cree que aumentando el castigo se reduce el crimen, entonces que me digan cómo se resuelve este problema, cuando la evidencia muestra que si se hace cumplir la ley y el castigo se hace efectivo el crimen se reduce. Si no se empieza a decir concretamente lo que hay que hacer uno puede seguir hablando y no saca nada.

SEMANA: ¿Cuál cree que es o debería ser el impacto de esta misión?

A.A.: El mejor impacto que puede tener es generar debate entre los politólogos, economistas y políticos porque de estas ideas muchas pueden ser implementadas. Durante el congreso de Anif el ex presidente César Gaviria reconoció la importancia y viabilidad de muchas de estas recomendaciones. Durante los próximos meses habrá debates programados con diferentes sectores como el Congreso, los gremios y la Iglesia. El Congreso de Estados Unidos ya pidió los documentos porque con el tema del Plan Colombia tienen toda la atención sobre el país. En marzo se hará una reunión en Washington para hablar del tema.

SEMANA: ¿Consideraron el Plan Colombia cuando hicieron las propuestas?

A.A.: La misión no tocó el tema del Plan Colombia pero hay una visión internacional general que reconoce que la manera de resolver el problema en Colombia no puede ser sólo de corte militar, la solución al conflicto tiene que ver también con el fortalecimiento de las instituciones y con un gran plan de inversión social.

SEMANA: Dentro del documento que sacaron en ninguna parte tocan el tema del proceso de paz colombiano. ¿Por qué, si es el tema más importante en la actualidad del país?

A.A.: Nosotros no tocamos ese tema porque el proceso de paz no es una reforma institucional, es otra cosa. Consideramos que no tenemos la experiencia para opinar del tema y recomendarle al Estado cómo tratar este asunto.

SEMANA: Mucha gente asegura que el fondo de los problemas en Colombia es el narcotráfico porque destruyó las instituciones y la manera de combatir el crimen. ¿Qué opina?

A.A.: Hay diferentes categorías del crimen en Colombia, una está relacionada con la pobreza y la otra tiene que ver con la ilegalidad y la impunidad. La evidencia de este documento muestra que el problema del homicidio en el país está directamente relacionado con el narcotráfico. No tenemos una solución clara a este problema tan grave y por ese motivo no lo tratamos directamente, aunque sí recomendamos maneras para proteger jueces y fiscales y que las cortes puedan dedicarse a investigar los crímenes más graves y no sólo tutelas y divorcios.

SEMANA: Los ciudadanos están escépticos con la reforma institucional en el país porque en 1991 se reformaron todas las instituciones sin obtener resultados.

A.A.: Yo no estoy de acuerdo con eso. Antes que nada no se puede pensar que cambiando las instituciones se acaban los problemas. Yo creo que en Colombia se hicieron reformas institucionales muy importantes en el 91. Por ejemplo, al Banco de la República se le hicieron reformas muy exitosas y con la descentralización se avanzó en muchos temas aunque hay fallas que aún se pueden corregir. En este caso la misión ha recomendado cosas como reducirle el poder a la Corte Constitucional en las áreas económicas para evitar problemas como los que se han presentado.

SEMANA: Ustedes propusieron una nueva reforma política, ¿cómo hacerla viable?

A.A.: La dificultad en la aprobación de reformas políticas no es un problema sólo de Colombia, sucede en la mayoría de países. Nuestra propuesta de reforma es sana y con seguridad los congresistas la aprobarían más fácil. Pretende depurar los partidos políticos y fortalecerlos sumando los residuos de cada uno de ellos sin imponer la lista única.

SEMANA: ¿Cuál era su impresión de Colombia antes y cuál ahora?

A.A.: Desde afuera lo único que se lee sobre Colombia es relacionado con drogas, crimen y violencia. Cuando le dije a mi familia y a mis amigos que venía a Colombia me abrieron los ojos porque la impresión que uno tiene afuera es de un lugar muy peligroso donde a uno lo pueden matar o secuestrar. Cuando llegué acá cambié de opinión, encontré gente muy buena y preparada. Ahora cuando mis amigos me preguntan digo que Colombia es un país de extremos: o lo matan a uno o la gente es realmente amable.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.