Viernes, 24 de febrero de 2017

| 2016/10/18 07:24

Familia de colombianos en Australia habría muerto por inhalación de gas

Según la Policía australiana, se trataría de un caso de "suicidio-homicidio". Sin embargo, aclaró que los resultados de toxicología determinarán las causas de las muertes.

Familia de colombianos en Australia habría muerto por inhalación de gas Foto: Facebook

La tragedia de una familia colombiana conmocionó a los habitantes de un barrio ubicado en el norte de Sydney, Australia, el pasado lunes, cuando los cuatro miembros de un hogar que sus vecinos reconocían como apacible y feliz fueron encontrados sin vida en su casa.

Se trató de Fernando Manrique, de 44 años; María Claudia Lutz, de 43 años, y sus dos hijos, Elisa (11 años) y Martin (10 años). Nadie se explicaba cómo se habría podido producir su muerte, pero este martes las autoridades revelaron la hipótesis de la posible causa.

La Policía australiana señaló que una intoxicación por gas sería la posible causa del hecho. "Si bien determinar la causa de las muertes es competencia del médico forense, la Policía está analizando la posibilidad de que los miembros de la familia murieran por la inhalación de emisiones de gas", dijo en un comunicado la Policía del estado de Nueva Gales del Sur.

Agregaron que se trataría de un caso de "suicidio-homicidio" y aclararon que se deben esperar los resultados de toxicología y los exámenes post-mortem para determinar las causas de las muertes de las cuatro personas.

En la vivienda, donde también estaba muerto el perro de la familia, no se hallaron signos de violencia ni lesiones visibles.

La teoría del suicidio-homicidio

"Los vecinos conocían a Fernando Manrique como el padre amoroso que charlaba mientras sus dos hijos jugaban con los niños en el parque (...) Pero detrás de la cara amable, el traje y la corbata, había un hombre que convirtió la casa de la familia que construyó hace 11 años en una cámara de gas".

Así escribió el Daily Telegraph este martes, después de que la Policía de Australia reveló que el trágico hecho se trataría de un suicidio-homicidio que habría sido causado por inhalación de gas.

De esta manera, ese medio indicó que las autoridades desmantelaron una "red siniestra" de tubos que Fernando Manrique habría instalado y ocultado en la casa durante el fin de semana con el fin de utilizarlos, posteriormente, para bombear gas en las habitaciones.

Y no sólo eso. El diario agregó que, según la Policía, se trataría de una operación "extensa, elaborada y bien planificada", en la que Manrique habría actuado solo. Sin embargo, no descartan que él y su esposa hayan hecho un "pacto" para cometer el hecho.

Por eso, los computadores que fueron incautados en la casa de la familia serán estudiados por las autoridades para determinar si la pareja, que al parecer estaba atravesando por una crisis matrimonial, había estado investigando información sobre gases en los últimos días.

Los medios australianos registraron con dolor la tragedia. En especial porque se trataba de una familia que había luchado por sostener con amor y en medio de las dificultades a dos pequeños que padecían autismo. La enfermedad era tan severa, que les impedía hablar y oír.

El diario Daily Telegraph recogió múltiples testimonios de los allegados a la familia. “María solía contarme lo difícil que era para ella y para su esposo tener dos niños con esta enfermedad. Ella decía que era un peso muy grande en su corazón y que había días que no sabía cómo lidiar con esto. Pero eran una pareja enormemente amorosa y amigable” relató otra vecina, Sonja Perry.

"La mamá siempre fue muy positiva y una persona feliz. Siempre saludaba a los niños de la escuela, a todos por su nombre, de la manera más maravillosa”, aseguró Warren Hopley, el rector de la escuela de Saint‘s Lucy, una institución educativa especializada en niños con limitaciones de salud, a 7 News Sidney. “Estoy absolutamente devastado por lo que pasó. Era una familia excepcional que llevaba en el colegio seis años”, agregó.

"No creo que ella pudiera dormir muchas horas en las noches por las dificultades de los niños. Vivía siempre muy ocupada pues ellos tenían necesidades muy demandantes, pero aun así era una mujer entregada que siempre estaba dispuesta a ayudar no sólo a su familia, sino a toda la comunidad", relató en medio de la tristeza. Precisó que ambos niños tenían personalidades amorosas y extraordinarias. El colegio va a realizar una ceremonia litúrgica en honor a la familia el martes.

Aunque no se sabe si la enfermdad de los niños tuvo algo que ver con la tragedia, los medios de ese país comparten hoy reflexiones profundas sobre lo que significa criar niños con autismo.

Los dos colombianos habían llegado a vivir a ese país en el año 2005 y durante los más de 10 años que estuvieron allí fueron miembros respetados y queridos de la comunidad. María Claudia Lutz había estudiado en el Colegio Femenino de Bogotá y era abogada de la Universidad del Rosario. Fernando Manrique trabajaba desde el 2012 como jefe de tecnología en el Drake Bussiness Logistics. Sus vecinos cuentan que era una hombre excepcional que había construido su casa "ladrillo a ladrillo" y que tenía un gran amor por los niños, a quienes les había adecuado una parte del jardín para sus juegos.

Con información de EFE.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.