Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/11/2011 12:00:00 AM

Combustibles: un debate de nunca acabar

Argumentos van y razones vienen, pero mientras haya déficit fiscal y altos precios del crudo en los mercados internacionales difícilmente bajará el valor del galón de gasolina para los colombianos. El debate continúa.

Mientras los colombianos sienten que cada día deben pagar más por un galón de gasolina y se sienten ajenos a las políticas y las explicaciones que da el Gobierno Nacional -que habla de precio internacional de los combustibles, guerra en Libia o especulación en los mercados externos-, en el Legislativo se caldean los ánimos y se ha llegado a pedir la renuncia del ministro de Minas y Energía, Carlos Rodado Noriega.
 
Tras el enfrentamiento de este martes, en un debate a instancias de la Comisión de Seguimiento de Precios de los Combustibles del Senado, las cosas parecen tomar un rumbo ligeramente diferente de lo que pasa siempre que se presentan estas deliberaciones, cuando lo normal es que queden en tablas. Esta vez hubo propuestas por parte del Gobierno.
 
Ante las voces discordantes de varios parlamentarios acerca de la política de precios estatal, teniendo en cuenta que Colombia es productor y no importador de hidrocarburos, el ministro de Minas se defendió y señaló que el 40 por ciento del petróleo liviano para refinar se debe comprar a precios internacionales, la mitad a la estatal Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y la otra parte a las petroleras asociadas internacionales. El resto está a cargo de Ecopetrol.
 
A ello, el ministro agregó que el “costo de poder entregarle a un colombiano un galón de gasolina es de 4.310 pesos, de los cuales se le reconocen a Ecopetrol 3.806 pesos”. A este valor se le suman impuestos y la utilidad del distribuidor, hasta llegar al valor de hoy, que en promedio es de 8.600 pesos en las estaciones de gasolina.
 
De acuerdo con Rodado Noriega, en el 2010 la petrolera nacional perdió 504 pesos por galón y, sin embargo, “Ecopetrol nunca le ha fallado a Colombia en el abastecimiento de combustibles”. En cuanto al precio interno, manifestó que si bien en lo corrido del año subió 5,8 por ciento, la gasolina en los mercados internacionales vale 33 por ciento más.
 
Pero esta vez, ante la polémica, el gobierno fue propositivo. El titular de la cartera de Minas y Energía planteó tres opciones para revisar la fórmula que permite establecer el precio de los combustibles al consumidor final, de modo que los incrementos no se sientan tan fuertemente en el bolsillo de los usuarios.
 
Primera propuesta
 
Según una nota de prensa publicada en el portal de internet del Ministerio, la primera propuesta del ministro Rodado consiste en que los ingresos extraordinarios que lleguen al Gobierno o a Ecopetrol -por la vía de impuestos o dividendos- se canalicen al Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, creado en la administración Uribe, lo que permitiría morigerar la alzas. Es una opción que debe ser validada con el Ministerio de Hacienda.
 
El problema de esa fórmula es uno de los argumentos señalados anteriormente por el propio gobierno, en el sentido de que se estarían usando los impuestos recaudados entre todos los colombianos para subsidiar a quienes usan gasolina y diesel.
 
Por su parte, una empresa con inversión privada como lo es Ecopetrol, tendría que cuestionarse qué tan dispuesta estaría a hacer este tipo de concesiones cuando el grueso de sus utilidades lo reinvierte en sus proyectos de exploración.
 
Segunda propuesta
 
La segunda propuesta consiste en copiar el modelo chileno, en el que si suben los precios de los combustibles se cae el valor del impuesto que se recauda, mientras si bajan más allá de cierto nivel suben de nuevo los gravámenes.
 
Alrededor de la tercera parte del precio de cada galón de gasolina que se vende en el país corresponde a impuestos que se van tanto al gobierno central como a los regionales. Precisamente, estos últimos han hecho un fuerte cabildeo para evitar que se disminuyan esos recursos, con los que se resuelve la reparación de las mallas viales o -como sucede en Bogotá- son recursos comprometidos para financiar los sistemas de transporte masivo, como Transmilenio.
 
Además viene la mala fama del Fondo de Estabilización, en el sentido de que en los momentos en que bajó el precio internacional del crudo, el valor de la gasolina no lo hizo como todos esperaban. En ese momento, el Gobierno argumentó que esos recursos de más servirían para seguir financiando el Fondo y que serían un colchón para aumentos futuros.
 
Tercera propuesta
 
La opción tres es que la renta petrolera que obtiene la Agencia Nacional de Hidrocarburos, por cuenta de los precios altos del crudo en el mercado internacional, pueda ir en parte al Fondo de Estabilización.
 
Nuevamente, la pregunta es qué tanta disposición tiene el Estado de renunciar a esos recursos en época de déficit fiscal y si la ANH, o en su caso Ecopetrol, perderán entonces el ‘costo de oportunidad’ derivado de la coyuntura externa.
 
Otras propuestas
 
Pero las anteriores no son las únicas opciones sobre la mesa. El senador liberal Luis Fernando Velasco planteó establecer un piso, con los costos reales de producir gasolina en Colombia ($2.300 por galón, mientras hoy se expende a unos $8.600), y un techo, esos mismos valores pero en el entorno internacional. Dijo que el promedio entre ambos valores sería el precio que deberían pagar los colombianos por galón de gasolina y de ACPM.
 
En la discusión terció la Contraloría General de Nación, que respondió un cuestionario para el debate y en el que se apoyaron los senadores Velasco y Alexandra Moreno Piraquive (Mira) para señalar que en el país se cobra una sobretasa a los mismos impuestos que conforman la fórmula para calcular el precio de los combustibles.
 
“Eso se llama anatocismo tributario, que no es otra cosa que cobrar impuestos sobre los impuestos”, dijo Velasco. Para Moreno, “la sobretasa está mal calculada: hoy vale $1.100 por galón y debería costar tan sólo $600, si se calcula sin tomar en cuenta los costos que se le cargan vía IVA, impuesto global y de continuidad”, advirtió.
 
El debate continuará el próximo 18 de mayo y, al final de la discusión, muchos colombianos estarán pendientes de si, por fin, se reduce el precio de la gasolina en las estaciones de servicio. Y no solo son los vehículos particulares, sino los de carga, las motos y el transporte público, todos con impacto en la vida diaria.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.