Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/12/2013 12:00:00 AM

Comienza cobro de nueva valorización sin terminar obras

Un nuevo reto en la gestión de la Alcaldía de Gustavo Petro se asoma con la ejecución de los trabajos anunciados y que están retrasados. ¿Qué va a pasar?

Por estos días a 1.721.000 predios en Bogotá empezarán a llegar los recibos para el pago del segundo grupo de obras que se realizarán por valorización. Se espera recaudar 850.000 millones de pesos para construir 35 obras entre vías, intersecciones, andenes, puentes peatonales y parques. En circunstancias normales este cobro sería simplemente un registro de prensa. Sin embargo, que del primer grupo de obras exista un 20 % del presupuesto sin ejecutar, que varios de esos primeros trabajos hayan quedado enredados en los escándalos del carrusel de la contratación y que la actual directora del IDU María Fernanda Rojas asegure que lo recaudado es insuficiente para lo anunciado, hacen que se despierten inquietudes sobre cómo va a ser la evolución de este nuevo frente de trabajo del Distrito.

El cobro de valorización por beneficio local, es un ambicioso programa aprobado por el Concejo de Bogotá desde el 2005 y que fue estructurado bajo las administraciones de Antanas Mockus y Luis Eduardo Garzón. El principio de estos cobros es que lo paguen aquellos predios que se benefician directamente de los trabajos. Su valor se determina según el estrato, distancia de las obras, uso y área del predio. De ahí que lo primero a precisar es que este cobro no es un invento de la actual administración. De hecho es parte de una de las estrategias de modernización urbana más interesantes que ha tenido el país.

Desafortunadamente, el primer paquete de obras quedó atrapado en las dificultades que sufrió la ciudad bajo la administración de Samuel Moreno. Como se recordará, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) en ese momento fue objeto de prácticas que beneficiaron de manera irregular a contratistas, a la par que tenía serías deficiencias en su capacidad gerencial. De ahí que obras emblemáticas de esa etapa como la solución de la intersección de la calle 94 con la avenida NQS no sólo no se realizaron, sino que quedaron en escándalos de corrupción. En total fueron cuatro las obras que quedaron pendientes por distintos motivos. De los 633.000 millones de pesos recaudados en esa oportunidad, 131.000 millones no se ejecutaron.

Con la llegada de la administración Petro, se puso como prioridad sacar adelante lo pendiente y estos proyectos que ya tiene la reserva financiera para su ejecución avanzan en los ajustes que se requerían para poderlos llevar a cabo.

El proyecto de la valorización previó que con los recaudos de cada fase, se avanzaba en los diseños y compra de predios de la siguiente etapa, el IDU tiene como comenzar de manera ágil los procesos de licitación y contratación. Esta entidad se ha renovado totalmente de las directivas que la sumieron en el mal momento que vivió bajo la administración de Moreno Rojas, pero sin duda que el proceso se surta con transparencia y agilidad, es un nuevo reto gerencial que le nace a la administración Petro.

No deja de ser inquietante que la actual directora del IDU, diga que en el actual cobro existe un déficit de 250.000 millones de pesos. No es claro cómo se va a superar este vacío económico, más cuando el Concejo ya rechazó el año pasado una propuesta que hizo la administración para incluir este ajuste en el actual cobro. Hasta el momento la Alcaldía ha mostrado serias dificultades para resolver cosas en la marcha, y el caso de esta diferencia económica es algo que parece quedar en este estado de incertidumbre.

La Directora del IDU asegura que de forma estratégica priorizará un grupo de 10 obras entre puentes peatonales y andenes que espera realizar en el primer trimestre, y de esta forma ganar la confianza de los bogotanos, mientras se resuelven algunos temas de predios de las obras más complejas. El desafío de sacar a la capital del rezago que tiene en infraestructura, no es una tarea fácil. Sólo las señales de administración eficaz de estos recursos, serán las que compren la paciencia que se requerirá de los bogotanos para el impacto que vendrá sobre la ciudad, en especial en su movilidad, durante la ejecución de estos nuevos proyectos.                                                      
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.