Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/12/2017 1:37:00 PM

Gustavo Malo, el tercer magistrado investigado en la Comisión de Acusaciones

El magistrado que adelanta la investigación contra el senador Musa Besaile pasará a ser investigado por el Congreso, en el expediente que se abrió contra los presuntos hechos de corrupción en la Corte Suprema de Justicia.

El escándalo de corrupción a magistrados de la Corte Suprema de Justicia se convirtió en una bola de nieve que terminó por golpear al interior de este alto tribunal. Los reflectores están puestos sobre el magistrado de la Sala Penal Gustavo Enrique Malo, quien en su despacho tuvo el proceso dentro del cual el senador Musa Besaile dice haber pagado 2.000 millones de pesos para frenar una orden de captura.

En la tarde de este martes, la Comisión de Acusaciones de la Cámara anunció la apertura de una investigación en su contra. Ya lo había hecho en los casos de Leonidas Bustos y de Francisco Ricaurte, a quienes la Fiscalía y la corte les compulsaron copias para ser investigados. El representante investigador Edward Rodríguez (Centro Democrático) dijo que se investigarán los presuntos hechos punibles que comprometen al actual magistrado. 

SEMANA también conoció que el magistrado Luis Antonio Hernández, de la Corte Suprema de Justicia, compulsará copias en cualquier momento para investigar a Malo. De manera inédita, los magistrados de la Sala Penal denunciarán ante el Congreso a un magistrado activo. Y lo harán con base a las nuevas evidencias recogidas dentro del expediente del senador Musa Besaile.

Gustavo Malo hizo una carrera discreta en la Rama Judicial, luego logró llegar a la Sala Penal de este tribunal en 2012.

El jurista estudió en la Universidad de Cartagena, está casado con Estela Matilde Benítez Morales, con quien tiene en la actualidad cuatro propiedades. Se trata de un apartamento de 205 metros cuadrados en Bogotá, adquirido al excónsul en Polonia Mario Clopatofsky Ghisays por 587 millones; una propiedad en el barrio Manga de Cartagena, de 145 metros cuadrados; y un lote denominado Grano de Oro, de 75 hectáreas en el corregimiento de Pontezuela, en Cartagena. 

Puede leer: Musa Besaile: el senador en capilla

En su despacho estaba la polémica investigación contra Besaile, que salió a relucir por cuenta de los audios que la DEA compartió con la justicia colombiana. En ellos se escucha al abogado Leonardo Pinilla y al exgobernador Alejandro Lyons hablar de cómo se realizaron pagos para frenar procesos de congresistas en la corte. 

En el marco de estos audios se investigan también preliminarmente los casos del exgobernador Luis Alfredo Ramos y del senador Hernán Andrade. 

Declaración de testigo

La tensión se hizo mayor este fin de semana, cuando SEMANA reveló detalles de la declaración que rindió desde Guatemala el exmagistrado auxiliar de su despacho José Reyes Rodríguez Casas, quien aseguró que "Gustavo Malo sabía que en el caso de Musa Besaile era inminente la apertura de una investigación formal". Sin embargo, esto no habría ocurrido porque en junio de 2015, Malo le pidió estratégicamente la renuncia a todo su despacho, y solo terminó por aceptar la de Rodríguez Casas el 31 de julio.

Con la salida de Reyes Rodríguez el caso se frenó en seco y quedó en manos de Javier Hurtado, otro magistrado auxiliar de poca experiencia y de la entera confianza de Malo. Con el episodio terminó la carrera de Rodríguez en la corte. Había sido un investigador destacado en el grupo que indagaba los nexos de políticos con paras al lado también del magistrado titular Sigifredo Espinosa.

A su salida de la corte se unió en Guatemala a la Comisión de la ONU que dirige en ese país Iván Velásquez, quien fue considerado el magistrado estrella de la parapolítica.

En contexto: Musa Besaile admite que pagó 2.000 millones a magistrados de la corte

La tesis de José Rodríguez es que el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso tenía alianzas con los dos bandos políticos de Córdoba, uno de ellos liderado por la casa López Cabrales, de la cual era adepto Musa Besaile. Esta tesis, de hecho, se ve reflejada en la medida de aseguramiento que proyectó el 24 de enero de 2015 en contra del senador Julio Manzur. 

Rodríguez asegura que antes de irse le manifestó a Malo su preocupación porque los hechos que la corte investigaba contra Besaile estaban a un par de años de prescribir. Esto teniendo en cuenta que la investigación proviene de las elecciones de 1998, cuando Besaile fue el segundo renglón de Miguel Antonio de la Espriella en la Cámara. La defensa de Besaile 

El testigo aseguró que no alcanzó a proyectar una orden de aprehensión en contra Besaile. 

La cita de Camilo Ruiz

En el despacho de Gustavo Malo trabajaba Camilo Ruiz, quien más que un magistrado auxiliar fue un confidente y coequipero de su jefe. En su despacho cursaba la investigación contra Besaile por el homicidio del exparamilitar Luis Eduardo Urán Lara, la cual fue archivada en el año 2013. 

La corte tendrá que entrar a investigar la cercanía que tenía este magistrado Ruiz con el senador Besaile y con Bernardo Miguel Elías. Un funcionario de la Corte Suprema de Justicia advirtió de un encuentro entre estos tres personajes en el Corral Gourmet, un restaurante ubicado entre el Congreso y el Palacio de Justicia, en el año 2014. 

La cita con dos de los congresistas más investigados del país se regó por los pasillos de la Sala Penal, y la misma corte tiene la lupa sobre esta situación. Meses antes de la reunión, Ruiz y Malo habían dictado inhibitorio en el caso por homicidio contra Besaile. 

Sorpresivamente Ruiz salió de la Corte Suprema el 8 de mayo. Sin mayores explicaciones, el magistrado auxiliar de Malo dejó la corte, aunque detrás de su salida tuvo lugar un incidente que la misma Corte Suprema está indagando e involucra una cuantiosa suma de dinero hallada en el aeropuerto de Montería.

Ruiz salió en el mes de mayo rumbo a Aruba y regresó a Colombia, donde se encuentra actualmente. Al igual que Malo, Ruiz trabajó en el despacho de Ricaurte hasta que consiguió un ascenso como magistrado auxiliar en el despacho donde terminaron concentrados los casos más importantes de la parapolítica de la costa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?