Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/6/2017 8:14:00 AM

Así afecta a Colombia la salida de Trump del acuerdo del clima

El ambientalista Rodrigo Botero analiza los escenarios del país. Asegura que es urgente la planificación territorial.

El mundo asistió esta semana a la declaración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la que formalizó su intención de desvincularse del Acuerdo de París referente al cambio climático. 

Especialistas en las negociaciones de cambio climático han señalado muchas de las implicaciones que tiene esta decisión en los acuerdos, así como en los escenarios futuros de negociación. Igualmente, han señalado la repercusión de eliminar los recursos financieros que estaban destinados para acciones a nivel interno como para apalancar fondos multilaterales y la cooperación de país a país que ejecutaban los Estados Unidos en el mundo para el cambio climático.

Consulte: Cambio climático: Trump contra el mundo

Sin embargo, vale la pena revisar en lo práctico qué implicaciones tiene esta decisión para Colombia.

En primer lugar, el país tendrá el reto de continuar su proceso de mitigación (siendo un Estado bajo en emisiones, donde aquellas derivadas de los procesos de deforestación siguen siendo muy significativas). Los acuerdos sectoriales para la reducción de emisiones, que vienen siendo trabajadas de manera juiciosa, deberán arrancar su implementación y monitoreo de manera constante.

De igual forma, el país tiene en este momento, la oportunidad de hacer una apuesta por una planificación para realizar un cambio gradual, pero definitivo, de las energías fósiles convencionales, a una matriz de energías renovables, que nos permita salir de la dependencia de la exploración y generación de energía de estas fuentes como sucede actualmente. El planeta entero se mueve en esa dirección y para ello se requieren apuestas importantes en las que hay en juego muchos intereses económicos. Esperemos que esos intereses y en particular de las empresas petroleras, no sean obstáculo en este cambio estructural.

Sugerimos: Lo que usted debe saber sobre el Cambio Climático

Un elemento adicional, en este contexto, es la necesidad de incorporar de manera explícita, presupuestos gubernamentales para la reducción de emisiones y en particular las derivadas de la deforestación. Colombia viene trabajando de la mano de la cooperación internacional para desarrollar políticas de reducción de emisiones, pero el presupuesto nacional asignado es aún insuficiente para equilibrar la balanza y para establecer programas de largo plazo para revertir los procesos de deforestación y degradación que están ocurriendo en las principales zonas de frontera agropecuaria del país. La deforestación impacta a los colombianos de manera mucho más significativa, respecto de su impacto global; la responsabilidad es nuestra y hay que ser consecuentes con ello.

La decisión de Trump pondrá una carga muy pesada al resto del planeta, pues la continuidad y probable incremento de emisiones de Estados Unidos, hace aún más difícil el cambio en la tendencia de calentamiento. Esto hace más urgente la toma de decisiones frente a un aspecto que para Colombia ha sido doloroso en los últimos años cada vez con más fuerza. Me refiero a la variabilidad climática y los eventos extremos que con frecuencia han venido golpeando al país.

Recomendamos: Cinco efectos visibles del cambio climático en Colombia

En los últimos años, el país ha sufrido inviernos cuya intensidad y frecuencia de precipitación ha disparado inundaciones, avalanchas, deslizamientos, que han afectado ciudades como en el fatal caso de Mocoa, barrios enteros (Manizales) y a la infraestructura de carreteras, como en el invierno 2011-2012, al igual que áreas de desarrollo agrícola. Los veranos, además de propiciar los incendios forestales provocados, en combinación con el mal uso del suelo, han venido afectando la disponibilidad de agua potable para las poblaciones rurales, así como de cuerpos de agua superficial que afectan poblaciones de fauna silvestre y animales domésticos.

Alemania: el llamado a asumir el liderazgo climático

Colombia, uno de los países más vulnerables al cambio climático enfrenta una disyuntiva inesperada: o continua generando ‘pañitos de agua tibia‘ o asume de manera estructural su vulnerabilidad. Gran parte del territorio, en lo rural y lo urbano, no está planificado para atender esta variabilidad climática. La ubicación actual de muchos pueblos, ciudades, asentamientos, carreteras, cultivos, tendrá que ser repensada, y en muchos de ellos, relocalizada. Los desarrollos técnicos para ser resilientes al cambio climático, urgen a cada sector de la economía. Ciudades sostenibles, desarrollo rural con énfasis forestal, ampliación de las áreas de protección, infraestructura verde, incremento en las reservas de agua, cambio en la matriz energética y muchos más elementos tendrán que ser el eje de un crecimiento verde que a la fecha no toca lo estructural.

La planificación futura (¿servirá de algo la oportunidad de los POT Modernos?) del desarrollo nacional tendrá el imperativo del ordenamiento territorial asociado al cambio climático. Esto, ahora que Trump pone las cosas en este punto, es irreversible e inminente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.