Lunes, 23 de enero de 2017

| 1996/04/15 00:00

COMO PEDRO POR SU CASA

LOS ACTOS TERRORISTAS DE LA SEMANA PASADA PARECEN DEMOSTRAR QUE LA GUERRILLA TAMBIEN EMPIEZA A APROVECHARSE DE LA DEBILIDAD DEL GOBIERNO.

COMO PEDRO POR SU CASA

En un país en el que ya casi nada sorprende en materia de violencia, las imágenes transmitidas por el noticiero QAP el jueves de la semana pasada, que mostraban a los guerrilleros del VI Frente de las Farc paseándose tranquilamente por las calles de Florida (Valle) y repartiendo plata encostalada a los habitantes del pueblo, resultaron aterradoras para unos televidentes que venían de una semana en que el país había vivido una ofensiva terrorista sin precedentes en los últimos meses. El cinismo de los guerrilleros distribuyendo entre los habitantes pobres de Florida parte del botín robado a las entidades bancarias y el jolgorio de algunos de los beneficiados con el regalo, impactaron tanto como la sevicia con que actuaron los subversivos contra la Policía y la población civil.La escalada de la guerrilla comenzó el martes a las 7:30 de la noche con el ataque al puesto de Policía del municipio de Chalán (Sucre). Para cometer el acto terrorista los subversivos utilizaron una novedosa pero siniestra estrategia: cargaron un burro con varios kilos de dinamita. Al llegar el animal al cuartel de la Policía la carga explosiva fue activada, lo que ocasionó la muerte a 11 uniformados. Durante el ataque los guerrilleros incendiaron la sede de la alcaldía, el puesto de salud, el juzgado municipal y la Casa del Campesino. Además, saquearon la Registraduría, el colegio y la farmacia municipal. La ofensiva guerrillera en el país continuó con un feroz ataque al comando de la Policía de Miraflores (Guaviare); los asesinatos del director del DAS en Barrancabermeja, del comandante de la Policía de Puerto Rico (Caquetá) y de un inspector de Policía de Medina (Cundinamarca); el secuestro del alcalde de Socorro (Santander); el asesinato de tres funcionarios de la Fiscalía en Tibú (Norte de Santander); la muerte de tres soldados en Labranzagrande (Boyacá); el asalto a la alcaldía de Remedios (Antioquia); el ataque a un grupo de soldados en Cajibío (Cauca), y la quema de cuatro buses ejecutivos en Bogotá. Todo ello en menos de 48 horas.Aunque ha habido otras épocas en que la guerrilla ha intensificado sus acciones, la diferencia es que en esta oportunidad por primera vez se conjugaron varios factores. Uno de los más importantes es la falta de colaboración de la población civil para con las autoridades, actitud que generó gran preocupación tanto en el fiscal Alfonso Valdivieso como en el director de la Policía, general Rosso José Serrano. El subdirector de la Policía, general Luis Enrique Montenegro, fue uno de los más elocuentes a la hora de denunciar esa situación: "La gente de Chalán fue cómplice de los terroristas. Ellos conocían la situación y no fueron capaces de informarle a la Policía para evitar este hecho. O están con los terroristas o están con nosotros. Qué vamos a hacer si nadie quiere comprometerse en esta lucha que libramos contra la delincuencia y el narcoterrorismo". Otro elemento importante es la queja que el episodio propició por parte de la Policía, que siente la falta de solidaridad de las otras instituciones armadas. En el caso de Chalán, por ejemplo, voceros de la Policía dijeron que la Armada Nacional no les brindó el apoyo necesario ya que el Batallón de Infantería de esa fuerza con sede en Coveñas (Sucre) queda a una hora del municipio atacado, y al ser llamados para que auxiliaran a los agentes respondieron según voceros policiales que no tenían hombres suficientes para cumplir con esa misión.Pero también se escucharon las quejas del propio Ejército. Algunos oficiales empezaron a mostrarse inconformes por las consecuencias que ha tenido el recorte presupuestal a las Fuerzas Armadas y que ha afectado directamente la eficacia de las tropas en su lucha contra la guerrilla."La verdad es que los oficiales están muy molestos porque, mientras todo indica que el gobierno está repartiendo plata a los políticos en las regiones a varias manos, a las Fuerzas Armadas les hicieron un recorte que las tiene al borde de la inanición", dijo a SEMANA un alto oficial.¿Crisis para rato?La preocupación del alto oficial no es exagerada. Así como la semana pasada la frase que más se escuchó fue aquella de que la crisis política comenzó a afectar la economía, ésta parece ser la semana en la que la crisis política empezará a comprometer el orden público. Los primeros síntomas se sintieron hace algunos meses cuando el ex tesorero de la campaña samperista, Santiago Medina, denunció ante la Fiscalía el ingreso de dineros del narcotráfico a la sede liberal. Poco tiempo después, las autoridades tuvieron conocimiento de comunicados internos tanto de las Farc como del ELN que cuestionaban la validez de un diálogo con un gobierno seriamente relacionado con dineros del narcotráfico, al que calificaron de "narcogobierno".La clase política también empieza a sentir las pisadas de los subversivos. Un destacado dirigente del Congreso de la República sostiene que ya son varios los parlamentarios que han denunciado presiones de la guerrilla para que cuestionen públicamente algunos actos del gobierno. "Muchos de ellos cuando visitan sus regiones los fines de semana se sienten acosados por la subversión", dijo el político a SEMANA. Para los analistas es indiscutible que en las actuales circunstancias la guerrilla decidió aprovechar la debilidad política e institucional del gobierno y la debilidad económica de las Fuerzas Armadas para desatar una ofensiva terrorista. "Es que para nadie es un secreto que todo el mundo quiere hacer leña con el árbol caído y es perfectamente posible que la debilidad del gobierno signifique el fortalecimiento de la guerrilla", dijo a SEMANA un analista político. Y aunque históricamente se ha demostrado que este tipo de ofensivas guerrilleras duran entre dos o tres semanas, debido a la situación del gobierno es muy posible que el terrorismo subversivo todavía tenga mucha tela de donde cortar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.