10 julio 2011

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Con ataque en Suarez, suben a seis las víctimas de andanada de las FARC en Cauca

NACIÓNSegún el alcalde de Toribío, Carlos Alberto Banguero, los ataques fueron perpetrados por rebeldes de la facción "Jacobo Arenas" y el VI frente de las FARC. La Fuerza Pública envió refuerzos para repeler los ataques que afectaron a la población civil.

Con ataque en Suarez, suben a seis las víctimas de andanada de las FARC en Cauca. Imagen del estado en que quedó la estación de Policía de Toribío (Cauca), tras el atentado con una 'chiva' bomba y posterior ataque con cilindros bomba por las FARC en la mañana del sábado.

Imagen del estado en que quedó la estación de Policía de Toribío (Cauca), tras el atentado con una 'chiva' bomba y posterior ataque con cilindros bomba por las FARC en la mañana del sábado.

Foto: Cortesía/EL PAÍS

Con la muerte de dos policías -ejecutados a sangre fría ante campesinos de la plaza de mercado- en el municipio de Suárez, en mañana del domingo, subió a seis personas muertas el saldo que deja una serie de ataques y hostigamientos que guerrilla de las FARC iniciaron el sábado en vari
as localidades del departmento de Cauca. Tres heridos civileshubo también en esa acción armada.
 
Entre tanto, en Popayán, la capital departamental, arribó hacia el mediodía el presidente Juan Manuel Santos para encabezar un consejo extraordinario de seguridad para revisar los últimos hechos de violencia en la región y el accionar de las Fuerzas Militares, que tiene desplegados alrededor de 600 hombres en el área.
 
Feliciano Valencia, vocero del Concejo Regional Indígena del Cauca, pidió a las FARC que cesen los ataques en los que termina envuelta y afectada la población civil, además de respeto.
 
El sábado, cuatro personas muertas y mas de 80 heridas –entre graves y leves- dejó un ataque de ese grupo irregular armado a la poblaciones de Toribio y Corinto (Cauca), en medio de una serie de hostigamientos que se presentaron durante el sábado en varios puntos del departamento, como los municipios de Caldono, Jambaló y Santander de Quilichao, junto con los caseríos de Siberia y Mondomo.
 
Una cuarta víctima civil falleció en un centro asistencial de Cali, por cuenta de las complicaciones en su salud que le ocasionaron esquirlas de la explosión de que se presentó en la plaza centrla de Toribio.
 
Según Carlos Alberto Banguero, alcalde de Toribio, los ataques fueron perpetrados por rebeldes de la facción ‘Jacobo Arenas’ y el VI frente de esa guerrilla contra el comando de Policía y otras edificaciones oficiales como el puesto de salud, pero que también comprometieron a un centenar de viviendas del casco urbano del municipio.

El comandante de las Fuerzas Militares, almirente Édgar Cély, confirmó que el ataque se llevó a acabo por esas estructuras insurgentes. Por ello se busca al cabecilla alias 'Jaimito', jefe de milicias del VI frente, por el que se ofreció un recompensa de $100 millones.
 
Por su parte, Banguero manifestó a Semana.com que el balance que se maneja dentro de su jurisdicción corresponde a “dos civiles muertos y más de 80 heridos entre graves y leves. La mayoría ya fueron dados de alta, mientras cinco de ellos fueron trasladados por su gravedad a la ciudad de Cali y uno más hacia Popayán”.
 
Banguero relató que los hechos iniciaron cuando “la guerrilla llegó en una ‘chiva’ (bus escalera) que hicieron explotar” contra la estación de policía ubicada al interior del pueblo. “Acto seguido hubo más explosiones y cruce de disparos que demoró alrededor de dos horas y media”, añadió. Hubo explosiones de cilindros bomba rellenos de metralla.
 
El presidente Juan Manuel Santos, desde el encuentro de ‘Acuerdo para la prosperidad’ que se adelantó en Bogotá, condenó los hechos y develó que el ataque a Toribio, donde viven unos 26.000 habitantes de los que 97% son indígenas y a la cercana Corinto, tuvo “características de suicida”.
 
Precisamente en esa última localidad, hubo reportes de tres miembros de la Policía y dos efectivos del Ejército que resultaron heridos por los ataques. Al parecer, tras su traslado a Cali, ya se encuentran fuera de peligro.
 
“Esos ataques y la forma como se presentaron demuestran claramente la sevicia y el desespero de las FARC. Uno de esos ataques fue de esos de suicidio terrorista: un bandido se metió en un carro, lo aceleró, se salió del carro y ese carro entró al pueblo y explotó”, reveló el Jefe de Estado.
 
Así mismo, en una nota de prensa de la Casa de Nariño, explicó que las acciones buscan distraer la atención de la Fuerza Pública, “que está llegando a las madrigueras de los cabecillas del grupo terrorista”.
 
“Ustedes saben que estamos en unas operaciones muy importantes en la frontera entre Cauca y Huila, y ellos están sintiendo que los estamos apretando cada vez más. Y sabemos por inteligencia, sabemos exactamente qué es lo que están pensando: están haciendo lo posible por distraer la atención de la Fuerza Pública, de las Fuerzas Armadas, del sitio donde les estamos arrebatando su santuario y sus madrigueras”, indicó Santos.
 
El mandatario señaló una víctima mortal más en Toribio, un sargento perteneciente a la Policía Nacional. “Atacan y después salen corriendo. Son ataques cobardes, no dan la cara, porque no son capaces de enfrentarse a la Fuerza Pública”, recalcó el Mandatario, al enviar su mensaje de condolencia a los familiares.
 
El alcalde Banguero expresó su preocupación por un posible retorno de la guerrilla para arremeter de nuevo contra el municipio, que a lo largo de su historia del municipio ha tenido que soportar 14 incursiones similares de grupos insurgentes y alrededor de 600 hostigamientos según el mandatario. Ello ha dejado un saldo cercano a los 40 muertos y 600 heridos “todos civiles”, agregó.
 
“Hay mucha zozobra. La gente está intranquila. Se escuchan comentarios de la gente que viene de Tacueyó (cabecera municipal) que hablan de gente de la guerrilla que se está movilizando hacia Toribio. Tememos un nuevo ataque”, dijo el mandatario local a Semana.com
 
Entretanto, según registra la agencia EFE, la Policía y el Ejército intentan controlar la situación con apoyo de la Fuerza Aérea. Desde Cali, capital de Valle del Cauca, y Popayán, capital del Cauca, fueron enviados los refuerzos, entre ellos helicópteros artillados y tropas de tierra.
 
Las tropas han debido desactivar algunas minas abandonadas por los rebeldes para impedir la llegada de refuerzos a las localidades atacadas.


Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad