Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/5/2012 12:00:00 AM

Con el sello de garantía Hermoso de Mendoza

En su regreso a Manizales rayó entre la excelencia y la perfección. Y a veces pareció que no le resultaba suficiente.

Menos mal que la capacidad de asombro sigue vigente y no amenaza vencer. Porque, una de las dos, o Pablo Hermoso de Mendoza firma que su arte tiene garantía, o echamos mano de los viejos modismos para ver si damos allí con algunos adjetivos refundidos. Sea como sea, este hombre no tiene límites.

En su regreso a Manizales rayó entre la excelencia y la perfección. Y a veces pareció que no le resultaba suficiente. De hecho, al doblar el quinto de la tarde, que le daba la llave de la puerta grande con esas dos orejas que se sumaban a las que ya había cortado, se quedó pensativo un instante, como devolviendo la película para encontrar alguna pega a esa faena de cante grande.

Ya había dado un paso enorme en el parado segundo de esa corrida, que ayudó poco. Ahí, Pablo y sus caballos fueron por él, ya sea cuarteando en un metro cuadrado o con los ademanes de su caballo Silveti, auténticos cites de encanto y arte. El navarro trabajó sin pausa y cobró ese apéndice, que le servía de aperitivo.

Y al otro, ese enrazado quinto, lo saludó con el sombrero en la mano, mientras lo llevaba cosido a la grupa desde los primeros instantes en los que no parecía estar parando la embestida, sino ya trepado en el trono del temple. Volvió a hacer de los terrenos del ejemplar de Jorge Gutiérrez un paraíso propio, en las banderillas que fueron sumándose hasta hacer un manojo apretado de colores. Cuando giró en la cara del toro ya la plaza estaba a sus pies. Y enseguida, con las cortas a dos manos puestas en lo alto, así una de ellas cayera un segundo después, los tendidos se hicieron una fiesta.

Dos orejas y una vuelta al ruedo eterna, con los claveles que caían por gruesas y las botas licoreras despanzurradas en la arena. Apoteosis.

La tarde pasó por allí para escribir una historia de quilates. Pero también el eco de las ovaciones se dejó venir en ese tercero de la corrida, bravo y encastado, en el que Willy Rodríguez hizo el toreo a la jineta con mucho más que dignidad.
 
El rejoneador nacional sabía del tono del compromiso y lo supo asumir, en particular en ese turno, con una yegua que como 'La Mirla' despejó las dudas de salida, cuando aguantó el tren que impuso el de Dosgutiérrez. Willy acertó casi siempre, y cuando no, fue y rectificó arriba. Una oreja, vuelta al ruedo al toro y un sueño cumplido. En el sexto, en cambio, no tuvo materia prima en el parado y reservón que le salió. Los rejones de la suerte suprema tampoco hallaron lugar y dos avisos cerraron la tarde.

Del maestro Antonio Ribeiro Telles quedó esa sinfonía clásica en el que abrió el festejo. Su escuela pareció hecha a la medida de un toro que tenía más calidad que emoción, Hubo suertes en auténtica cámara lenta que permitieron mirar, cuadro a cuadro, lo que sucedía en la arena. El ejemplar se apagó al final y el rejón de muerte causó derrame. Palmas a los dos. En el cuarto, todo corrió por cuenta del portugués. Fue, siempre de frente, en procura de un toro reservón y acobardado a veces. La espada cayó en el peor de los sitios y el animal, descordado, no permitió un mejor resultado al caballero lusitano.

Ficha

Feria de Manizales
Miércoles 4 de enero de 2012
Segunda corrida de abono
Seis toros de Dosgutiérrez
Desiguales de presentación. Bravo y encastado el tercero, al que se le dio la vuelta al ruedo. Enrazado el quinto. El primero tuvo movilidad. El cuarto, reservón. Segundo y sexto se pararon.

470, 456, 440, 506, 478 y 482 kgrs

Antonio Ribeiro Telles
Palmas y división de opiniones

Pablo Hermoso de Mendoza
Oreja y dos orejas

Willy Rodríguez
Oreja y silencio tras dos avisos

Detalles:
Más de tres cuartos de plaza. Gran quite de Jaime Devia en el sexto de la tarde, cuando el toro estuvo a punto de coger a Wilson Chaparro en los medios, tras desarmarlo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.