Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/26/2013 12:00:00 AM

Andrés Camacho, a un paso de negociar con Fiscalía

El concejal no acudió por segunda vez a la audiencia donde le imputarán cargos para tener tiempo de cerrar el acuerdo.

Cuando todo estaba dado para que el concejal de La U Andrés Camacho Casado se presentara ante un juez de control de garantías para que la Fiscalía le imputara cargos, el cabildante nunca llegó. La razón es que al parecer tiene de un hilo el acuerdo que ha venido buscando con el ente acusador.

Esta es la segunda vez que Camacho deja esperando a quienes hacen parte del proceso. Al concejal le queda una citación más, sino acude, después de eso si es el deseo de la Fiscalía, se podrá ordenar su captura, pero ante una evidente negociación entre las partes es posible que eso no ocurra.

Semana.com publicó hace unos días que todo estaría listo para que Camacho firmara un principio de oportunidad con el ente investigador. Fuentes del proceso aseguran que después de consultar con muchos abogados, el concejal no tuvo otra opción que aceptar el delito de tráfico de influencias, porque en la Unidad de Mantenimiento Víal del Distrito, él y su partido político, lograron instalar a un director para favorecerse políticamente durante la administración de Samuel Moreno.

Camacho es un hombre de 33 años, de un temperamento pacífico y no es muy dado al debate. Quienes lo conocen aseguran que tampoco le gusta el desafío público. Por eso y para no crear más ruido con su vinculación al ‘carrusel’ de la contratación, el concejal también estaría tratando de conseguir un preacuerdo.

El exconcejal Hipólito Moreno, el exsecretario de Salud Héctor Zambrano, así como el controvertido empresario Manuel Sánchez, lo han mencionado en sus procesos, situación que lo tendría en apuros y con la seria intención de negociar para evitar un juicio que podría llevarlo a la cárcel por varios años.

El concejal y su grupo político fue, a la luz de las pruebas, quienes recomendaron al exdirector de la Unidad Iván Hernández. Este último tampoco se ha presentado a las audiencias de imputación a las que ha sido citado. El cabildante está dispuesto a aceptar el delito ya mencionado porque también quiso manejar el contrato de las ambulancias que terminó por enredar a Moreno y Zambrano.

Para esa licitación, por 67.000 millones de pesos, presentó una empresa a la que quería le adjudicaran el contrato. El cálculo le falló porque ese contrato ya estaba amarrado por Hipólito Moreno. Pero si bien la empresa de Camacho no ganó, él sí está dispuesto a aceptar que, de manera irregular, puso el nombre de empresas en el tapete de las contrataciones.

Adicionalmente hay otro tema que no deja dormir a Camacho y que ha quedado prácticamente en el olvido. Se trata del sinnúmero de fundaciones a través de las cuales llegó a manejar cientos de millones en contratación con el Distrito. Un informe de El Tiempo recordó que fue la edil de Teusaquillo Gloria Oramas (Progresistas) quien advirtió a la Procuraduría que Camacho era el que coordinaba la contratación del Distrito con las entidades sin ánimo de lucro Unuma (ahora Fundación Trabajando Unidos), Coalde (ahora Corporación Unión y Desarrollo), Cordeci (ahora Corporación para el Desarrollo Social), Corcreo (ahora Corporación Avance y Equidad) y GES (ahora Fundación Gobierno, Estado y Sociedad).

Según la denuncia, esas entidades funcionaron en una casa del barrio Polo Club, que pertenecía a Camacho. Ahora, en el proceso de negociación del concejal con la Fiscalía, es muy probable que también termine por confesar lo que hasta ahora son presuntas irregularidades.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.