Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/17/2016 4:02:00 PM

Así fue el agarrón en el Concejo de Bogotá

Un concejal le pidió la renuncia al presidente del cabildo, Roberto Hinestrosa, este respondió que no se iría de la Presidencia.

Este miércoles el Concejo de Bogotá parecía un ring de boxeo donde los algunos cabildantes se lanzaron frases hirientes. Palabras como “renuncia”, “marrullero” y “se puso las rodilleras”, hicieron parte de la caldeada sesión con la que se inició la discusión para crear la Secretaria de Seguridad del Distrito.

El choque arrancó por cuenta de las últimas disposiciones de la mesa directiva, presidida por el concejal de Cambio Radical Roberto Hinestrosa. Varios de sus colegas llegaron al recinto dispuestos hacer valer su opinión y a chocar con la cabeza de la corporación.

Quien prendió la hoguera fue el concejal de Alianza Verde Antonio Sanguino. Le cuestionó a Hinestrosa –tal y como lo hicieron quienes lo precedieron en el uso de la palabra- que se saltara la norma y no hubiese avalado el concurso de méritos para la elección de contralor y personero. Además denunció que se le unificaran proyectos a un concejal de su partido. Ante eso pidió su renuncia. 

“La presidencia del Concejo le quedó grande al doctor Hinestrosa por eso le pido que se separe el cargo y que nos permita elegir un presidente y otra mesa directiva”, dijo Sanguino quien no ocultó su disgusto.  

Ahí fue Troya. De inmediato varios concejales tomaron la palabra tanto para apoyar a Sanguino como para cuestionarlo. Uno de estos últimos fue el cabildante de Opción Ciudadana, Marco Fidel Ramírez, quien le ratificó la confianza al presidente con un apretón de manos. “Este Concejo no puede dar semejante ‘papayazo’ a la opinión pública”, cuestionó.

Unos minutos después, Sanguino replicó y le dijo que el concejal Ramirez tenía las “rodilleras puestas”. El autodenominado concejal de la familia le solicitó que rectificara esa frase, que no estaba a la altura de una persona que representaba una dignidad en el cabildo.

Hinestrosa no se quedó callado y calificó el debate de “desafortunado”. Aseguró que no ha actuado de mala fe y que no abandonaría la Presidencia del Concejo. “Aquí me hallo y aquí me quedo”, le dijo a Sanguino.   

Dentro de la bancada de Cambio Radical también hubo choque. El concejal Jorge Lozada acusó a Hinestrosa de hacer “marrulla” para elegir a los ponentes de los proyectos. “Doctor Hinestrosa… no me venga a decir mentiroso”, le dijo.

Los gritos fueron el común denominador de la sesión en la cual estaban la mayoría de concejales. La ‘cereza del pastel’ corrió por cuenta del concejal progresista Hollman Morris, que anunció que pediría la renuncia del subsecretario de seguridad, Daniel Mejía, que acusó a militantes del petrismo de provocar el vandalismo que se vio en Transmilenio hace unos días.

Aunque la sesión no se salió de control, sí dejó un sin sabor entre los asistentes, que quedaron con la duda de si este será el tono para debatir los proyectos en el Concejo a lo largo de esta legislatura. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.