Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2016/08/11 12:58

“No se derogará la ley Natalia Ponce”

El ponente del proyecto de ley de primeras causas, Hernán Penagos, aclara que no se reducirán las duras penas y sanciones contra quienes ataquen con ácido.

La ley de pequeñas cusas nop reducirá penas y sanciones a quienes ataquen con ácido. Foto: Archivo SEMANA

El representante a la Cámara Hernán Penagos, del Partido de la U, es el ponente del proyecto de ley de pequeñas causas, una iniciativa presentada por el gobierno desde el 2015, con el objetivo de convertir algunos delitos en contravenciones con el fin de hacer más eficaz la administración de justicia. Su autor fue el entonces ministro de Justicia Yesid Reyes, y uno de los artículos del texto ha sido tan controvertido porque podría ser el salvavidas para los autores de uno de los crímenes más abominables de los que se ha tenido noticia en el país: los ataques con ácido.

Néstor Humberto Martínez, fiscal general de la Nación, aseguró que ese proyecto, al que solo le faltan dos debates para ser ley, le “cae como anillo al dedo” a la justicia colombiana, lo calificó de crucial para la seguridad ciudadana porque al calificar de contravenciones algunos delitos, establece procedimientos penales más abreviados, y permitiría descongestionar en más de 400.000 procesos que reposan en despachos judiciales.

Pero de aprobarse esa ley, según le dijo Martínez a la Comisión Primera de la Cámara, se abriría una peligrosa puerta de excarcelación para aquellos presos o condenados por delitos que se conviertan en contravenciones, quienes podrían invocar el principio de favorabilidad.

Sin embargo, la mayor preocupación del Fiscal General, es que una de las disposiciones del proyecto podría “derogar” el espíritu de la ley Natalia Ponce de León, aprobada por el Congreso y que elevó las penas de cárcel para quienes ocasionen daños físicos por ácido.

Martínez se refirió al artículo 2 del proyecto que señala:

“Deformidad permanente. Si el daño consistiere en deformidad física permanente, la pena será de prisión de treinta y dos (32) a ciento veintiséis (126) meses y multa de treinta y cuatro punto sesenta y seis (34.66) a cincuenta y cuatro (54) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Si el daño consistiere en deformidad física causada usando cualquier tipo de ácidos; álcalis; sustancias similares o corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano, incurrirá en pena de prisión de setenta y dos (72) a ciento veintiséis (126) meses y multa de treinta y cuatro punto sesenta y seis (34.66) a cincuenta y cuatro (54) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Si la deformidad afectare el rostro, la pena se aumentará desde una tercera parte hasta la mitad”.

Según el fiscal Martínez, con esa redacción se deroga “de un tajo” la ley Natalia Ponce.

Precisamente, Natalia Ponce, a través de un comunicado, dice que las víctimas de estos ataques “no entienden cómo mientras el Presidente de la República promulgaba, el pasado 18 de enero, la Ley Natalia Ponce de León, en ese mismo momento, su Ministro de Justicia de manera acelerada promovía en el Congreso la aprobación de una Ley para dejarla sin efecto”.

Jorge Londoño, actual ministro de Justicia, sostuvo que el gobierno no tiene como propósito derogar la ley Natalia Ponce, incluso dijo que renunciaba a su cargo si el Congreso derogaba la ley.

En diálogo con Semana.com, Hernán Penagos se comprometió a que en el tercer debate se corregirá la redacción, y aclaró que este mal entendido obedece a que el proyecto de pequeñas causas se presentó mucho antes que la ley Natalia Ponce, y el Senado la aprobó sin tener en cuenta esta legislación. 

“El ataque con ácido está definido como delito, lo que se había intentado era volverlo una contravención para que fuera de trámite muy rápido y urgente. Con la ley de pequeñas causas se busca darle un trámite abreviado, pero sin dejar de tener la condición de delito de tal manera que no se bajen las penas y las multas”, asegura Penagos.  

Y agrega: “el objetivo es crear un procedimiento ágil, rápido para que los pequeños delitos que acosan a los colombianos de a pie, a los ciudadanos a diario, tengan un trámite muy rápido. Que el ciudadano por fin tenga justicia rápida y lograr condenas efectivas”.

La próxima semana, Penagos y los demás ponentes firmarán un nuevo texto en el que se "armonice" con las leyes vigentes y atienda las sugerencias del fiscal general. En todo caso asegura que la ley de pequeñas causas es necesaria porque reducirá el 90% de impunidad de la justicia, toda vez que más de la mitad de las noticias criminales que se conocen corresponden a conductas denominadas como contravensiones. La Comisión Primera le dará tercer debate al proyecto en dos semanas. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.