Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/3/2014 12:00:00 AM

Congreso no se libra de pagar condena por $1.500 millones

El Consejo de Estado conminó al Legislativo a no evadir el millonario pago, a causa de un impuesto que resultó inconstitucional.

El crear un impuesto contrario a la Constitución le salió caro al Congreso de la República, que ahora tendrá que sacar de sus arcas la no despreciable suma de 1.500 millones de pesos para pagarle a la multinacional Goodyear de Colombia S. A., firma que se vio obligada a pagar un gravamen que resultó inconstitucional.

El pasado 26 de marzo, con ponencia del magistrado Enrique Gil Botero, el Consejo de Estado en su fallo aseguró que el Legislativo “incurrió en una falla en el servicio y causó un daño a la sociedad al crear un impuesto que violaba la Constitución”.

Sin embargo, para ese entonces, el Congreso no dio su brazo a torcer e interpuso una aclaración al fallo, al indicar que el dinero no debía salir de su bolsillo sino de la Dian, entidad que recaudó dicho tributo, por lo cual solicitaba que fuese revocada esa decisión en su contra.

Semana.com conoció la respuesta del magistrado Enrique Gil Botero, en la que niega la solicitud de aclaración al Congreso argumentando que los representantes del Legislativo pretenden “modificar lo inmodificable”.

En el documento de cinco páginas se señaló que para el Consejo de Estado no procede la reclamación puesto que no existe duda alguna de que "el único responsable para resarcir el daño es el Congreso de la República”.

Ello, por ser "el autor de las disposiciones declaradas inconstitucionales, por lo cual la DIAN no está obligada a pagar la condena, ya que es un agente del Estado que obra de buena fe y se encarga de hacer cumplir la ley”.

Para el magistrado Gil, en la solicitud del Congreso “se percibe un puro y simple deseo de cuestionar las decisiones expresadas en la providencia, porque no está a gusto con las razones expresadas ni con la decisión finalmente adoptada, lo cual esta sección no puede aceptar ya que en esta decisión no procede recurso alguno”.

Es por ello que, tras la notificación, el Congreso de la República sin excepción alguna deberá sacar de su presupuesto 1. 443 millones de pesos para pagarlos Goodyear.

El impuesto de la discordia


El Congreso expidió la Ley 633 de 2000, con la cual se creó la Tasa Especial por Servicios Aduaneros (TESA), obligación que debían cancelar las empresas en el momento de hacer importaciones.

Esta norma fue demandada por representantes de Goodyear, quienes solicitaban la devolución de las sumas pagadas en sus declaraciones de importación por concepto del impuesto TESA, que fue cancelado durante nueve meses antes de ser declarado inconstitucional.

En septiembre del 2001 la Corte Constitucional declaró contrario a la Carta Política el gravamen, al encontrar que su cobro no tenía justificación en ningún servicio o beneficio para los contribuyentes, y es allí donde se evidencia una falla en el servicio.

La demanda llegó al Consejo de Estado a finales del 2013 y fue fallada el pasado mes de marzo con ponencia del magistrado Enrique Gil Botero, integrante de la Sección Tercera, quien en su fallo precisó que “nadie está obligado a soportar las consecuencias adversas de una norma que nació a la vida jurídica contrariando la Constitución”.

Argumentó además que “ello sería desdibujar el principio de la supremacía constitucional, que constituye la piedra angular de nuestro ordenamiento jurídico. Los ciudadanos, y es apenas lógico, esperan legítimamente, con fundamento en el principio de confianza legítima, que el legislador expida normas que se ajusten al texto constitucional”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.