Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/30/2017 7:56:00 PM

Congreso pide cumplir nuevo cronograma para entrega de armas

Sin el uribismo, el legislativo se comprometió a apoyar el acuerdo, pero pide respetar las nuevas fechas para no restarle “credibilidad” a la implementación.

La noticia de la proroga de a fecha para la dejación de armas generó reacciones en el Congreso de la República. El presidente Santos, en una alocución televisada el pasado lunes festivo, anunció que decidió -junto con la ONU- que ese momento no sería este miércoles -cuando se cumplía el día D+180, sino tres semanas después. Pero dejó en claro que el ajuste de fecha "no afecta de modo alguno la firme decisión y el claro compromiso para cumplir con el acuerdo".

 

Y eso es justamente lo que le pidieron desde el Congreso: compromiso para cumplir en definitiva con esa fecha. Si bien hubo casi unanimidad entre los legisladores con el cambio de día, con excepción del Centro Democrático, los partidos insistieron en que debe haber un compromiso por parte de las Farc para cumplir el calendario.

 

El Congreso sabe que la fase que viene es decisiva para la implementación del acuerdo y que la entrega de armas es, quizás, el punto clave de esa fase, junto con la aprobación de la Ley Estatutaria de la JEP que es fundamental para darle vida al tribunal de justicia.

Puede leer: Congreso: de ‘fast track’ a Cámara lenta

 

Así lo dijo el senador Juan Manuel Galán, del Partido Liberal, quien aseguró que en la medida en que ese tribunal empiece a operar le dará confianza al proceso de implementación y se sorteará con más suerte situaciones como la que sucedió con la entrega de armas.

 

“La confianza será para todos los actores del país, que dirán que esto en realidad es irreversible y funciona”.

 

Sin embargo, tal cual como lo dijo el presidente en su alocución este lunes, son conscientes que se presentaron dificultades logísticas básicas para poder recibir las armas, como los contenedores y su clasificación.

 

Un plazo como el anunciado por el gobierno da dos meses más para la reincorporación política, que se encuentra más demorada, ya que inicialmente algunas de las zonas veredales no estuvieron listas a tiempo. Es más, si hoy fueran a entregar los 26 puntos de “concentración”, algunos los entregarían sin estar terminados en su totalidad.

 

Es por eso que una vez resuelto ese problema, pidieron no ceder un día más en la entrega, tal como lo dijo el senador del Partido de La U y presidente del Senado, Mauricio Lizcano: “los plazos que se dieron son justos, entre ellos 20 días para la entrega de armas y 90 días para las caletas, pero lo que no se puede hacer es ceder un día más, porque genera más desconfianza. 20 días no va a cambiar el proceso de paz”.

 

Algunos culpan al diseño con el que se construyó el acuerdo, pues ven en este trabas que han dificultado la implementación. El gobierno dice lo contrario, pues gracias a su diseño estructurado se ha evitado lo que sucedió con procesos anteriores como con el M19 y EPL, en los que muchos de sus exmilitantes fueron asesinados y otros tantos caminaron hacia las filas de otros grupos armados ilegales.

Le puede interesar: Se aplaza la dejación de armas y la fecha de caducidad de las zonas veredales

 

Cambio Radical también consideró las medidas de Santos como “apropiadas” y “necesarias” para terminar el marco jurídico del proceso y se comprometieron acompañarlo. Así lo dijo Germán Varón, senador de ese partido, quien pidió ver lo positivo de poder debatir más esos puntos que restan del acuerdo. “Es sano lo que está pasando. Estamos comprometidos con el proceso de paz, pero expondremos inquietudes cuando haya lugar a ellas”.

 

Carlos Fernando Motoa, también senador de Cambio Radical y presidente de la Comisión Primera del Senado, la más importante de esa corporación, fue otro de los que destacó el tiempo anunciado por el presidente y pidió que se cumpla mientras continúan votando los proyectos restantes del acuerdo.

 

También se escucharon las voces que dijeron que el acuerdo es para cumplirlo sin excusas. La campaña electoral está calentando motores y los miembros de las Farc serán protagonistas en la contienda. Cuando ya se habla de coaliciones de todo tipo, han criticado a las Farc por intervenir en eventos públicos con un tinte claramente de discurso electoral cuando no han ingresado a la vida civil.

 

Efraín Cepeda, senador del Partido Conservador, pidió no culpar el fallo de la Corte Constitucional sobre el ‘fast track’ ni usar otras excusas para incumplir con los puntos pactados. “Ya se han tomado medidas, de manera que las excusas no son válidas y el pueblo colombiano lo que está esperando es la entrega de las armas. Mala señal sería si no lo hacen”.

 

Por el lado del uribismo consideran que las Farc siguen obteniendo más beneficios sin cumplir buena parte de los puntos pactados. El temor del Centro Democrático es que se convierta en un aplazamiento permanente, pues según ellos esto sería un golpe para la credibilidad en el acuerdo.

 

“Se ha pagado un costo excesivo para la desmovilización de los guerrilleros, por eso es muy grave que no entreguen las armas en el plazo pactado. Tampoco se ha entregado ni un solo miliciano ni las caletas. Le prometieron la paz al país, pero no la hemos visto”, dijo la senadora Paloma Valencia.

 

La nueva fecha de entrega será el 18 de junio y antes del 30 de ese mes se debe activar el componente de verificación internacional a cargo de las Naciones Unidas. Todo esto mientras proyectos como la Ley Estatura de la JEP, el monopolio de armas en poder del Estado, reforma política, entre otros, surten debates en el Congreso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.