Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/04/15 18:03

Nueva condena a la Nación por fumigaciones con glifosato

El Consejo de Estado responsabilizó a las autoridades por daños causados a cultivadores de palma por una aspersion aérea efectuada en el 2004. También ordenó cuantificar las pérdidas.

La cuenta puede llegar a ser de varios miles de millones de pesos.

En momentos en los que el país se debate entre el retorno de las aspersiones aéreas y la erradicación manual como método para enfrentar la producción agrícola de drogas ilícitas, se produce una nueva condena contra la Nación por una de sus fumigaciones aéreas con glifosato.

El Consejo de Estado condenó al Ministerio de Defensa y a la Policía a reparar los daños causados a la sociedad Inversiones Concepción, por los daños causados a sus cultivos de palma africana en el predio La Concepción, en Tumaco (Nariño).

Hace ocho años el Gobierno mantenía una política antidrogas en la que se intensificaron los procesos de erradicación de cultivos a través de la fumigación con el pestisida glifosato.

En el marco del cumplimiento de ese objetivo, la Policía adelantó un operativo de asperción aérea que tuvo lugar cerca de las 2:00 de la tarde del 19 de enero del 2004 en un sector del suroccidente colombiano.

Al margen de los resultados exitosos que se pudieron generar en materia de eliminación de cultivos de hoja de coca y demás productos agrícolas utilizados para la elaboración de drogas ilegales, se hicieron perceptibles algunos daños que afectaron a la comunidad ajena a esas maniobras delictivas.

El predio La Concepción, ubicado en área rural de Tumaco (Nariño), padeció los efectos colaterales. Varias de las palmas africanas que allí se cultivaban terminaron siendo afectadas por el contacto con el glifosato, generando pérdidas para el productor.

Así las cosas, la sociedad Inversiones Concepción decidió emprender una batalla jurídica contra las autoridades responsables de la política de erradicación de cultivos ilícitos por medio de la fumigación aérea. Lo hicieron a través de una demanda ante el Consejo de Estado.

La firma accionante logró su cometido. Con ponencia de Hernán Andrade, la corporación contencioso administrativa estableció que los daños causados al 80 % de las plantas de palma y los cultivos de kudzu eran atribuibles a la materialización del riesgo excepcional que se produjo como consecuencia de la fumigación con el herbicida, que buscaba eliminar cultivos ilícitos.

Así las cosas, en los próximos días la sociedad Inversiones Concepción deberá promover un incidente para cuantificar los daños. La cuenta puede llegar a ser de varios miles de millones de pesos, pues la orden judicial señala que no solo se debe reparar la pérdida sufrida en ese momento sino los réditos que dejó de ganar la empresa afectada por no poder ofrecer sus productos en el mercado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.