Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/10/28 01:16

Contraloría: el fin de la incertidumbre

El fallo del Consejo de Estado a favor del contralor Edgardo Maya elimina el posible limbo en esa entidad, pero no zanja el debate de la edad de retiro forzoso de los altos cargos del poder.

Contraloría: el fin de la incertidumbre Foto: SEMANA

A comienzo de año, el futuro de las instituciones en el país parecía muy incierto. La Defensoría del Pueblo atravesaba por la peor de sus crisis por cuenta del escándalo sexual de Jorge Armando Otálora. La Procuraduría estaba en vilo por la demanda contra Alejandro Ordóñez y se decía que por cuenta de las vacantes en la Corte Suprema pasarían meses para elegir el reemplazo de Eduardo Montealegre en la Fiscalía. A eso se sumaba que contra Edgardo Maya en la Contraloría también pesaba una demanda por el hecho de cumplir 65 años, edad de retiro forzoso, estando en el cargo. 

El jueves en la tarde se cerraron los últimos dos capítulos de ese temido limbo. En la Sociedad Económica de Amigos del País se reunieron ambos protagonistas. Fernando Carrillo decidió celebrar en esa casona del centro de la ciudad su elección como procurador, con una de las más aventajadas mayorías que se han visto en la política: 92 votos a favor y tres en blanco.

Le puede interesar: El Contralor Maya y las perlas del Caribe

En esa misma recepción se encontraba Edgardo Maya. Al contralor le llegó un mensaje que lo hizo sonreír de inmediato: había ganado la demanda en el Consejo de Estado. Con esa coincidencia, el país superaba cualquier posibilidad de que sus instituciones quedaran a la deriva como se había anticipado.

La decisión sobre Maya también era una de las más esperadas en la clase política. La puja que había por los altos cargos del Estado era enorme ante semejante combo electoral en un mismo año: defensor, procurador, fiscal y cinco magistrados de la Corte Constitucional. Por eso, algunas fuerzas hacían cálculos alegres en el muy hipotético caso de que cayera el contralor.

La sección quinta del Consejo de Estado rechazó de tajo la pretensión de nulidad de la elección de Maya por cuenta de la edad de retiro forzoso. Aseguró que el régimen de la Contraloría era distinto al de la rama judicial y que por lo tanto a esa entidad no le aplicaba la obligación de retirarse a esa edad.

Esa argumentación no es novedosa. Lo mismo se ha dicho de los funcionarios de la Corte Constitucional y del Consejo Superior de la judicatura, pues ambos organismos fueron creados después de la Constitución de 1991, mientras la norma que establece la edad fue promulgada décadas atrás. Como esas entidades no existían, no se entiende que tengan esa prohibición. También se habían demandado posibles vicios en la elección, pero el tema quedó descartado por el Consejo de Estado.

Puede leer: El ‘articulito Maya’, el proyecto que busca elevar la edad de retiro forzoso

Había un elemento de prestigio que le ayudaba a Maya. Llegó al Consejo de Estado quizá con la mejor defensa posible, el entonces presidente de la Corte Interamericana, Humberto Sierra Porto, y el abogado Rodrigo Durán. Ambos desvirtuaron los argumentos del demandante.

El problema no perseguirá más a Maya pero el tema de la edad de retiro forzoso, sin embargo, se está convirtiendo en una papa caliente. Ha sido el punto de disputa histórico entre los magistrados de las altas cortes y una de las fuentes de los choque de trenes.

En esta oportunidad se sabe que en la selección de las ternas para la Corte Constitucional los magistrados están pidiendo incluir sólo candidatos que puedan cumplir sus ocho años de período antes de llegar a su cumpleaños número 65. Si esa tesis gana, muchos juristas podrían quedarse por fuera de ser considerados para aspirar a esos cargos.

La edad de retiro forzoso es una de las discusiones pendientes de la política colombiana. Y en esta se suelen encontrar dos tesis opuestas: quienes creen que las personas a esa edad tienen la mayor capacidad intelectual para esos altos cargos y quienes creen que debe existir un relevo generacional y por eso nadie puede anquilosarse en esas responsabilidades. La pelea volverá a darse.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.