Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/06/30 18:54

Consejo de Estado impone primera condena contra Reficar

La Corporación condenó a la refinería pagarle más de 370 millones a una de sus contratistas por ocasionarle sobrecostos en el transporte de dos reactores que le asignó.

La condena original en contra de la refinería fue de 370 millones de pesos.

Los cuestionamientos en las operaciones de la Refinería de Cartagena (Bolívar) no paran. Esta vez, el Consejo de Estado condenó a la petrolera por los sobrecostos que le generó a una de sus contratistas.

Le recomendamos: Reficar: ¿El escándalo económico del siglo?

Con ponencia de la magistrada Stella Conto, la Sección Tercera del alto tribunal ratificó la condena de más de 370 millones de pesos que le impuso un tribunal de arbitramento por generarle sobrecostos a una empresa que contrató para el trasporte de dos reactores.

En el 2011, Reficar contrató a Transportes Montejo para trasladar por vía marítima el material desde el puerto de Mamonal al muelle Ro/Ro, para luego llevar las piezas al lugar de almacenamiento de materiales.

Le puede interesar: Las perlas que halló la Contraloría de Reficar

El objetivo era asegurar que los reactores, marca Hitachi, que había traído la empresa desde Japón por 14 millones de dólares llegaran a su destino y en condiciones de ser utilizados eficientemente. Por esta labor, la contratista recibiría 170.000 dólares.

Sin embargo, cuando la transportadora llegó al sitio previsto para el desembarque, Reficar ordenó suspender las operaciones porque, a su juicio, la firma contratada no contaba con las herramientas técnicas ideales para trasladar los reactores hasta el lugar de almacenamiento de forma segura.

La refinería prefirió encomendarle la labor de desembarque a un tercero, lo que ocasionó sobrecostos para la firma inicialmente contratada. Como la petrolera se negaba a reconocer los valores de más que se habían producido en esta operación, la contraparte decidió acudir a un tribunal de arbitramento que resolviera el diferendo.

El resultado fue un laudo arbitral que declaró a Reficar responsable del incumplimiento, por no haber entregado la información necesaria a la contratista y por impedirle terminar de cumplir la tarea que se le encomendó.

Por eso, el Tribunal condenó a la empresa a restituirle a su contratista los sobrecostos que tuvo que asumir por la suspensión en la ejecución de la labor. Las pérdidas para la condenada fueron menos onerosas, debido a una multa que Transportes Montejo estaba obligada a pagarle por 214 millones de pesos.

Se trata de la primera condena en firme que se le impone a la Refinería de Cartagena, que sigue estando en boca de organismos de control y de líderes políticos por supuestos sobrecostos en la construcción del puerto por más de 5.000 millones de dólares.

Le sugerimos consultar: Ecopetrol anuncia demanda de US$ 2.000 millones en caso Reficar

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.