Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/10/2017 9:55:00 AM

ONU vigilará con lupa la implementación de los acuerdos con las Farc

Quedó en firme la segunda Misión Política de las Naciones Unidas que verificará la reincorporación de los excombatientes en lo económico, lo social y lo político. Además, que velará por la seguridad en los territorios.

La implementación del acuerdo de paz en Colombia también tendrá guardián. Este lunes, por unanimidad, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó una nueva misión para ayudar a las Farc a reintegrarse a la sociedad.

"La etapa más dura está por delante. Una paz duradera y sostenible depende de la exitosa reincorporación de los excombatientes a la vida civil", dijo el embajador británico ante la ONU, Matthew Rycroft, quien presentó la resolución que fija el inicio de esta segunda misión política para el 26 de septiembre.

En esta ocasión, el mandato es amplio y complejo. Según el acuerdo, la ONU debe verificar la reincorporación de las Farc en lo económico, lo social y lo político. Se hace énfasis en las garantías de seguridad para el nuevo partido y para que los exguerrilleros hagan política.

Le recomendamos: Misión de la ONU II, Qué va a hacer y por qué suscita temores

A lo anterior, se suma que el organismo internacional debe verificar las medidas de seguridad que incluyen lucha contra el crimen organizado y, en general, la seguridad en los territorios. La verificación de los acuerdos ha sido crucial en todos los procesos de paz que se han llevado a cabo en el mundo. De esta tarea depende la transparencia y la confianza pública en cuanto a la ejecución de los tratados que se acordaron y se vienen tramitando como las Circunscripciones Especiales de Paz, la reforma política y la regorma a la ley de tierras.

"Colombia ha ofrecido un faro de esperanza al mundo. En demasiados lugares la guerra es la norma", pero "en parte gracias a nuestros esfuerzos (...) Colombia ha mostrado que la paz es posible", añadió el diplomático inglés.

Por su parte, Jean Arnault, el actual jefe de la Misión, acogió el nuevo mandato y aseguró que el "despliegue de las instituciones en las zonas afectadas por el conflicto son tareas urgentes y fundamentales para la consolidación de la paz".

Agregó: "estamos listos para emprender esta tarea en estrecha coordinación y colaboración con el Sistema de Naciones Unidas y con los órganos de implementación establecidos por el Acuerdo de Paz".

Le puede interesar: La misión de Arnault

Aunque según el acuerdo, la Misión está pensada para tres años, prorrogables de ser necesario, la operación contará con un mandato inicial de 12 meses y se dará por terminada por recomendación de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación de la Implementación del Acuerdo Final (CSIVI), donde tienen asiento las Farc y el Gobierno.

Tendrá el mismo tamaño de la anterior (450 personas), será sobre todo civil y participarán policías desarmados solo en temas muy puntuales. Los observadores tendrán nacionalidades diversas y no solo de los países de la Celac, que son latinoamericanos. Se mantiene la exclusión de involucrar a países fronterizos, pero se abre la posibilidad de tener más personal colombiano.

También puede ver: El hombre que liderará misión de la ONU durante el desarme de las FARC

El embajador uruguayo, Elbio Rosselli, señaló que un "ejemplo para el mundo constituye la voluntad y el compromiso de los colombianos en su búsqueda incesante de la paz". "Ver brillar la luz de la paz es para nosotros un motivo de inmensa satisfacción", recalcó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.