Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/25/2010 12:00:00 AM

Consejo para Colombia

El ingreso del país al Consejo de Seguridad de la ONU es probable, aunque no está asegurado. Pero no es claro para qué serviría.

La presencia de un presidente en la Asamblea de Naciones Unidas, durante el mes de septiembre, siempre es importante, aunque puede tener una dosis de rutina predecible. En el caso de Juan Manuel Santos, sin embargo, hubo varios objetivos que le dieron mayor valor al periplo neoyorquino: entregó los avances de Colombia en los objetivos del milenio e hizo su presentación en sociedad ante la comunidad mundial cuando se dirigió por primera vez a su plenaria. Santos, además, aprovechó su viaje para hacer contactos bilaterales y tuvo su primer encuentro con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Al margen de la publicitada agenda, el primer mandatario le dio un empujón menos visible al objetivo de lograr, en este semestre, la elección de Colombia como miembro no permanente -por dos años que se inician el primero de enero de 2011- del Consejo de Seguridad. América Latina y el Caribe eligen cada año un representante suyo para el más alto órgano de gobierno de la ONU, y en esta ocasión no hay ninguna aspiración distinta a la colombiana. Sin embargo, la división profunda que vive el subcontinente ha impedido su apoyo a la candidatura que fue lanzada durante el gobierno Uribe cuando existían fuertes tensiones con países -como Venezuela y sus compañeros del Alba- que la vetaron. El grupo latinoamericano aún no ha modificado su actitud -el presidente boliviano, Evo Morales, esta semana ratificó su oposición radical- por lo cual Santos y su canciller, María Ángela Holguín, le dedicaron parte de su tiempo en Nueva York a buscar avales de países de otros continentes. Todo indica que ya cuentan con 70 adhesiones, y que es probable que el gobierno Santos logre el anhelado ingreso.

Según la visión tradicional sobre la política exterior, entrar al Consejo de Seguridad es un logro positivo para el país. Aumenta su prestigio, lo hace partícipe de los grandes temas de la realidad mundial, y refuerza el compromiso con la organización multilateral más grande y relevante, la ONU. Puesto que se trata de una silla rotatoria, cuya vigencia dura dos años, un país como Colombia solo puede lograr llegar allí más o menos cada diez años. Los últimos presidentes que lo hicieron fueron Andrés Pastrana, en 2001, y Virgilio Barco, en 1989.

No obstante, algunos analistas consideran que los beneficios de formar parte del selecto club no son evidentes. Un país con vulnerabilidades como las que generan el narcotráfico, el conflicto interno y crisis humanitarias como el desplazamiento, al subir su perfil y aumentar su visibilidad asume el riesgo de que la comunidad internacional decida intervenir en sus asuntos internos. En el Consejo de Seguridad se tratan complejos conflictos de otros continentes, que obligan a sus miembros a asumir posiciones e incurrir en costos que no necesariamente se justifican desde el punto de vista de sus intereses nacionales.

Juan Tokatlian, experto en relaciones internacionales, considera por ejemplo que "así como el ex presidente Darío Echandía se preguntó 'el poder para qué', Colombia hoy debería absolver el interrogante de 'el Consejo para qué'". La idea de llegar al selecto grupo de 15 miembros (cinco permanentes y 10 rotativos) fue puesta en marcha por el gobierno de Álvaro Uribe, que tenía una política exterior muy distinta a la de su sucesor. ¿Qué buscará Juan Manuel Santos en la ONU? ¿Tiene el nuevo embajador, Néstor Osorio, una agenda clara y una estrategia establecida?

En su primer mes en la Casa de Nariño, el presidente Santos ha asumido una diplomacia de acercamiento mediante el respeto mutuo con países claves del continente con los que tiene diferencias políticas, como Venezuela y Brasil. ¿Qué pasará cuando el Consejo de Seguridad, por ejemplo, estudie la aplicación de sanciones a Irán, con cuyo gobierno tienen lazos fuertes Hugo Chávez y Lula da Silva? La historia de la diplomacia colombiana demuestra que la participación en el Consejo de Seguridad de la ONU no es buena ni mala en sí misma. Depende de cómo se maneje.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.