Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/29/2017 5:31:00 PM

"Lo único que regula la voz es nuestro oído": experto en comunicación en público

Carlos Calvache, director de El Locutorio, explica los principales errores que cometen las personas al hablar en público y da algunos consejos para hacerlo mejor.

Carlos Calvache, fonoaudiólogo, vocologo y Director Académico de El Locutorio, es un experto en la voz y en la forma en la que los seres humanos nos comunicamos entre sí. SEMANA habló con él.   

SEMANA: ¿Qué es la voz?

Carlos Calvache: La voz es el instrumento más sensible a las emociones porque es el resultado no solamente fisiológico de muchos procesos que hay en nuestro cuerpo, sino que también expresa lo que sentimos y la manera e intención con la que queremos decir las cosas. Entonces podríamos decir que la voz es nuestra segunda huella digital porque nadie tiene una voz idéntica. Así seamos hermanos gemelos, por algún rasgo distintivo, cada persona tiene una voz única y es la que genera una perspectiva de comunicación frente al otro. Es decir que lo que yo comunico con mi voz es como el otro me percibe a mi.

SEMANA: ¿Una persona puede hablar mal?

C.C: Claro. Muchas personas. Todos hablamos mal en algún momento de nuestras vidas.

SEMANA: ¿Cómo se puede aprender a hablar bien?

C.C: Para hablar bien lo primero que uno tiene que hacer es generar consciencia frente a la forma en la que se esta hablando. Esa consciencia yo también la he referido como la meta-cognición, que es ese proceso reflexivo de generar consciencia en lo que se está diciendo y que nos permite estar presentes cuando hablamos en público. Es pensar no solamente en el contenido y en el discurso que estas emitiendo sino en cómo se puede enriquecer ese discurso con tu voz, con tu cuerpo y sobre todo con la emoción.

No se pierda el próximo curso ‘La fuerza de comunicar y dejar huella‘

SEMANA: ¿Por qué esa emoción es tan importante?

C.C: Porque uno puede tener un contenido muy bien estructurado, la técnica vocal más maravillosa del mundo y puede tener un lenguaje no verbal y una comunicación corporal excelente, pero si tu emoción y actitud no está conectada con todos los elementos de la comunicación que acabo de mencionar, esta no va a ser efectiva. No hay nada más bonito que una comunicación natural y autentica y esto sólo lo puede dar la emoción y la conexión que establezcas contigo mismo y con tu audiencia.

SEMANA: Bueno usted también ha referido que no sólo la voz comunica: ¿Qué más comunica?

C.C: Todo comunica. En otras palabras: es imposible no comunicar y uno no sólo comunica con la voz. Tu estado corporal, tu cuerpo, tu discurso, la mirada, la forma en la que te vistes, la coherencia entre lo que eres y lo que demuestras ser, todo influye en la comunicación. El contexto en el que estés comunicado, la situación comunicativa, el interlocutor etc.

SEMANA: ¿Qué consejos se le pueden dar a una persona para que mejore su imagen a partir de la forma de comunicarse?

C.C: Bueno hay un concepto que es el de estética vocal, y como uno va al odontólogo a hacerse un diseño de sonrisa también la voz se puede diseñar. Para ello se necesita un buen manejo de la respiración y un buen manejo auditivo. Lo único que regula nuestra voz es nuestro oído entonces tenemos que desarrollar nuestro oído. También se pueden revisar y ejercitar elementos de dicción y precisión de las palabras, así como elementos para encontrar el tono y la intensidad adecuada para una conferencia o conversación.  

SEMANA: Una recomendación para alguien que habla con frecuencia en público

C.C: Un buen comunicador es un buen analizador del contexto. Es un buen observador que no comienza a transmitir un mensaje cuando esta frente al público sino antes de entrar en contacto con la audiencia cuando estructura que es lo que quiere decir de acuerdo a la lectura que haga de su audiencia.

SEMANA: ¿Cuáles son las fallas más frecuentes en las personas que hablan en público?

C.C: Puntualmente las dificultades que uno más encuentra en personas que quieren hablar en público para que generen consciencia en torno a las mismas son las fallas en la dicción, palabras que son difíciles de pronunciar, algunos fonemas y algunas articulaciones en donde no se ponen bien los órganos involucrados que son la lengua, los labios y los dientes. También están las fallas en la respiración, en la ansiedad, en el exceso de velocidad en donde se terminan atropellando las palabras, o en la falta de velocidad, ritmo y entonación. Todas estas son cosas vitales para generar un mensaje efectivo.

SEMANA: Bueno y ante una audiencia, ¿qué otro elemento puede tener un conferencista en consideración para obtener un buen resultado?

C.C: Es muy importante por ejemplo la primera impresión. Todos los seres humanos entre tres y siete segundos hacemos la primera impresión del otro. En ese tiempo una persona analiza rápidamente el lenguaje no verbal, la forma de saludar, cómo me saludaste y que actitud tuviste. Ese tiempo es suficiente para que tu interlocutor se haga una impresión que es la que queda. Entonces si alguien dicta una conferencia con un discurso descompilado y relajado, la audiencia sabrá que eres una persona fácil de acceder. Pero si el protocolo indica que te mantengas a distancia, eso la audiencia también lo percibirá de inmediato.

SEMANA: Una recomendación para los padres que tengan hijos con dificultades de expresión…

C.C: Bueno esto depende mucho de la etapa en la que se encuentre el niño. En una etapa temprana de los cero a los dos años, muchos papás primerizos tienen el hábito de hablarles a media lengua y eso va a generar que la retroalimentación auditiva del niño genere esos mismos engramas. Entonces la primera recomendación es la de hablarle a los niños de manera clara, articulada y precisa. También es importante comunicarse con los niños a su altura. Hay padres que todo lo comunican verticalmente (el arriba y el niño abajo), entonces ponerse a la distancia del niño y mirando a los ojos siempre va a ser efectivo.

SEMANA: Y ya más grandes…

C.C: En la adolescencia si usted ve que sus hijos tienen debilidades a la hora de hablar en público y timidez, nunca hay que acosar a un adolescente para que hable porque la comunicación debe ser natural. Ahora, hay que conocer la personalidad de su hijo y si su hijo es naturalmente tímido los padres pueden buscar actividades que naturalmente le ayuden a soltar esa timidez y pueden también generar procesos de comunicación en el hogar. Hay muchos padres que autorregulan a sus hijos diciéndoles: “hábleme claro”, “dígamelo otra vez”, y eso puede ocasionar deficiencias más difíciles de corregir.

SEMANA: ¿Y cuáles pueden ser dichos procesos de comunicación?

C.C: Por ejemplo narrar historias, contar cuentos todas las noches, el contar que hice durante el día, inventarse historias, buscar la forma de que la narrativa en familia sea muy rica. La lectoescritura apoya mucho el proceso de comunicación: un buen lector probablemente será un buen comunicador. Lo mismo con la escritura. Los ejercicios de escritura ayudan mucho. Un niño que desarrolla desde temprana edad los hábitos de lectura y escritura de una manera innata y voluntaria seguramente va a ser un buen comunicador y no le va a dar pena hablar en público.

SEMANA: ¿Entonces muchas de las herramientas que nos llevan a hablar bien se desarrollan en casa?

C.C: Mira la universidad de la vida como se dice popularmente es la que le enseña a uno a comunicarse. Ni siquiera a las personas que estudiamos comunicación nos enseñan cómo comunicarnos. Este es un proceso que se desarrolla en el seno familiar y es un proceso cultural que se debe reforzar en familia. Ahí comienza la habilidad de comunicarse bien. Enseñemos a nuestros hijos a ser reflexivos sobre la forma en la que comunican: cómo me estoy comunicando es la pregunta que nos lleva a pensar: cómo podría comunicarme mejor. Y un niño a los siete años comienza a generar esos procesos de consciencia y de uso de la razón. Esa edad es clave para generar consciencia sobre la forma en la que hablamos.

SEMANA: Un buen orador internacional…

C.C: Barack Obama es el gran comunicador contemporáneo por excelencia. Mira por ejemplo como saluda. Su expresión corporal es excelente. El saluda y va mostrando las palmas de las manos como un signo de sinceridad y “estoy aquí con ustedes”.

SEMANA: Y en Colombia…

C.C: Sergio Fajardo tiene una gran habilidad comunicativa. Se sale del discurso político a comunicar con naturalidad y espontaneidad. Su voz es conectiva y la gente le responde.

Carlos Calvache será uno de los oradores del curso La Fuerza de Comunicar que organiza la revista SEMANA y el Locutorio. Para más información: Cursos Semana.

*Por María Alejandra Castillo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.