Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2015/12/27 22:00

La Contraloría estrenará sede tras un año de incomodidades

El pasado 31 de diciembre los funcionarios de la entidad debieron abandonar su sede en medio de la incertidumbre. Ahora ocuparán un inmueble de 56.000 m2 a un costo de $308.000 millones de pesos.

Contralor Edgardo Maya firma contrato para la nueva sede de la entidad. Foto: Archivo particular

Hace exactamente un año todo era caos y confusión para los cerca de 2.300 empleados del "nivel central" de la Contraloría General. En esa época los empleados debieron abandonar el inmueble que la entidad arrendó en el Centro Comercial Gran Estación II, cuyo contrato se venció el 31 de diciembre.

Muchos de los trabajadores fueron reubicados temporalmente en la vieja sede del Ministerio de Justicia en el centro de la Bogotá, mientras otros fueron instalados en otras cuatro localidades.

Ahora la historia es muy distinta. Mientras la Fiscalía avanza en la recolección de pruebas para determinar si las oficinas de Gran Estación II hacen parte de las propiedades de un empresario israelí sindicado del delito de lavado de activos, en la Contraloría hay regocijo.

Según voceros, la entidad suscribió un contrato de promesa de compraventa para el funcionamiento de su nueva sede a partir del 2016. Los datos indican que se destinaron 308.000 millones de pesos de vigencias futuras aprobadas por el Confis hasta el 2018.

La nueva sede funcionará en el Edificio Paralelo 26, en la avenida El Dorado, en el occidente de la capital. "El edificio (ubicado en el sector de El Salitre) cuenta con una extensión de 56.000 metros cuadrados construidos, que incluye tres sótanos, 17 pisos y 665 parqueaderos", dice un informe del ente de control.

Según los cálculos, con esta compra de 308.290 millones de pesos, hay un ahorro cercano a 12.000 millones de pesos ya que el Ministerio de Hacienda le garantizó a la Contraloría recursos por 320.000 millones de pesos en vigencias hasta el 2018.

"En el 2016, la Contraloría girará inicialmente 75.000 millones de pesos para la compra de una  parte de estas oficinas y hará uso del resto en calidad de arrendamiento", precisa la información.

"Para el 2017 la inversión ascenderá a 122.500 millones de pesos y en el 2018 a 111.000 millones de pesos. Para el pago de arriendos, el Confis le autorizó a la Contraloría recursos por 121.000 millones de pesos para ser ejecutados entre los años 2015 y 2018, de los cuales se usarán cerca de 61.000 millones de pesos, lo que genera un ahorro cercano al 50 % de los recursos asignados", advierte la entidad.

De esta manera, termina el drama inmobiliario para un organismo que estuvo en el foco del escándalo por cuenta del polémico contrato de arrendamiento de su sede y que hoy tiene con más de un dolor de cabeza a la excontralora Sandra Morelli.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.