Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/3/2015 11:18:00 AM

El ‘deportivo’ hallazgo de la Contraloría de Bogotá

Tras el escándalo de los útiles y los instrumentos musicales abandonados, ahora se hallan presuntas irregularidades en contratos de uniformes.

Los bogotanos aún no han digerido las irregularidades que encontró la Contraloría de Bogotá cuando en una inspección halló útiles e instrumentos musicales almacenados en condiciones no idóneas en bodegas del Idipron, ahora el ente de control hizo un nuevo hallazgo.

Tras adelantar una indagación preliminar, la Contraloría de Bogotá encontró varias irregularidades en contratos para la fabricación de uniformes deportivos en el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD), por valor de 3.312 millones de pesos.

Se trata de contratos de suministro de uniformes deportivos para deportistas dedicados a atletismo, esgrima, baloncesto, BMX, fútbol.

Las fallas detectadas por la Contraloría son varias. En primer lugar, dos de los tres contratistas no han entregado las prendas a pesar de que los contratos se suscribieron en octubre del 2013 mediante la modalidad de subasta inversa.

Transcurridos 14 meses, el ente de control halló que los contratos han sido objeto de suspensiones, prórrogas y cambios en los diseños de algunas de las prendas.

A la fecha, sólo uno de los contratistas ha entregado los uniformes, a pesar de que el IDRD pagó como anticipado del 50 % del costo del contrato, equivalente a 1.883 millones de pesos, “sin que se ejerciera control alguno sobre estos recursos por parte del IDRD”, señaló la Contraloría. Pero las presuntas irregularidades no quedan allí.

La Contraloría detectó que los contratos referidos no se incluyeron especificaciones como tallas y cantidades, “datos básicos para adelantar el trabajo y sólo diez meses después, el IDRD proporcionó la información a los contratistas a pesar de tener un plazo de ejecución de seis meses”, se lee en el reporte entregado por el ente.

Pero como si esto no fuera poco y al igual que lo ocurrido en las bodegas del Idipron, varios de los uniformes que entregó el contratista no han sido adjudicados a los estudiantes. “Se encuentran a la deriva en el auditorio de la unidad deportiva El Salitre y los pocos que se han recibido no cuentan con un cronograma para su entrega”, señaló el ente de control.

A juicio del organismo fiscalizador, el auditorio no está diseñado para el bodegaje de elementos, “por lo que genera riesgos asociados no sólo al deterioro del mobiliario del auditorio, sino posibles daños a las 12.870 prendas deportivas destinadas a los niños y niñas del proyecto”.

En dicho auditorio y adicional a los uniformes localizados, funcionarios de la Contraloría encontraron otros implementos deportivos entregados con anterioridad al IDRD con ocasión de un Convenio de Cooperación suscrito en el año 2013.

Con base en estas irregularidades y teniendo en cuenta que la falta de planeación del Distrito y el incumplimiento de los contratistas, el contralor Diego Ardila Medina remitió una función de advertencia a la Administración Distrital para que adopte las medidas que aseguren la entrega de los uniformes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.