Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/13/2013 12:00:00 AM

La plata perdida de las gasolineras

La Contraloría ha hecho serios reparos al uso de parte del dinero que se paga por el combustible.

Durante más de diez años, la Contraloría ha puesto la lupa sobre un fondo a donde va a dar parte del dinero que los consumidores pagan por la gasolina. Los hallazgos han sido preocupantes. La plata parece que se ha estado yendo a una suerte de saco roto.

Entre 1998 y 2010, a los pequeños propietarios de las bombas de gasolina les tocó entregar, obligatoriamente, 19.000 millones de pesos a un fondo que se llama Soldicom y la Contraloría ha cuestionado el uso de ese dinero.

En meros gastos de funcionamiento se fueron 12.000 millones y sobre el resto del dinero no hay claridad sobre cómo se gastó, según los hallazgos.

El fondo fue creado por una ley en 1989 y se alimenta del 0,5 por ciento de las ganancias de las estaciones de gasolina. Supuestamente, esa plata es para pagar capacitaciones, pólizas de seguro y estudios de mercado. Fendipetróleo, la agremiación que recoge a la mayor parte de distribuidores minoristas, lo administró desde que lo crearon.

Si bien el fondo Soldicom apareció en 1989, pasaron diez años sin que nadie le prestara atención a lo que pasaba con los dineros. En 1999 llegó a la Contraloría una denuncia y cuando los investigadores revisaron el caso, se llevaron sorpresas. Un pequeño grupo de unos 20 directivos de Fendipetróleo gastaba dinero en viajes, fiestas, licor, restaurantes, altos honorarios y en una ocasión legalizaron facturas por compra de pomadas.

En encuestas, los dueños de las pequeñas gasolineras respondieron que no conocían de la existencia del fondo, que creían que el descuento que les hacían era un impuesto más y que no sabían a dónde iba a parar la plata.

En el 2009, apareció publicado el video de una reunión de los directivos de Fendipetróleo. Uno de ellos decía: “Hubo una situación maluca con una documentación de unas platas que se pagaron hace varios años a unos congresistas. Unas platas se manejaron muy olímpicamente. Se le dio carta blanca a la persona (que dirigía Fendipetróleo) en su momento para manejar esos recursos. Hay unos comprobantes que no quedaron bien hechos”. Ver video.

En el 2011, la Corte Constitucional ordenó al Ministerio de Minas asumir el manejo del fondo después de encontrar irregularidades. Sin embargo, el Ministerio está a punto de entregárselo de nuevo a Fendipetróleo. ¿Por qué?

La ley que creó el fondo exige que sea administrado por una federación que agrupe al menos al 30 por ciento de los distribuidores de gasolina. La única que cumple el requisito, desde siempre, ha sido Fendipetróleo. Sin embargo, el contrato no se ha firmado.

Semana.com envió un cuestionario de seis preguntas a Rafael Barrera, actual presidente de Fendipetróleo. Esta fue su respuesta completa:

“Actualmente Fendipetróleo no está administrando Soldicom por falta de la firma del respectivo contrato, ya que se está surtiendo un proceso previo de reforma estatutaria que debe aprobar el Ministerio de Minas y Energía. Por lo anterior, y dada mi reciente presencia en este escenario, es la información que manejo y tengo a mi alcance.

“Por lo otro como Soldicom es un fondo parafiscal hasta donde conozco ha tenido auditorias de todos sus períodos fiscales de la Contraloría General de la República, sin conocer detalles, pero según lo certifica la misma Contraloría en su página web, Fendipetróleo no tiene asuntos pendientes en este ente de control”.

“Los recursos de Soldicom, actualmente siguen bajo responsabilidad del Ministerio de Minas y Energía, ya que algún dueño de una agremiación con menos del 5% de estaciones de servicio afiliadas con leguleyadas y apoyos secretos ha impedido que estos recursos se apliquen a los fines que le asignó la ley en beneficio de los distribuidores minoristas, perjudicando por más de dos años a las estaciones de servicio aportantes”.

“Actualmente se está dando una voraz integración vertical, por la cual multinacionales que ya monopolizan la distribución mayorista de combustibles en Colombia, y que son en más de un 80 % los proveedores únicos de las estaciones de servicio, y otras que están llegando, tienen la estrategia de apoderarse también monopólicamente de la distribución minorista de combustibles, quebrando a las micro, pequeña y medianas empresas con EDS, para luego comprárselas a menor precio, e incluso fusionando a algunas empresas grandes, construyendo EDS nuevas en los corredores viales y ciudades con mayores consumos, bajando transitoriamente los precios, etc.".

"Están desplazando de esta actividad a la inversión colombiana, y ya sabemos que al final sufre el consumidor cuando logran imponer precios más altos de monopolio. Toda la normatividad que aplica actualmente el MME y la SIC para la cadena de la distribución de combustibles esta sesgada hacia esta estrategia de estas multinacionales, principalmente el decreto 4299 de 2005 y sus modificaciones: Esto es la integración vertical”.

“Finalmente, la Ley 26 de 1989 establece que la administración de Soldicom corresponde a quien agrupe al menos el 30 % de los distribuidores minoristas. Es la ley quien establece la administración y no leguleyadas o intrigas ocultas”.

Semana.com quiso conocer alguna explicación del Ministerio de Minas al respecto, pero no obtuvo respuesta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.