Lunes, 20 de octubre de 2014

| 2013/09/15 00:00

Los contratos que le quitaron a Silvia Gette

A pesar de su detención por asesinato, esta mujer seguía recibiendo cantidades astronómicas de la Universidad Autónoma del Caribe.

A pesar de estar detenida por asesinato, esta mujer seguía recibiendo cifras astronómicas de la Universidad Autónoma del Caribe Foto: Foto Semana

A Silvia Gette, exrectora de la Universidad Autónoma del Caribe, quien se encuentra detenida sindicada de ser la autora del asesinato del ganadero Fernando Cepeda y por presuntamente comprar testigos, se le están acabando los resquicios del reinado que aún mantenía en ese claustro educativo. Así por lo menos quedó evidenciado este fin de semana cuando las directivas de esa institución decidieron cerrarle el ‘chorro’ de recursos que iban a parar a las cuentas personales de la exrectora.


Un informe de El Tiempo de hace pocos días aseguró que en los que va corrido de este año Gette ha recibido más de 4.300 millones de pesos por concepto del pago de arrendamientos de inmuebles de su propiedad, así como de negocios asociados a Uniatónoma y también por el pago de auxilios.

Se supo que Gette era la propietaria de la firma Gette Ponce S.A.S., que, según los registros de Uniautónoma, presta servicios de educación en idiomas extranjeros y alquiler de inmuebles para la institución universitaria. Por esos conceptos ha recibido este año 868 millones de pesos y 2.431 millones de pesos, respectivamente.

También recibió cerca de 800 millones de pesos más por la pensión de su esposo, Mario Ceballos, fundador de la Autónoma, y 90 millones por concepto de auxilio de sus tres hijos, así como 180 millones por salario de tres meses.

A primera vista este dinero lo ha recibido legalmente. Sin embargo, y luego de la revelación de los ingresos de la exrectora, las nuevas directivas de la Universidad Autónoma decidieron cerrarle el camino.

A través de un comunicado, este fin de semana, el nuevo rector, Ramsés Vargas Lamadrid, decidió romper cualquier vínculo contractual con Gette Ponce S.A.S.

La firma tiene una propiedad en la vía al mar donde funciona la Facultad de jurisprudencia de Uniautónoma. Las directivas informan que decidieron acabar con ese contrato y que la facultad iría a un campus recién construido. “En el corto plazo no será necesario contratar inmuebles en arriendo para el funcionamiento de ninguna de las facultades o programas académicos”, dice el comunicado.

Las directivas del claustro decidieron también dar por terminado el contrato que desde hace años suscribió Uniautónoma con el Instituto de Lenguas del Caribe, una institución privada que servía para que los estudiantes de la universidad aprendieran otros idiomas.

Al revisar recientemente el contrato, se encontró que de 18 profesores, tan solo dos pasaban las pruebas de control de calidad. Ese era el negocio particular más rentable de Gette. Según los datos, el aprendizaje de esas lenguas vuelve a ser manejado directamente por la intitución universitaria. Tan solo este año Gette recibió 2.431 millones de pesos.

Pero hay más. La Univeridad decidió quitarle el negocio de la explotación de las cafeterías del campus a Guillermo Gette, hermano de la exrectora. Según los cálculos, la Universidad tan solo recibe 300.000 pesos mensuales por ese concepto, lo que resultaba del todo inconveniente para las finanzas. “Ese era un manejo poco transparente porque Gette le entregó ese contrato a su hermano, que no le dejaba nada a la institución pero sí a ellos”, dijo un trabajador de la institución.

De esta manera comienzan a cerrales el paso a los negocios de Silvia Gette en la universidad donde alguna vez fue todopoderosa y manejaba la educación y los negocios a su antojo. Como dicen en Barranquilla, “le llegó la hora a la poderosa Silvia Gette”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×